Agosto de 1960: Ejército Rebelde y la defensa

Por Dr. C. Eugenio Suárez Pérez y M.Sc. Acela Caner Román

Ya están las armas en Cuba
En su histórica intervención del 6 de agosto, cuando dio a conocer la Ley de Nacionalización de las empresas norteamericanas, Fidel aprovecha e informa que ya las armas de las milicias están en Cuba.
“[…] De las milicias vamos a hablar dentro de un ratico. ¿Y quién dice que las milicias no tienen armas?, ¿qué ustedes quieren, que yo diga ahora dónde están? Todas las armas de todos ustedes están depositadas, y en puntos donde en brevísimo tiempo están todas en manos de ustedes. Quiero que sepan que están probadas, engrasadas, con su parque, con su bayoneta, todo absolutamente. Y ya dije que las milicias no iban a desfilar más sin armas, porque es que ya están las armas, ya están las armas.
”Ahora, ustedes saben que ya los responsables estuvieron un mes en la Sierra Maestra, y ahora serán sometidos a un curso de entrenamiento intensivo, y todos ustedes van a ser sometidos a un curso de entrenamiento intensivo, para que organicen verdaderos batallones con la máxima eficiencia; porque no basta con tener las armas, el problema es saber hacer el uso más perfecto y más efectivo de ellas para que el que choque con nosotros aquí sepa lo que le toca. Hay armas para todos, y tan buenas armas que cuando ustedes las vean, se van a maravillar.[…]
Nosotros, históricamente, sí representamos al pueblo y nuestro poder es, por tanto, mil veces más legítimo, y mil veces más democrático, porque, posiblemente, haya pocos pueblos en el mundo en que el pueblo tenga una participación tan directa y tan decisiva en sus propios destinos, como tiene el pueblo de Cuba.
”Pero este es un pueblo en campaña, este es un pueblo sobre las armas , este es un pueblo virtualmente atrincherado frente a la agresión; un pueblo que realiza una tarea, un pueblo que transforma su estructura económica y social para que sobre estos grandes cambios, crezcan las nuevas instituciones de la república, que no serán instituciones al servicio del privilegio, que no serán instituciones al servicio del explotador, sino que serán, definitivamente, y para siempre, instituciones al servicio del pueblo”.
“Darles fusiles a los obreros, a los campesinos, a los estudiantes, esa es la democracia revolucionaria”
Para concluir su intervención, Fidel conceptualiza la verdadera democracia revolucionaria cubana.
“[…] El país democrático que practica la más sincera, la más honesta, la más inequívoca de las democracias: darles fusiles a los obreros, darles fusiles a los campesinos, darles fusiles a los estudiantes. La democracia revolucionaria de Cuba le da al campesino, al obrero, al estudiante y al pueblo algo más que un voto que ustedes falsean, que ustedes prostituyen, que ustedes compran. La democracia cubana le da a cada cubano algo más, la democracia cubana le da a cada cubano un fusil para defender sus derechos y para defender su patria. […]
”Ustedes [refiriéndose a los jóvenes que han participado en el congreso] han de saber, cuando se vean perseguidos, que aquí en Cuba, aquí hay millones de brazos hermanos que los esperan; han de saber que aquí en Cuba tienen también su patria, y que aquí en Cuba los hogares de los hijos de nuestro pueblo son también los hogares de ustedes. Y que cuando dentro de las fronteras de la patria los esbirros al servicio del imperio explotador los quieran privar de la patria, aquí tienen patria, aunque el deber de todos es luchar, allá o aquí. América es una sola: campo de lucha por la libertad, campo de lucha por la dignidad y por la justicia. Aquí o allá, todos tendremos que decir también ‘¡Patria o Muerte!’; aquí o allá todos diremos a la larga: ‘¡Venceremos!’, ¡y venceremos! ”
“¡Todo el mundo tiene que aprender a manejar las armas!”
El compañero Fidel Castro clausura, la noche del miércoles 10, la reunión organizada por el INRA de los coordinadores de las cooperativas cañeras. Completamente repuesto de su pasajera dolencia, Fidel habla casi cuatro horas. Su intervención, refleja la prensa, es una magnífica lección de economía, de organización, de espíritu de trabajo y de firmes y claras definiciones. Su intervención la inicia explicando cómo había surgido la idea de celebrar esa reunión. Con la creación y desarrollo de las cooperativas, Fidel convoca a los cooperativistas a instruirse militarmente para, con las armas en las manos, defender sus tierras.
