La nueva organización se llamará Federación de Mujeres Cubanas

Por Eugenio Suárez Pérez

Durante la mañana y el mediodía del martes23 de agosto quedó formalmente constituido el Movimiento Femenino Unificado en las sesiones celebradas en el salón de actos de la Imprenta Nacional y en las que participaron Unidad Femenina Revolucionaria, el Congreso de Mujeres Latinoamericanas y otras agrupaciones femeninas, acordando la unidad de todas en una sola organización femenina.
El ejecutivo nacional del Movimiento Femenino Unificado lo integraron Vilma Espín, como presidenta; vices, Elsa Gutiérrez y Delia Echeverría; secretaria de actas y correspondencia, Lupe Véliz; vicesecretaria de actas, Lula Horstman; vicesecretaria de correspondencia, Alba Griñán; tesorera, AleidaMarch; vicetesorera LiduvinaAzcuy; secretaria de relaciones públicas, Onelia Aguilar; vices, Carmen del busto y Marta Depres; secretaria de organización, Asela de los Santos; vices, Clementina Serra y María Núñez; secretaria de relaciones exteriores, Ester Noriega; vices, Luisa Trapat y Alicia Imperatori; secretaria de cultura, Esterlina Milanés; vices, Elena Gil y Margot Machado; secretaria letrada, Mercedes Garrido y vocales, Cristina García, Reina Mestre, Lourdes Regato, Numancia Fernández, Herminia Acosta, Fraternidad Briones, Aracely Mastrapa, Rosario Guillaume, Gloria Fleites, Margot Parrilles y Ángeles Baxadó.
En horas de la noche Fidel clausura la asambleaen el teatro de la CTC. Pequeño resultó, pues miles de mujeres no pudieron penetrar a su interior, cuyas lunetas y pasillos se encontraban atestados, ya sentadas, ya de pie, pero firmes y combativas, hasta que el compañero Fidel, concluyó su discurso, rico en orientaciones y frases hermosas dedicadas a la mujer cubana. Entre los oradores usó de la palabra la compañera Vilma Espín, quien valoró este día a la nueva organización:
“El día de hoy es un día memorable en la historia de la mujer cubana. En la asamblea celebrada hoy, a la que asistió una nutrida representación de todas las provincias, discutimos los puntos para crear una nueva organización femenina, que aglutina a todas las organizaciones femeninas. El día de hoy nos ha dado la convicción de que la mujer cubana puede llegar a realizar tareas superiores, hasta hoy existían varias organizaciones, aunque todas realizábamos tareas unidas. Pero de todas maneras, el anhelo que toda mujer cubana tenía de poseer una gran organización se ha plasmado en el día de hoy.
”Ya no existe Unidad Femenina Revolucionaria que aglutinaba a un gran número de mujeres campesinas, esas campesinas olvidadas, que allá en la Sierra se levantaban antes de salir el sol, donde realizaban tareas muy duras. Donde no existían facilidades de ningún tipo para hacer las labores caseras. Donde tenían que batalla duramente con la enfermedad de sus hijos por falta de médicos, con la educación de sus hijos por falta de maestros y escuelas. Esas campesinas que cuando llegó el Ejército Rebelde lo recibieron con los brazos abiertos sabiendo que las sacaría del olvido en que vivían. Esas campesinas que lo poco que tenían, sus yuquitas, sus malanguitas lo repartían pedacito a pedacito y a todos los rebeldes alcanzaba.
”Unidad Femenina Revolucionaria ya no existe, pues ahora junto con otras entidades constituyen una gran organización. Ya no existe el Congreso de Mujeres Cubanas, que fue a Santiago de Chile a participar en el Congreso Latinoamericano de Mujeres, donde se tomaron acuerdos importantes, como la defensa de la paz, el mantenimiento de la soberanía de los pueblos, la salvaguarda de la mujer y los niños, la educación, etc. Ya no existe la Columna Agraria, ni los grupos femeninos el 26 de Julio, la Hermandad de Madres Cubanas, ni los sindicatos. Todas se volcaron en una gran organización. Organizaciones mixtas como la de ‘Con la Cruz y con la Espada’, integrada por militantes católico revolucionarios que defienden la Revolución frente a católicos contrarrevolucionarios o como el Movimiento de Integración Nacional, también han acordado sus mujeres hacer una organización única femenina.
