Un 26 de julio en la Sierra Maestra

Por Dr. C. Eugenio Suárez Pérez y M. Sc. Acela Caner Román
(Tomado de un libro en preparación)

Desde el 26 de julio de 1959, el compañero Fidel había anunciado que en 1960 el 26 de Julio se celebraría en la Sierra Maestra. Pues si en el 1959 los campesinos habían ido a La Habana, en 1960 las ciudades irían a la Sierra Maestra.
“Lo importante es movilizar al pueblo ese día”
El 8 de julio ante un panel de periodistas, el compañero Fidel responde a una de las preguntas relacionada con los actos por el próximo aniversario del 26 de Julio y el del Congreso de Solidaridad de los Jóvenes Latinoamericanos con la Revolución y el pueblo de Cuba, que se efectuarán en este mes.
“[…] Bueno, todo eso ha avanzado mucho; el Congreso de Juventudes ha desplegado una extraordinaria actividad y lleva trazas de ser un extraordinario acontecimiento. Se están movilizando todas las provincias y todos los sectores y están teniendo una colaboración unánime de todos. Así que está asegurado el éxito del Congreso, como también está asegurado el éxito de la movilización.
”Por aquí está el compañero Fajardo, que es allí el responsable de la Ciudad Escolar. Ellos tienen un gran programa para ese día. El acto grande, repito, será en la Ciudad Escolar de El Caney, allí cerca de Estrada Palma (Bartolomé Masó). El día 26 allí será la gran concentración. Pero la movilización será hacia Oriente, hacia todas las ciudades, de Santiago, Guantánamo, Holguín, Palma, Jiguaní, Baire, Bayamo, Manzanillo, Niquero, Campechuela, en fin, todos los pueblos, no los puedo mencionar todos, pero de todos siempre nos acordamos. Y allí se tienen que organizar los comités de recepción y hacer en todos los pueblos lo mismo que se hizo en La Habana, para recibir a los visitantes, en esos días del 24 hasta el 26.
”En eso, naturalmente, deben organizarse los comités, el Movimiento 26 de Julio está trabajando en eso y con seguridad de que va a contar con la colaboración de todos los sectores revolucionarios, de todos los sectores obreros, juveniles, para que se organicen los comités de recepción en todos los pueblos. Y la movilización ya ustedes saben cómo es. Se tratará de darle toda las facilidades en los medios de transportes y, como en todo, muchos milicianos, muchos sindicatos, muchas familias, muchos barrios, organizarán sus vehículos para trasladarse. Ese tipo de movilización depende mucho del esfuerzo espontáneo que hace el pueblo, puesto que es muy difícil precisar el número de personas que van, consultar los gustos; quién quiere ir a un lugar y no quiere ir a otro, porque nosotros no podemos, realmente, decidir dónde debe ir cada cual. Cada uno irá a un pueblo, muchos irán a varios pueblos, muchos irán por los campos, muchos los conocerán; en definitiva, la importancia es que no quede una sola casa, con posibilidades de darle albergue a alguna familia, que deje de darlo. Además, están los campesinos en todas esas zonas del campo, además hay muchas familias de La Habana que conocen a los campesinos que vinieron aquella vez e irán a la casa de esos campesinos. Y, nosotros tenemos también que atender los visitantes, allí en la Ciudad Escolar, a los visitantes extranjeros; trataremos de darle albergue en la Ciudad Escolar donde serán los actos del día 26 allí frente a la Sierra Maestra. El día 24 hay otros actos locales; no serán concentraciones, será inaugurar varios pueblos en Santiago, en Manzanillo; hay algunos más, pero fundamentalmente un gran pueblo en Santiago y otro en Manzanillo y entonces la primera unidad de la Ciudad Escolar allí en El Caney.
”Todo el mundo tiene que ir preparando su viaje, su equipaje, lo que vaya a llevar, tener presente que los campesinos todavía necesitan que colaboren con ellos para los gastos de esos días, camiones, cuanto vehículos se pueda movilizar, que ya ustedes saben que no hay que preocuparse por el petróleo. El gasto mayor va a ser de combustible y eso está asegurado.