“[…] Y por último, una cosa muy importante; pero muy importante, ¡muy importante!: la milicia en cada cooperativa. Ustedes son más de 100 000 cooperativistas, y todos los cooperativistas deben aprender a manejar las armas, para ver si los latifundistas van a venir a quitarles las cooperativas, las tierras aquí, y van a venir a quitar las vacas, y van a venir a quitar las casas, y van a quitar los pies de cría y los árboles frutales, y van a volver otra vez a sembrar todo como ellos querían y manejarlo como ellos lo manejaron.
”Cada uno de los cooperativistas, hombres y mujeres; ¡todo el mundo tiene que aprender a manejar las armas!, para que sepan que para venir aquí ya no es un problema solo de tener que pelear contra los obreros y los estudiantes. ¡Van a tener que pelear con los ciento veinte mil cooperativistas que hoy están en las cooperativas cañeras! Eso es sin contar con los obreros de los centrales azucareros. Pero por lo pronto todo el mundo tiene… ¡Viejo, usted es el primero que tiene que aprender a manejar el fusil allí y ser de la milicia! [Aplausos prolongados].
”Así es como tenemos que ir ganando la batalla de la Revolución: en el campo, sembrando, arando; mejorando el nivel de vida, el nivel de cultura, el nivel de comprensión, de hermandad, de fraternidad; elevando la riqueza de la nación, preparándose el pueblo”.
Listos a defender la soberanía de la patria
Por la Oficina Provincial de las Milicias Nacionales Revolucionarias de Santiago de Cuba se dio a conocer el jueves 11 de agosto, que hay 87.059 milicianos perfectamente organizados en toda la provincia oriental, listos a defender la soberanía de la patria.
“Solamente en Santiago hay 8 820 milicianos; en Manzanillo, 8 140; en Bayamo, 10 745; San Luis, 6 134; La Maya, 1 500; Guantánamo, 13 046; Baracoa, 2 274; Holguín 7 770; Victoria de las Tunas, 10 927; central Delicias, 2 904; Mayarí, 7 260 y Banes, 7 700, faltando otros lugares de la provincia por reportar la cifra exacta”.

“Desayunar, almorzar y comer con Revolución y dormir con un ojo abierto y otro cerrado fusil en la mano”
La dirección del Gobierno Revolucionario rinde homenaje de simpatía y de respeto al hermano pueblo guatemalteco, sometido a la presión del imperialismo yanqui, nombrando Guatemala al otrora central Preston, propiedad de la United Fruit Company. El acto del cambio de nombre se efectúa el domingo 14 de agosto.
“Con la asistencia de más de seis mil personas tuvo lugar un emocionante acto en ese central, en el cual se efectuó la ceremonia del cambio de nombre, con la presencia del ex presidente de Guatemala, señor Jacobo Arbenz y numerosas autoridades civiles y militares, dirigentes obreros y revolucionarios, milicias obreras y campesinas procedentes de los centrales Nicaragua y Haití, así como de otras localidades de la zona 0-24. También se encontraba presente el corresponsal del periódico Pravda, VitaliBoroski.
”Una vez que el presidente Arbenz levantó la bandera cubana que cubría la tarja con el nombre de ‘central Guatemala’, hicieron uso de la palabra distintos oradores, distinguiéndose por sus patrióticos pronunciamientos, el discurso del capitán del Ejército Rebelde Julio Chaviano.
”El resumen estuvo a cargo de señor Arbenz, quien en un brillante y emocionado discurso agradeció a nombre del pueblo guatemalteco el homenaje que se le rendía a su país, expresando además, frases de elogio para nuestro pueblo y nuestra Revolución:
”Hay que desayunar con Revolución, almorzar con Revolución, comer con Revolución y dormir con un ojo abierto y otro cerrado, fusil en la mano, prestos en todo momento a defender la Revolución y la soberanía. […]
”Al finalizar la concentración y cuando ya los asistentes se disgregaban, llegó un tren con cerca de tres mil personas que venían al acto y no pudieron llegar a la hora señalada para su celebración. El señor Arbenz, en un reto democrático y para que no se marcharan defraudados, subió a uno de los carros del tren y desde allí se dirigió a ellos repitiendo los conceptos que había expresado en su discurso un momento antes”.