”A esa organización se le propusieron muchos nombres y en la asamblea sin haber acordado votar, una compañera propuso dar un voto de confianza al doctor Fidel Castro para que escogiera un nombre, acordándose hacerlo por unanimidad. Hemos consultado con él y puedo anticipar que la nueva organización se llamará Federación de Mujeres Cubanas.
”Indudablemente nosotros no contamos con muchas divisas pero contamos con una gran riqueza que la tenemos ahora aquí. Esa riqueza es la fuerza de nuestro trabajo y con ella podemos lograr lo que nos propongamos. Esta organización se dispone a hacer múltiples labores. En ese sentido el doctor Fidel Castro nos ha hecho numerosas sugerencias. Esta tarde acordamos además, que las conclusiones del Congreso de Chile debemos llevarlas a cabo. Es nuestro propósito en lo nacional apoyar la Revolución Cubana y en lo internacional la solidaridad con todos los pueblos de América Latina y el mundo. Además hemos acordado otras labores específicas como la creación de guarderías con creches para los hijos de la mujer trabajadora, pues de esa manera quedará liberada de la preocupación de dejar al hijo en manos extrañas o solo cuando se dirige al trabajo, contribuyendo a que pueda realizar otras labores. Muchas son las labores que puede realizar la mujer cubana. Si en la guerra fue a la montaña a luchar con sus compañeros o en las ciudades ayudó a los heridos, cargó parque, medicina y alimentos. Si en esos momentos no flaqueó la mujer cubana, mucho menos lo hará en estos momentos. […]”.
Aquí no solo luchan los hombres; aquí, como los hombres, luchan las mujeres
Cuando toca el turno a Fidel, el numeroso publico presente tributa una larga ovación y prorrumpe en exclamaciones de consignas revolucionarias, que solo pueden ser acalladas por las notas del himno Nacional.
“En este salón se han efectuado muchas reuniones; este es el teatro de los trabajadores, y aquí hemos tenido muchos actos en esta Revolución de los trabajadores y de los campesinos. Pero a pesar del entusiasmo que siempre ha reinado en todas las ocasiones siempre que se han reunido los obreros, pocas veces se ha respirado aquí un aire de tanto optimismo, de tanta alegría, de tanto espíritu combativo; y es que se viene a demostrar en este caso de hoy algo que se había venido observando en todas las reuniones públicas, y es el extraordinario espíritu revolucionario de las mujeres cubanas.
”La Revolución tiene, sin duda alguna, en el sector femenino de nuestra población, un respaldo muy grande. Por eso, desde los primeros instantes se observaron una serie de actividades con la participación activa de la mujer cubana. No era nada nuevo para nuestro país. Nuestro país puede sentirse afortunado en muchas cosas, pero entre ellas, la primera de todas, por el magnífico pueblo que posee. Aquí no solo luchan los hombres; aquí, como los hombres, luchan las mujeres”.
Una fuerza entusiasta, numerosa, grande y una fuerza decisiva
Fidel recordó el papel desempeñado por las mujeres en la historia de Cuba y las actitudes criminales y cobardes de la dictadura que, además de ultrajar a las mujeres, las asesinaban. También valoró la importancia del avance de la mujer en la Revolución.
“[…] Por eso es bueno recordar; por eso es bueno organizar; por eso es bueno unir; por eso es bueno prepararse a luchar; por eso este paso que han dado las mujeres cubanas es una victoria más de nuestro pueblo, una fuerza más de nuestro pueblo. Esta unificación de todos los sectores femeninos de la Revolución, es constituir una fuerza, una fuerza entusiasta, una fuerza numerosa, una fuerza grande y una fuerza decisiva para nuestra Revolución. […]
”Por eso ha sido una feliz casualidad; por eso ha sido hoy una feliz y significativa coincidencia, que en los precisos momentos en que se intriga contra nuestro país, en que el imperio poderoso moviliza todos sus millones y todas sus influencias para maniobrar contra nuestra patria, cuando se trata de cercar a nuestro país y de justificar agresiones contra nuestro país allá, en el seno de la OEA [abucheos[, hoy precisamente, ¡hoy precisamente!, se haya constituido esta Federación de Mujeres Cubanas, como respuesta digna, como respuesta elocuente de que nosotros por nuestra parte aquí, estamos, en primer lugar, muy tranquilos; en segundo lugar, muy seguros ; en tercer lugar, muy claros ; en cuarto lugar, muy unidos [exclamaciones de: ‘¡Unidad, unidad!’]. Y si los que allí se reúnen bajo la mirada severa y regañona de Mr. Herter; si los que allí se reúnen —dicen que en representación de otros pueblos de América— pudieran ver este espectáculo de hoy, pudieran contemplar estos millares de mujeres con sus banderas desplegadas; si pudieran contemplar esos centenares de mujeres que ya han aprendido los primeros auxilios, para socorrer al combatiente si lo necesita.