”Hay que también tener cuidado porque habrá mucho tráfico, deben manejar con cuidado para evitar accidentes, que siempre se producen algunos accidentes lamentables y, además, saber que se puede dar el caso de que, sin en alguno de los pueblos se produce un exceso de visitantes, pues haya que dormir en la máquina o en el camión, en el ómnibus, pero eso no importa porque una noche, dos noches, tres noches, hasta cuatro noches, se pasan como quiera. Lo importante es movilizar al pueblo ese día, para que se cumpla la promesa a los campesinos de visitarlos este año y fomentar esa relación tan sana y tan humana y tan llena de enseñanza para el pueblo, como es ese intercambio entre los hombres de la ciudad y del campo”.
Operación Factura
Diariamente la prensa dedica muchas de sus páginas a la movilización general del pueblo al acto por el 26 de Julio en la Sierra Maestra. El periódico Revolución del 23 de julio publica en una de sus páginas:
“A decir su consigna de ‘Patria o Muerte’ un millón y medio de cubanos se reunirán en El Caney de Las Mercedes, en las estribaciones de la Sierra Maestra, el próximo 26 de julio. […] Los hombres de la capital, al tiempo que demostrarán su más decidido apoyo al Gobierno Revolucionario, devolverán su visita del año pasado a los campesinos. A tal efecto ya se encuentra laborando intensivamente la Comisión Organizadora del Séptimo Aniversario. Los coordinadores del Movimiento Revolucionario 26 de Julio están funcionando a toda máquina en Cuba entera.
”En Santiago de Cuba, Holguín, Guantánamo, Bayamo y Manzanillo se alojarán, dos o tres días, las personas que viajen hasta Oriente. En la madrugada del 26 se trasladarán hasta Las Mercedes, donde se celebrará la concentración histórica.
”A partir del 22 comenzarán los cubanos a desplazarse hacia Oriente. Solo permanecerán en las ciudades un mínimo imprescindible para garantizar la producción, aparte de aquellos que, por las naturales limitaciones de transportes, se vean impedidos de hacer el viaje trascendental. Sin embargo, estos últimos, aun cuando no puedan ir a Oriente viajarán a las cooperativas y poblados campesinos próximos. El 26 será un día de Solidaridad entre los hermanos de la ciudad y el campo, hoy unidos indisolublemente por el sagrado compromiso de ¡Patria o Muerte!
”Para hacer posible la concentración del 26, la Comisión Organizadora del Séptimo Aniversario, a la par que pondrá en circulación una emisión conmemorativa de Bonos del Séptimo Aniversario, con las denominaciones de 1,3, 5 y 10 pesos, organizará para el día de hoy y durante los tres días siguientes, miércoles, jueves y viernes, la ‘Operación Factura’.
”Este evento consistirá en recabar de los detallistas y el pueblo en general aportaciones en víveres que hagan posible la subsistencia de los cubanos que irán hasta Las Mercedes. Los donantes deben aportar, principalmente, alimentos en conserva: preferiblemente laterías: leche condensada, sardinas, bonito, salchichas, etcétera. La operación se realizará en toda Cuba. Y no debe quedar un suelo cubano que no contribuya.
”Camiones y carros amplificadores a cargo de las Milicias recorrerán las calles de la República exhortando a la población a contribuir con víveres. También, en La Habana y en todos los municipios, se situarán mesas atendidas por milicianos para recoger las aportaciones de los cubanos entusiastas. Asimismo, en toda Cuba, se habilitarán locales especiales para recibir semejantes aportaciones. No es necesario que las mismas sean exageradas. Cada uno debe dar en la medida de sus posibilidades. No es la intención de los organizadores de la ‘Operación Factura’ lesionar el presupuesto de la ciudadanía, sí, en cambio, tienen el firme propósito de recoger alimentos suficientes para el millón y medio de cubanos que se han dado cita en la Sierra Maestra. Así pues, tan patriótica gestión tiene que ser premiada con el esfuerzo de cada cubano. Mientras más víveres se consigan, mejor atendido estará el millón y medio de ciudadanos que concurra a Las Mercedes del 26.