“Las montañas son nuestras posiciones más estratégicas”
Mil quinientos milicianos de la Asociación Campesina Frank País, de Oriente, se gradúan el domingo 21 en la Base de la Policía Rural Revolucionaria en San Julián, Pinar del Río. Los milicianos demuestran sus habilidades y hacen su juramento de defender a su patria hasta las últimas consecuencias. La graduación es presidida por el jefe de la Revolución, quien hace uso de la palabra.
“Hace algunos meses nos reunimos aquí, en este mismo sitio, para la graduación de un grupo de compañeros del Ejército Rebelde que había recibido un curso de instructores para organizar las milicias en el interior de nuestro país. Esos compañeros hace varios meses que están trabajando, organizando a las milicias en los centrales azucareros y en las zonas rurales.
”Sin embargo, nosotros necesitábamos darles un entrenamiento especial a los campesinos de las montañas. No queríamos que fuesen instruidos allá en las propias montañas; queríamos que vinieran a recibir un entrenamiento especial. ¿Por qué? Porque las montañas son nuestras posiciones más estratégicas. Eso no quiere decir que solo se pueda combatir en las montañas; se puede combatir en las ciudades y se puede combatir en los llanos. Pero, al entrenar de manera especial a los campesinos de las montañas, estábamos queriendo decir una cosa, y es que quienes intenten destruir la Revolución Cubana, quienes pretendan volver a implantar en nuestra patria el pasado de injusticias y de abusos, quienes pretendan implantar de nuevo en nuestra tierra los privilegios abolidos o quienes pretendan sustituir nuestra bandera de la estrella solitaria por una bandera extranjera , esos tendrán que combatir no solamente contra nuestro pueblo en las ciudades y en los campos, sino que nuestro pueblo nunca se daría por vencido y que, por poderosas que fuesen las fuerzas enemigas de la Revolución, en nuestra patria habría lucha mientras quedara un solo cubano con un fusil en la mano.
”Hoy, la Revolución es más fuerte militarmente; hoy, la organización de las milicias ha avanzado en todos los rincones del país, tanto en la ciudad como en el campo; hoy, las unidades del Ejército Rebelde tienen una capacidad de combate superior; hoy, las posibilidades de lucha y de resistencia y de victoria son mayores. Pero, cuando empezábamos a entrenar las milicias, nos preocupamos por empezar por las milicias de las zonas montañosas.
”Nosotros sabemos lo que es un hombre con un fusil en la mano; nosotros sabemos lo que es un hombre en una posición montañosa, en un cruce de caminos; nosotros sabemos lo que es un hombre armado detrás de un tronco, o en un hueco, o detrás de una piedra, o detrás de un saco de arena. Por eso, cuando veíamos desfilar esta tarde a las compañías de milicianos del Segundo Frente ‘Frank País’, tan formidablemente bien entrenados, con esa marcialidad y con esa disciplina, que no podrán tener jamás los que traten de destruir a nuestra Revolución, cuando veía a cada uno de ellos con un fusil y una bayoneta, y cuando veía lo bien que sabían manejar esas armas, pensaba que nuestra Revolución seguirá adelante victoriosamente, sin que nada ni nadie pueda vencerla.
”Me imaginaba esos milicianos en las montañas, me los imaginaba luchando allí contra cualquier invasor; recordábamos nuestra experiencia de la guerra; recordábamos el dominio que tienen los campesinos de su propio terreno, el dominio que tienen los campesinos de las montañas, la resistencia que tienen los campesinos para caminar en las montañas, el conocimiento que tienen los campesinos de todos los arroyos, de todos los trillos, de todos los firmes, de todos los picos, de todas las piedras de las montañas; el conocimiento que tienen los campesinos de los sitios donde hay agua, de los manantiales, de los arroyos; el conocimiento que tienen los campesinos de la naturaleza, lo fácil que se alimenta el campesino, lo que camina el campesino con un boniato en el estómago, lo que resiste, lo que camina un campesino, lo que avanza un campesino caminando de noche entre las montañas, esté seco el terreno o esté húmedo; las ventajas extraordinarias que tiene el campesino frente a cualquier enemigo.
”¿Quién resiste lo que resiste un campesino? [Exclamaciones de: ‘¡Nadie!’] ¿Qué contrarrevolucionario o qué soldado invasor, qué soldado yanqui podría enfrentarse a un campesino nuestro? [Exclamaciones de: ‘¡El que venga, queda!’] ¿Qué infante de marina yanqui podría enfrentarse con un guajiro de nuestras montañas? [Exclamaciones de: ‘¡Ninguno!’. Comienzan a exclamar a coro: ‘¡Agua, jabón y cepillo, los yanquis son amarillos!’] ¿Qué soldado mercenario podría enfrentarse a nuestros campesinos? [Exclamaciones de: ‘¡Ninguno!’]