”Si pudieran contemplar esto, que es como la imagen del alma de un pueblo [exclamaciones de: ‘¡Viva la América Latina!’], que es la expresión viva de lo que es un pueblo, y ¡de lo que es un pueblo revolucionario!, de lo que es un pueblo patriótico, de lo que es un pueblo que ha descubierto su verdad, un pueblo que ha descubierto su camino y un pueblo que puede decir con ese orgullo —que es hoy un privilegio en este continente—, ¡que es verdaderamente libre y soberano!, y que se acabaron para siempre en nuestra patria los ‘yes, man’; que ha aprendido a decir ‘no’; que ha aprendido, y aprendiendo está enseñando a otros pueblos de América ; que ha llegado a comprender cuánto había de injusticia en nuestra patria y en nuestra América, cuánto había de explotación en nuestra patria y en nuestra América, cuánto había de mentira en nuestra patria y en nuestra América, cuánto había de rapiña en nuestra patria y en nuestra América ; y que ha aprendido a nacionalizar de un solo tirón 36 centrales azucareros y otros tantos monopolios poderosos [aplausos y exclamaciones de: [‘¡Se llamaban!’]; y que en un mismo día pudo decirle al monopolio eléctrico y al monopolio telefónico ‘te llamabas’ [exclamaciones de: ‘¡Te llamabas!’]; que pudo decirle a los poderosos consorcios de la Standard y de la Texaco ‘aquí no te queda ni un tornillo’; que pudo hablarle de frente al imperio poderoso y decirle: ya no creemos más en tus mentiras, ya no creemos más en tu falsa democracia, asesina de negros , ya no creemos más en tu falsa libertad sembradora de tiranos en nuestro continente , ya no creemos más en tu hipócrita filosofía, que cobija lo mismo a un Franco que a un Trujillo [Exclamaciones de: ‘¡Fuera!’], ya no creemos más en tus películas de Hollywood. [Exclamaciones de: ‘¡Fuera!’, ‘¡Fidel, seguro, a los yanquis dales duro!’ y ‘¡Uno, dos, tres, cuatro, Fidel Castro para rato!’]”.
“Unidas en esa palabra: cubanas”
Por último, las palabras del líder de la Revolución están dirigidas a las tareas que tiene por delante la nueva organización femenina.
“Y hoy se reúnen las mujeres y constituyen esta Federación de Mujeres Cubanas, unidas en esa palabra: cubanas, y unidas en esa bandera que llevan en sus manos. Y se han unido para trabajar, para trabajar y para luchar; se han unido para todas las tareas que la Revolución nos trae; se han unido para la lucha y se han unido para el trabajo; se han unido para ayudar a la patria en cualquier circunstancia. Si mañana en el combate, mañana prestarán su esfuerzo; si hoy en el trabajo, hoy prestarán su esfuerzo.
”Muchas cosas hay que hacer, y muchas cosas pueden ustedes hacer. Ahora, lo primero es organizar, reunir a todas las cubanas que quieran trabajar por su patria. Esos miles y miles de mujeres, decenas de miles de mujeres, cientos de miles de mujeres que quieren hacer algo; y hay mucho que hacer, hay mucho que hacer por el pueblo, y hay mucho que hacer por la mujer. Y ahora mismo, ya se están organizando las brigadas femeninas de jóvenes; y ya se están organizando las primeras instituciones para recoger a todas esas jovencitas que ni están en la escuela ni tienen trabajo; para enseñarlas, para prepararlas.