”Al terminar la ‘Operación Factura’ se procederá a facilitar a la ciudadanía, mediante sus respectivos sindicatos y locales especialmente habilitados, las planillas de inscripción para que puedan trasladarse a la Sierra. Posteriormente se les dotará de una ‘tarjeta de control e identidad’ que le garantizará el transporte, alojamiento, etcétera”.
Terminada la Operación Factura
A las doce de la noche de este sábado queda terminada la Operación Factura con notable éxito.
“[…] Por razones de la gran cantidad de alimentos recogidos aún no se ha podido cerrar el inventario; sin embargo, se calculan en varias toneladas de alimentos las aportaciones recibidas. Terminada la Operación Factura ha comenzado el plazo de inscripciones para ir a la Sierra con Fidel, el 26. Las inscripciones estarán abiertas hasta la noche del martes 19. No habrá prórroga. Los obreros deberán solicitar sus planillas de inscripción en sus respectivos sindicatos y los milicianos en sus zonas de campamento. Si el obrero es miliciano deberá inscribirse como tal, es decir, en las Zonas de Milicias. Esto es muy importante para evitar pérdida de tiempo. Las milicias viajarán en transporte y bajo control propio. Solo las personas no integradas en Milicias ni sindicatos deberán inscribirse en los locales especialmente habilitados. […]
”Como quiera que el transporte organizado para el viaje a la concentración es muy ilimitado, cada ciudadano interesado en viajar deberá hacer gestiones particulares para conseguir vehículo. Los amigos que viajen con sus compañeros. Que los automovilistas que no puedan viajar presten su auto a amigos suyos o familiares. Que los patronos presten sus transportes a los obreros. Que todos los propietarios de vehículos aprovechen el máximo de espacio de los mismos llevando consigo cuántos quepan. Insistimos en este aspecto, porque mediante el transporte organizado al efecto no podrán viajar más de 30 000 personas en las provincias occidentales. Es necesario que los ciudadanos se tomen el mayor empeño en resolver sus medios de transporte. No sería una conducta revolucionaria la de aquel que pudiendo conseguir transportación mediante gestiones particulares, hiciera uso del transporte organizado”.
La prensa del 19 hace un llamamiento al pueblo en general para que contribuya con sacos de yute que se usarán en la confección de hamacas para los que van a la Sierra el 26 de julio. También comienzan a llegar las delegaciones para participar en el Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes.
26 de Julio: ratificar la unidad estrecha del campo y de la ciudad
El ministro de Trabajo, comandante Augusto Martínez Sánchez, dicta una resolución, dada a conocer el 21 de julio, regulando las licencias a los trabajadores para concurrir a los actos conmemorativos del séptimo aniversario del 26 de Julio que tendrán como escenario la provincia de Oriente. En varios de sus por cuanto se argumentan las razones de tal decisión.

“Por cuanto: El día 26 de Julio, señalado por la Ley No. 463 de 1959 como día de la ‘Rebeldía Nacional’, habrá de conmemorarse este año con grandes actos que tendrán como escenario la provincia de Oriente.
”Por cuanto: En el grandioso acto celebrado en la Plaza de la Revolución el 26 de julio próximo pasado, al que concurrieron cientos de miles de campesinos de toda la isla, se acordó que los actos conmemorativos de tan grandiosa fecha se celebrarán este año en la Sierra Maestra y lugares aledaños a la misma, como forma y medio de ratificar la unidad estrecha del campo y de la ciudad en la decisión firme de defender la Patria y la Revolución.
”Por cuanto: El pueblo y el Gobierno Revolucionario coinciden en su propósito de realizar los actos conmemorativos del 26 de Julio de este año de acuerdo con el compromiso contraído el año pasado, para lo que se hace necesario viabilizar el traslado a la provincia de Oriente de los miles de ciudadanos de las ciudades de toda la isla, que asistirá a los referidos actos. […]
RESUELVO:
”Primero: Conceder licencia especial hasta tres días durante el mes de julio de 1960, y desde los días 25 al 27 de dicho mes, ambos inclusive, a todos los trabajadores de la nación que lo soliciten a sus respectivos patronos para asistir a los actos conmemorativos del día 26 de Julio del presente año.