”¡Ya nosotros sabemos, demasiado bien, el susto que lleva en el alma el mercenario que se adentra por los desfiladeros de nuestras montañas! Sin saber dónde le va a explotar una mina, detrás de qué tronco o de qué piedra le van a disparar; si puede volver a regresar por el camino donde entró.
”Y eso mismo que ocurre en las montañas, es lo que ocurre en el llano, es lo que ocurre en las cooperativas cañeras; el cooperativista conoce su tierra, conoce las irregularidades del terreno, conoce todas las zanjas, los puentes, las piedras, los árboles de su cooperativa, los trillos, los caminos; y cuando cualquier intruso está perdido allí, el cooperativista conoce su terreno como la palma de la mano. Y eso mismo ocurre en las ciudades, eso mismo ocurre en las fábricas; cada obrero conoce su barrio como la palma de la mano, cada miliciano obrero conoce el terreno, como no podría conocerlo jamás ningún intruso.
”Y cuando toda la isla esté organizada, cuando cada campesino sepa manejar las armas, cuando cada obrero, cada estudiante, y cada cubano digno, cubano o cubana, sepa cómo se combate, sepa lo que puede hacer con un arma; cuando hasta los niños de nuestra tierra sepan cómo se defiende a su patria, ¡vamos a ver quién puede destruir a nuestra Revolución! [Exclamaciones de: ‘¡Nadie!’] ”.

“No es solo la Sierra Maestra, sino la Sierra de los maestros”
Fidel continúa
“[…] Hoy se graduaron numerosas compañías de milicias orientales; los campamentos de milicianos se multiplican, y son miles y miles de milicianos los que están constantemente en instrucción. Esta escuela se fundó con los campesinos del Segundo Frente ‘Frank País’; ellos regresan a sus tierras; nuevos contingentes marcharán hacia los distintos campamentos que hemos organizado y esta escuela, donde aprendieron ellos, de donde sacaron esa formidable disciplina, con la experiencia que aquí dejaron, porque ellos aprendieron con sus instructores y con sus maestros, pero sus maestros y sus instructores también aprendieron con ellos.
”Ya sabemos el número tan extraordinariamente elevado, alto, de analfabetismo que hay en nuestros campos; ya sabemos el número de maestros que tenemos que llevar a cada campamento, porque aquí los campesinos no solo reciben instrucción militar, que no habían podido adquirir antes, porque antes, los únicos que sabían manejar las armas eran los que abusaban de los campesinos; los que atropellaban a los campesinos, los que explotaban a los campesinos, sino que aprenden también otra cosa que no habían podido aprender: aprenden también a leer y a escribir. Aquí no solo se enseña al campesino a manejar un arma, sino que se le enseña también a manejar una pluma y a leer un libro.
”Antes era la impotencia y la ignorancia; antes eran las manos vacías, las manos sin armas y la mente sin educación; ¡hoy armamos los brazos y armamos las mentes! Pocos son 45 días para alfabetizar a un campesino, pero estamos tratando de lograrlo, estamos tratando de enseñarles el máximo en esos 45 días para que, al menos, adquieran los primeros conocimientos. Pero los milicianos deben hacerse un propósito, todo miliciano debía hacerse un propósito, todo miliciano que no sepa leer ni escribir debía hacerse el propósito de: aprender a leer y escribir. Y si no tiene maestro a mano, que busque un compañero que le enseñe; y todo miliciano que sepa leer y escribir debe enseñar al miliciano que no sepa leer ni escribir. […]
”Hoy tienen aquí estos campamentos donde se les instruye en las armas y se les instruye también de los conocimientos elementales; pueden aprender. ¡Ellos no tuvieron escuelas, pero sus hijos las tendrán!
”Y así, dentro de breves días, tendremos también una doble acción emocionante. Hoy hemos graduado 14 compañías de milicianos campesinos; dentro de ocho días graduaremos, exactamente, 14 compañías de maestros que han estado instruyéndose en la Sierra Maestra. Y así podemos anunciar que a partir de la segunda semana de septiembre habrá 350 maestros distribuidos hasta en los últimos rincones de la Sierra Maestra, que ahora ya no es solo la ‘Sierra Maestra’, sino la ‘Sierra de los maestros’ […]”.