”Y también hay que estudiar todos los problemas de las mujeres cubanas, hay que estudiar los problemas de las mujeres que tienen que trabajar y no tienen dónde dejar a sus hijos. Hasta ahora las creches son insuficientes, y no puede esperarse que todo lo haga el municipio o el Estado. El Estado o el municipio tienen los recursos limitados y los necesitan para satisfacer perentorias necesidades. El cambio, organizando a las jóvenes, organizando a esas decenas de miles de jóvenes que hoy no van a la escuela, ni tienen trabajo, y que pueden ser víctimas de todos los extravíos, tendremos un personal humano que podemos prepararlo y organizar todas las creches que necesitan todas las madres trabajadoras de Cuba. Esa es una tarea.
”Y hay otra gran tarea, una tarea que está a la orden del día: ayudar a las familias campesinas, ayudar a las mujeres campesinas de las cooperativas. Hay que enseñarlas, hay que prepararlas, y se pueden establecer instituciones para educar a esas familias, para enseñarlas a realizar numerosos trabajos. Ahí están las cooperativas, que constituyen un núcleo donde se puede desarrollar un trabajo importante.
”La mujer está participando activamente en las tareas de la Revolución; de los 1 412 maestros voluntarios que acudieron a la Sierra Maestra, aproximadamente el 50% son mujeres. Es decir que las mujeres acudieron en una proporción igual que los hombres, para soportar una prueba dura, la prueba de las montañas; y acudieron en proporción igual que los hombres para aceptar un trabajo duro, el trabajo de ir a enseñar en los más apartados rincones de nuestro país.
”La mujer está realizando una tarea activa y la mujer, organizada, puede contribuir grandemente a hacer desaparecer los últimos vestigios de discriminación. […] Solo hay que organizarlas y prepararlas, y constituir también sus unidades de combatientes, las Unidades Femeninas de Combate, para que la mujer no piense que se le relega solamente a otras tareas. Debe dárseles oportunidad en todos los órdenes, y deben estar preparadas para todas las tareas; y deben ser, sobre todo, la gran reserva en la lucha; deben ser las que sustituyan a los combatientes, cuando caigan, si tenemos que luchar.
”Por eso contamos con la mujer cubana, ¡la Revolución cuenta con la mujer cubana! Y es tarea de la Federación organizar a la mujer cubana, preparar a la mujer cubana, ayudar a la mujer cubana en todos los órdenes: en el orden social, en el orden cultural; elevando su preparación a través de cursos, a través de publicaciones; poniéndola al tanto de todas las cuestiones que son de interés para la mujer; poniéndola al tanto de las cuestiones de las mujeres en todo el mundo, relacionándola con las actividades culturales y sociales de las mujeres de todo el mundo, haciendo llegar a ella publicaciones femeninas de todo el mundo, noticias de todo el mundo; y llevando a todo el mundo noticias y publicaciones de la mujer cubana.
”Actividades culturales, actividades sociales, actividades creadoras, actividades revolucionarias, actividades patrióticas: he ahí las actividades a las que tienen que dedicar su esfuerzo las mujeres cubanas, ¡organizadas!, perteneciendo a las distintas secciones de la Federación en todos los lugares de Cuba.
”Y que no quede un solo lugar de Cuba donde no esté constituida la Federación de Mujeres Cubanas , que no exista una sola mujer revolucionaria que no esté agrupada en la Federación de Mujeres Cubanas, y verán cómo la Revolución podrá contar con una fuerza más, con una nueva fuerza organizada, con una tremenda fuerza social y revolucionaria.
”De ahí que nosotros, en el día de hoy, en el mismo día que allá se discute, celebremos con júbilo este día histórico y prometedor de la constitución de la Federación de Mujeres Cubanas.
”Y ahora, a trabajar, a organizar y a poner en actividad el espíritu creador, el entusiasmo de la mujer cubana, para que la mujer cubana, en esta etapa revolucionaria haga desaparecer hasta el último vestigio de discriminación; y tenga, la mujer cubana, por sus virtudes y por sus méritos, el lugar que le corresponde en la historia de la patria”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s