”Segundo: Exceptuar de la disposición contenida en el apartado anterior a los trabajadores que laboren en las empresas de servicios públicos y demás centros de trabajo que se encuentran excluidos de cesar en sus actividades durante los días de fiesta o duelo nacional.
”Tercero: Los trabajadores que disfruten de la licencia especial, a que se refiere el apartado primero, percibirán los mismos haberes que debían percibir de haber trabajado normalmente, en tanto a los que laboren en los servicios públicos y demás centros de trabajo excluidos de cesar durante los día de duelo o fiesta nacional, se abordará el día 26 de Julio como si se tratara de un día de fiesta o duelo nacional.
”Cuarto: A fin de que la licencia especial concedida por la presente resolución no afecte la jornada regular de trabajo y a la producción misma, los patronos afectados podrán compensar los días de licencia autorizada conforme a las siguientes normas: A) Cuando se trate de Centros de Trabajo que cierran los sábados y domingos, o solamente el domingo de cada semana, en los mismos se podrá trabajar durante el domingo 31 de julio y una hora y 15 minutos adicional a la jornada normal diaria, durante la semana comprendida entre los días 1 al 6 de agosto del presente año, ambos inclusive. B) Cuando se trate de Centros de Trabajo que permanecen abiertos durante la semana, podrá trabajarse una hora adicional durante las semanas comprendidas entre los día 1 al 14 de agosto, ambos inclusive, de 1960.
”Quinto: No obstante lo establecido en el apartado anterior, los obreros y patronos podrán acordar cualquier otra fórmula para compensar el trabajo dejado de realizar durante los días 25 y 27 del mencionado mes de julio”.
Columnas kilométricas de automovilistas hacia Oriente
Comienzan a salir, el viernes 22, los primeros trenes, ómnibus, camiones y rastras de la capital con destino a las poblaciones orientales para participar en los festejos del 26 de Julio.
”El entusiasmo por la concentración ha comenzado a sentirse en la carretera y, especialmente, en las poblaciones orientales, donde se encuentran ya varios miles de cubanos de toda la isla. Se están desplazando hacia la provincia oriental columnas kilométricas de automovilistas. Sin embargo, tanto la movilización organizada como la particular se iniciarán con intensidad a partir de hoy. […]
”Se ha dicho que el 26, además el día de la concentración, es el Día de Solidaridad entre los campesinos y los poblanos. Por ello, insistiendo en la exhortación tan reiterada, las personas que no pueden ir a la Sierra con Fidel, demostrará su calidad revolucionaria asistiendo a las cooperativas y pueblos de campos próximos. […] Muchas son ya las barriadas donde los vecinos se han puesto de acuerdo para adornar sus cuadras respectivas, salir con sus radios a la calle a escuchar a Fidel y almorzar y comer en plena calle, como se hizo las Navidades pasadas. Quizás para contribuir a tan revolucionaria manera de honrar a la patria, la prensa revolucionaria publica páginas sueltas con la bandera cubana y carteles de reafirmación revolucionaria; además, consignas, que la población pegará con orgullo a las puertas de sus casas. Como cada casa es una fortaleza de la Revolución, cada fortaleza, —la casa de cada cubano— deberá exhibir en sus puertas o balcones, un cartel, una consigna que identifique la inquebrantabilidad revolucionaria del patriota que la habita”.
“Las madre de todos los jóvenes que forman parte de las Brigadas Juveniles de Trabajo Revolucionario que se encuentra en la Sierra Maestra, deben presentarse en la Dirección Provincial de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, en el Capitolio Nacional, para que se le entregue su pasaje para ir a ver desfilar a sus hijos en el acto del próximo martes en El Caney de las Mercedes, en la Sierra Maestra”.
“26 de Julio y Sierra Maestra: dos nombres que pesan muy hondamente en el corazón…”
El martes 26 de julio, Las Mercedes amanece con más de un millón de cubanos para participar en el acto histórico convocado por la dirección de la Revolución. Ni la fatiga ni el cansancio, ni ninguna dificultad pudieron impedir que los cubanos pudieran cumplir su deber.