La consigna de “Patria o Muerte”, persistirá
Más adelante, Fidel reitera la necesidad de los entrenamientos.
“[…] Los campesinos de las montañas de Oriente y de Las Villas, continuarán entrenándose en otros campamentos; esta escuela pasará a ser ahora escuela de instrucción de las milicias obreras y campesinas de Pinar del Río.
”Pepe [Ramírez] nos dice que como símbolo de unión entre las dos provincias, el día en que se gradúen las primeras unidades de las milicias de Pinar del Río, vendrá una comisión de las milicias campesinas y obreras de Oriente.
Esta provincia, esta provincia tiene un gran valor estratégico. Como ustedes saben, es la provincia occidental de Cuba, y el enemigo se mueve y maniobra alrededor de nosotros. Esta provincia tiene un gran valor revolucionario, y un gran valor militar; recuerden ustedes a Antonio Maceo, que en esta provincia libró su más extraordinaria proeza militar. Esta provincia, bien defendida, es extraordinariamente valiosa desde el punto de vista militar. Por eso vamos a tomarnos especial interés en el entrenamiento de las milicias de esta provincia.
”Y ya lo saben. Todos van a ser entrenados; de esta escuela tienen que salir las unidades formadas, entrenadas en el manejo de todas las armas: de los fusiles, de las ametralladoras, de los morteros; y de todo el equipo militar que deba utilizar cada unidad. De aquí tienen que salir con todos los conocimientos, perfectamente preparados para luchar. Ya lo saben pues, que por esta escuela tienen que pasar, absolutamente todos los milicianos, obreros y campesinos de la provincia de Pinar del Río. Como los estudiantes son hijos de obreros, o son obreros, o son hijos de campesinos, o son campesinos; los estudiantes están incluidos cuando hablamos de milicias obreras y campesinas. Y como las mujeres son obreras, o son campesinas, y son revolucionarias, las mujeres están incluidas en las milicias obreras y campesinas.
”Tenemos que trabajar activamente, para que en el próximo Primero de Mayo desfilen ya con sus armas, junto con los obreros de la capital de la República, todas las unidades de milicias de la provincia de Pinar del Río.
”Y así, el próximo Primero de Mayo, desfilarán las nuevas unidades del Ejército Rebelde y las nuevas armas del Ejército Rebelde, junto a las unidades de milicianos, con sus armas. Y así, como hoy, un bosque de fusiles se levantará, como para que a nadie le quede la menor duda de que la consigna de ‘Patria o Muerte’, y que nuestra consigna de vencer persistirá, ¡que la patria es libre para siempre, y que algún día la América nuestra será para siempre libre!”

“No hay mejor soldado que el trabajador, el campesino, el estudiante, el profesional”
Una noticia que entusiasma a los revolucionarios cubanos se publica el martes 23, y está relacionada con la preparación militar de la población.
“Miles de campesinos, obreros y estudiantes de las seis provincias realizarán intensos ejercicios y continuarán recibiendo intenso entrenamiento militar en la base de San Julián, cerca de Guane, Pinar del Río, tras la graduación de mil quinientos miembros de la Asociación Provincial Campesina ‘Frank País’, de Oriente, realizada el pasado domingo con la asistencia del Primer Ministro, doctor Fidel Castro.
”El notable éxito obtenido en el entrenamiento del primer contingente de campesinos orientales en los terrenos e instalaciones de la referida base militar del extremo occidental de la Isla, decidió a los líderes de la Revolución a trasladar de inmediato a ese lugar a otros grupos de cubanos deseosos también de aprender el manejo de las modernas armas y la técnica de guerra, especialmente la lucha de guerrillas, para poder defender mejor a la patria, amenazada en estos momentos por el imperialismo norteamericano.
”Los mil quinientos aguerridos campesinos orientales adquirieron gran disciplina, unidad de combate y experiencia en todos los tipos de la lucha armada, durante los cuarenta y cinco días que permanecieron en San Julián, bajo la supervisión de expertos instructores del Ejército Rebelde que ya habían demostrado sus conocimientos militares en dos años de guerra abierta contra las fuerzas de la tiranía batistiana.
”Morteros, ametralladoras y rifles modernos de diversos calibres, armas cortas, aprendieron a manejar en poco tiempo los campesinos de la Asociación ‘Frank País’, mientras al mismo tiempo se superaban culturalmente con la cooperación de los maestros.
”La decisión inquebrantable de todos y cada uno de los miembros de ese contingente campesino de estar debidamente preparados para poder defender la patria amenazada, se evidenció días atrás días con el interés que ponían en el entrenamiento bélico y en realizar lo mejor posible todas las prácticas y ejercicios militares.
”Su disciplina, entusiasmo, amor patriótico, seguramente continuará prevaleciendo en los demás contingentes de milicianos que comenzará, a llegar a San Julián procedentes de todos los lugares del país.
”Y una vez más se demostrará que no hay mejor soldado para defender a la Patria que el trabajador, el campesino, el estudiante, el profesional, que porta un rifle con el firme propósito de mantener las conquistas logradas por la Revolución e impedir que vuelvan los tiempos de los gobiernos sometidos y sostenidos por los monopolios extranjeros”.
“A buen entendedor, pocas palabras”
El 23 de agosto en el acto de constitución de la Federación de Mujeres Cubanas, Fidel expresó que para que los enemigos de Cuba no tengan dudas, la fuerza de la Revolución está en el pueblo armado.
“[…] Y es el gobierno más firme y más seguro del continente americano, ¡porque es el único gobierno de América que ha armado los brazos de los obreros y los campesinos de nuestra patria! Y a la Revolución no la defiende un grupo de generalotes, al régimen revolucionario cubano no lo defienden unidades de tanques en manos de castas prusianizadas; la seguridad de nuestra Revolución no depende, como en otros sitios de América, del número de gracias y de favores que los gobernantes puedan hacerles a la casta militar; porque no depende de las zalamerías que los gobernantes deban hacerles a los generalotes; porque no depende del favor del embajador pro cónsul. ¡Y no ha de sentirse seguro ningún gobernante que tenga que vivir de zalamerías a generales, o de servilismos a embajadores! A buen entendedor, pocas palabras.
”Es fuerte la Revolución, porque les quitó las tierras a los latifundistas y a las compañías americanas, y se las entregó a los que trabajaban esas tierras, y además de tractores y de recursos, les entregó un fusil. Es fuerte la Revolución porque sus leyes, sus instituciones revolucionarias, su justicia, la defienden los beneficiados por esa justicia, los redimidos por esa justicia; y que, por tanto, para arrebatarles las conquistas de la patria hay que arrebatar les el fusil primero de las manos de cada uno de ellos; y para arrebatarles el fusil, ¡hay que arrebatarles primero la vida!
”Y por eso es este Gobierno Revolucionario el gobierno más sólido de América, y el gobierno más firme de América. Porque hay muchos gobiernos en América que se acuestan en el poder ¡y no saben si se van a levantar en el exilio! Por eso Cuba puede hablar en América en voz alta, por eso Cuba puede hablarle a América, y por eso Cuba puede sentirse segura en América. Y por eso podrán contar con Revolución Cubana, mal que les pese y por mucho que les duela; y por eso podrán contar con el ejemplo de Cuba, por mucho que les asuste el ejemplo de Cuba; y mientras más les preocupe el ejemplo de Cuba, ¡mejor trataremos de cumplir con nuestro deber!; mientras menos quieran que seamos ejemplo, ¡más trataremos de ser ejemplo!
”Y por eso, como dice el pueblo: ¡Con OEA o sin OEA ganaremos la pelea!; ¡con OEA o sin OEA, venceremos! [El publico corea]; ¡con OEA o sin OEA, la Revolución es un hecho que no podrán borrar de este continente!
”Y de eso nos sentimos seguros todos los cubanos; de eso se sentían seguras las catorce compañías de campesinos del II Frente ‘Frank País’ que se graduaron el domingo en San Julián ; de eso se sienten seguros los millares de jóvenes de las brigadas que están en la Sierra Maestra ; de eso se sienten seguros los 1 400 primeros maestros voluntarios que ya van a terminar su curso en la Sierra Maestra ; de eso se sienten seguros los soldados de nuestro glorioso Ejército Rebelde ; de eso se sienten seguras las milicias obreras revolucionarias ; de eso se sienten seguras ustedes ; de eso se siente seguro todo el pueblo , con esa seguridad indestructible que nace de la convicción que surge de una causa justa, de una causa que se lleva de veras en el corazón ; y de que, además, se tiene ese sentimiento de dignidad, ese sentimiento de valor y ese sentimiento de honor, que en instantes como este los pueblos experimentan”.