La impresionante multitud que se congregó dice más que todas las palabras lo que significa la nueva Cuba a un año y medio de su triunfo revolucionario; las exclamaciones de entusiasmo, las columnas enfilando, los campesinos mostrando orgullosos los títulos de propiedad de las tierras, los niños saludando jubilosos. Los dirigentes del Estado dieron oportunidad a los visitantes extranjeros de captar una visión de lo que es hoy la Revolución cubana.
Antes de comenzar el desfile de pueblo previsto para iniciar las actividades, Fidel es entrevistado por la radio y la televisión y en sus palabras dio una breve valoración del momento.
En el acto, frente a la cordillera de la Sierra Maestra, están presentes los representantes de las delegaciones de distintos países del mundo; alumnos de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos; maestros voluntarios de la Sierra Maestra; campesinos; trabajadores; jóvenes de las Brigadas Juveniles de Trabajo Revolucionario; miembros del Ejército Rebelde, que construyen las ciudades escolares, represas, hospitales y casas para los campesinos; compañeros de la Escuela de Soldados Revolucionarios de Minas del Frío, responsables de milicias y cadetes de las FAR. Fidel emocionado ante el espectáculo que ofrece el pueblo comienza su intervención.
“[…] Había sido nuestra mayor preocupación en los días pasados, el poder asistir a esta gran concentración. Motivos de salud nos habían mantenido en la incertidumbre. Era, después de todo… había sido ya bastante duro no poder asistir a la última concentración en la capital de la República, y habría sido más duro todavía —y lo fue en parte— no haber estado en la provincia de Oriente desde hace varios días. Nosotros habíamos cifrado algunas esperanzas en esta fecha. Teníamos algunas obras que pensábamos terminar para este día. Por ejemplo, el nuevo reparto en la ciudad de Santiago de Cuba para las familias pobres que vivían allí en las peores condiciones, la ciudad de los Pescadores en Manzanillo, 12 pueblos más de varios centenares de casas cada uno en distintas cooperativas agrícolas; y la primera unidad de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. No porque hubiésemos hecho esas obras precisamente para conmemorar el 26 de Julio, pero tomamos esa fecha como motivo de emulación, para que todos redoblásemos el esfuerzo a fin de adelantar los trabajos.
”Ciertamente, esas obras no se pudieron terminar. Veinte días consecutivos de lluvias torrenciales hicieron imposible los toques finales que requerían esas obras; sin embargo, unas sí pudimos terminar este 26 de Julio, y en realidad, si hemos podido terminar esta no importa que las otras tarden todavía un mes o dos más.
”Hemos podido terminar la primera unidad de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, hemos podido cumplir esa meta para esta fecha, y en realidad nada más emocionante ni más alentador para todos nosotros.
”Esta fecha y este sitio son dos cosas que se juntan muy estrechamente en nuestro sentimiento y en nuestro recuerdo: 26 de Julio y Sierra Maestra son dos nombres que han de pesar muy hondamente en el corazón de cada uno de nosotros, porque antes de que pudiéramos alcanzar estas cosas, antes de que estas hermosas realidades de hoy tuviesen vida, antes de estas grandes victorias de nuestro pueblo, era aquel tiempo en que apenas comenzábamos, era aquel tiempo de los sueños de los primeros combatientes revolucionarios de nuestra generación; antes que ciudades y pueblos, antes que cooperativas y escuelas, antes que ciudades escolares y títulos a campesinos, antes que los maestros, antes que estos soldados ejemplares de la nueva patria, que trabajan para el pueblo, antes de esta sensación de libertad y esta emoción presentes, no había más que ilusiones en nuestras mentes.
”Y así empezó aquel esfuerzo hace apenas siete años. Aquel 26 de Julio de 1953 que fue la culminación del esfuerzo de un grupo de jóvenes llenos de ideales que se lanzaron hacia aquella lucha desigual y difícil. Y aquello no fue más que el inicio, el inicio de una lucha de siete años, porque así son los frutos que los hombres deben adquirir con su esfuerzo, los frutos que los pueblos han de conquistar con sacrificio y con trabajo, que muchas veces mientras más próximos parecen, más se alejan de nuestras posibilidades. Y así, aquel 26 de Julio fue para nosotros un minuto, en que cuando parecía culminar una lucha, cuando parecía culminar un esfuerzo para iniciar la batalla por la liberación de nuestro pueblo, no era el fin, sino el comienzo”.