Fortalecerse, atrincherarse, armarse hasta los dientes aquí
Fidel reitera que Cuba no tiene que pedirle permiso a nadie para comprar sus armas y defenderse de quien la agreda.
“[…] Cuba pertenece al mundo. ¿Y quién ha dicho que el mundo es de los yanquis?.. ¡Los yanquis sí se entrometen en todas partes del mundo! ¡El imperialismo lo mismo se entromete en Corea, que en Formosa, que en Indochina, que en Turquía, que en cualquier parte del mundo!
”¡Ah! ¡Sus flotas están allá, defendiendo al títere de Chiang Kai-Shek; sus flotas están allí en el canal de Formosa, para impedir que la mayoría del pueblo chino, la inmensa mayoría del pueblo chino, liquide al títere de los yanquis; sus flotas están allí, en el canal de Formosa! ¿Eso no es intromisión? Sus flotas están en el Mediterráneo, sus flotas están en todas partes del mundo, sus bases están en todas partes del mundo, y en cambio, cuando una nación poderosa le ofrece su ayuda a un pueblo pequeño, que el país poderoso de este continente quiere agredir, las sardinas no condenan al país poderoso que agrede a Cuba, sino condenan al gobierno que apoya a Cuba, bajo el pretexto de ‘intromisión extracontinental’, llamando intromisión a la solidaridad y a la noble ayuda a una nación pequeña. ¿Qué concepto tienen del mundo las sardinas que se reunieron en Costa Rica?
”Por eso, el vienes reuniremos al pueblo en asamblea general para responder a la Declaración de Costa Rica. Y, además, ¿qué es lo que procede de inmediato? ¡Fortalecerse, atrincherarse, armarse hasta los dientes aquí!
”Es insólita, es insólita la desfachatez con que el Pentágono, en medio de la reunión de Costa Rica, declara… ¿Saben lo que declara, en medio de la reunión de Costa Rica, el Pentágono? ¡Que sus tropas, sus paracaidistas y sus infanterías de marina están listas para, si les dan alguna orden, actuar inmediatamente en el Caribe! ¿Y por qué esa impaciencia del Pentágono, por qué esa impaciencia del Pentágono? ¿Y quién le dijo al Pentágono, antes de que se llegara a un acuerdo, o se hiciera una declaración, que Cuba iba a ser sancionada? ¿Quién le dijo al Pentágono que los iban a llamar a ellos? ¿Y por qué el Pentágono estaba tan embullado? ¿Y por qué tiene el Pentágono tanto apuro en mandar sus paracaidistas a Cuba? ¿Es que el Pentágono cree que los cubanos estamos mancos? ¿Es que el Pentágono cree que sus paracaidistas pueden descender aquí como maripositas, sin que nadie los moleste?
”¿Quién le dijo al Pentágono que aquí podían enviar, tranquilamente, a sus paracaidistas? ¡Si el Pentágono no quiere quedarse sin paracaidistas, lo mejor es que no se apresuren en enviarlos a Cuba, porque si caen aquí, quedan! ¡Habrase visto, habrase visto, qué engreimiento el de estos señores! ¡Habrase visto, qué bravuconería la de estos señores! ¿Y qué creen de nuestro pueblo? ¿No sabrán esos señores que aquí pelean los hombres, las mujeres, los niños, los ancianos, y todo el mundo? ¿Serán tan ridículos y tan torpes estos señores, que no se den cuenta del minuto que está viviendo nuestro país, que no se den cuenta de lo que es un pueblo en revolución, que no se den cuenta del espíritu de inmolación y el heroísmo de nuestro pueblo?
”¿Serán tan estúpidos estos señores, que no se dan cuenta de que aquí, apenas vean descender un paracaidista, nadie va a esperar una orden para darle muerte inmediatamente? ¿Serán tan estúpidos estos señores, que no se den cuenta del minuto que está viviendo el mundo? ¿Serán tan estúpidos estos señores, que no se dan cuenta de que el mundo se vuelve contra ellos? ¿Serán tan estúpidos estos señores, que no se dan cuenta de que el mundo es más poderoso que ellos?
”¿Serán tan estúpidos, que no se den cuenta de que atacar a Cuba no será jamás un paseo militar? ¿O es que no acabarán de comprender que en vez de Guatemala van a encontrar aquí su Waterloo? ¿Serán tan estúpidos, que no se den cuenta de que las circunstancias son distintas; que este país está prevenido, que aquí se ha hecho una revolución social? ¡Sí, una revolución social que ha puesto fin a la explotación y al privilegio.
”¿Serán tan estúpidos que no se den cuenta de que hay que luchar contra un pueblo que ha sido redimido de la más oprobiosa explotación? ¿Serán tan estúpidos que las lecciones de la historia no les digan absolutamente nada? ¿Serán tan soberbios y envanecidos, que no mediten sobre las realidades? ¿Dónde está la inteligencia de esos señores?
”¿No se dan cuenta de que nosotros estamos aquí tan sólidamente enraizados en nuestra patria, que la Revolución es tan sólida que nada podrá ya jamás destruirla? ¡Cómo les cuesta a los imperios poderosos reconocer que están en decadencia! ¡Cómo les cuesta a los imperios poderosos conocer el minuto que marca el declive definitivo de su poderío! ¡Cómo le cuesta a la camarilla que gobierna ese imperio comprender que está en el ocaso y que el mundo de la explotación, del coloniaje y de la esclavitud ha desaparecido para siempre!, ¡que el mundo del gansterismo y el bandidaje internacional ha desaparecido para siempre!, ¡que el mundo del saqueo internacional ha desaparecido para siempre! ¡Cómo les cuesta comprender estas verdades de la historia! ¡Qué ignorantes son de la historia, qué insensibles son a los latidos del mundo, qué ciegos, que no comprenden que el mundo ha llegado a una etapa en que ya no se puede tomar a un pueblo pequeño y estrujarlo y destruirlo!, ¡que no estamos en la época del imperio romano, destruyendo a Sagunto!, ¡que estamos en la época en que el imperio puede ser destruido mucho antes de lo que pueda imaginarse! Y si estas verdades no las entienden, mejor es decírselas, para que, por lo menos, no quede por nosotros; para que, al menos, si tienen un chance de recapacitar, recapaciten”.

“Cada central, una fortaleza; cada surco, una trinchera; cada trabajador azucarero, un soldado de la Revolución”
La noche del último día de agosto, en el salón teatro de la CTC, se clausura la Plenaria Nacional Azucarera. Las palabras finales están a cargo del comandante Raúl Castro, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Raúl hace alusión a la importancia de la batalla de la producción; advierte que a pesar de los avances de la Revolución, falta mucho trecho por caminar, y los obreros recorrerán ese camino defendiendo lo que producen. Asimismo, ataca contra el mujalismo que tanto daño hizo a la desunión de los obreros, y explica la necesidad de otra batalla: la defensa del país.
“[…] Y volviendo a los centrales, igualmente consideramos de gran importancia, entre esos puntos que estábamos analizando, lo que constituye una de las cosas presentes de mayor importancia, porque sin esta, todo lo demás se viene abajo. Me refiero a la defensa del país. Hablamos de la importancia de la batalla de la producción, cuyos resultados cada vez deben ser mayores. Hablamos ahora de la importancia de la gran batalla que requiere la defensa del país.
”Con alegría escuchamos como el número de milicias en el sector azucarero había aumentado considerablemente. Creemos que un obrero azucarero, para que pueda cumplir esta consigna de: ‘Cada central, una fortaleza; cada surco, una trinchera; cada trabajador azucarero, un soldado de la Revolución’, no importan edades; todo el mundo a la medida de sus fuerzas es útil. Todos pueden encaminar sus esfuerzos para fortalecer las milicias, acelerar su organización, mantener su vigilancia interna, vigilancia revolucionaria y colectiva; fortalecer sus respectivas milicias en vuestros centros de trabajo respectivos; brindar todo interés, o el mayor interés en el aprendizaje de las armas, algunas de las cuales, sabemos que en algunos centrales azucareros ya hay, colaborando estrechamente con la vanguardia armada de la Revolución, que fuera hasta ahora, o sea: el Ejército Rebelde; hermanados firmemente milicias y Ejército Rebelde, que está compuesto, en su inmensa mayoría, también por obreros y campesinos; y que constituye, como dijera Camilo: ‘Sencillamente, el pueblo uniformado’.
”Es decir, que prestarle toda la atención a la defensa es la primera línea de donde debemos partir, porque sin una buena defensa, se hace fácil una agresión, y, por consiguiente, la destrucción de esta causa que representamos, que ya hoy no es solo de Cuba, sino de doscientos millones de hermanos latinoamericanos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo del Ejército Rebelde y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s