Seguridad, alegría, felicidad, gloria, orgullo y satisfacción de estar luchando por algo
En breves párrafos, Fidel compara con algunos ejemplos la Cuba de ayer con la de hoy.
“[…] Antes no había maestros voluntarios que subían a las montañas a entrenarse para ir a los rincones más apartados de las sierras, a llevar la luz, con el alfabeto y con la enseñanza; antes no había médicos salvando vidas, antes las vidas se perdían a montones, las inteligencias se perdían a montones; antes no existían casas para los pescadores, ni casas para los barrios humildes que vivían desde hacía décadas sobre un basurero en la capital de la provincia, antes no había barcos para los pescadores, como no había casas; antes no había cooperativas para los campesinos; antes vivían los campesinos en las guardarrayas, hambrientos y maltratados, antes el amo extranjero poseía la tierra; antes no había soldados que cambiaran el fusil por un pico y una pala para construir casas, o para construir escuelas, o para construir represas.
”Antes no había honradez; antes no había, como hay hoy en nuestro pueblo, amor; antes no había, como hay hoy en nuestro pueblo, compañerismo y confraternidad profunda; antes no se abrían las casas en la ciudad para recibir a los del campo, ni se abrían las casas en el campo y en los pueblos del interior para los hombres de la ciudad; antes no había milicias que subían al Turquino preparándose para defender la patria; antes no había soldados esforzados que subían veinte veces el Pico Turquino; antes no había Brigadas Juveniles de Trabajo que están forjando esas legiones de jóvenes, de los que, quizás, no tenían por delante sino todas las perspectivas de ruina moral y material que el pasado brindaba a los jóvenes pobres de nuestra patria.
”Antes no había esa igualdad, sin ridículos y absurdos prejuicios, que hoy hay en nuestra patria, antes era la corrupción y la inmoralidad, el abuso continuo, el saqueo sistemático, la explotación despiadada. Antes no había las compañeras del batallón ‘Mariana Grajales’ recorriendo la Sierra para recoger niños, antes no era el soldado que llegaba a construir la casa; antes era el esbirro que iba a quemar la casa. Antes era el privilegiado que iba a arrancarle al campesino el producto de su trabajo de años, antes era el garrotero que venía a explotarlo y no el crédito barato y generoso que hoy reciben; antes era la tropa asesinando, no conquistando vidas, no construyendo una ciudad para reconstruir en esas 20 000 almas juveniles las 20 000 vidas que la patria pagó, como dijera ese niño, antes era la tropa arrancando vidas y sembrando huérfanos, antes era el avión ametrallando y bombardeando, antes era el napalm incendiando los bohíos y las aldeas, antes eran los rockets de la base de Caimanera prestados a la tiranía, asesinando campesinos.
”Antes, ni escuelas, ni hospitales, ni médicos, ni maestros, ni soldados trabajando, ni tierras, ni títulos, ni cooperativas, ni seguridad, ni alegría, ni felicidad, ni esa gloria y ese orgullo y esa satisfacción de estar luchando por algo.
”¿Quién puede saber mejor que el pueblo lo que va de ayer a hoy? ¿Quién puede saberlo mejor que el campesino, o el obrero, o la familia humilde? Antes todo era desesperanza, todo era tiranía y sangre, todo era terror y crimen, todo era explotación y abuso, todo era enfermedad y muerte, todo era indolencia y oscuridad”.
En este momento comienza a llover y el pueblo exclama: “¡No se moje, no se moje!”, y el jefe de la Revolución termina su intervención convocando a todo el pueblo a esforzarse por alcanzar mayores resultados y termina con estas palabras: “Prometámosles a los que dieron su vida para engendrar la vida de la patria que seguiremos esforzándonos para que nuestra patria sea cada día mejor ejemplo. Y aquí, frente a la cordillera invicta, frente a la Sierra Maestra, prometámonos a nosotros mismos, comprometámonos a seguir haciendo de la patria el ejemplo ¡que convierta la Cordillera de los Andes en la Sierra Maestra del continente americano! ”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s