En el centenario de Juan Manuel Márquez

por M. Sc. Acela Caner Román, organizadora de la ACRC 78-1 Mayor general José María Aguirre, en Marianao, La Habana.

El 3 de julio de 1915, en la barriada de Santa Fe del municipio Marianao, nació Juan Manuel Márquez Rodríguez. Su padre, Julián Márquez, soldado del Ejército Libertador, durante la República Neocolonial empuñó las armas contra el servilismo de Estrada Palma, los desmanes de Mario García Menocal y la tiranía de Gerardo Machado. Su madre, Juana María Rodríguez, maestra de profesión, estimuló la pasión por la lectura y conocimiento de la historia patria que marcaron la vida de su hijo.
En su hogar, Juan Manuel formó sus convicciones revolucionarias y halló fuente de inspiración para la lucha. Tenía solo 16 años, cuando estuvo entre los fundadores del Sector Radical Estudiantil de Marianao, creó el periódico Radical y fue apresado junto a su padre por enfrentarse a la dictadura machadista. Con apenas 17, fue recluido en el Presidio Modelo de Isla de Pinos. Juan Manuel era el más joven de todos los presos políticos allí encarcelados. Sin embargo, el rigor de la cárcel no lo amilanó. Esa experiencia hizo crecer su rebeldía y contribuyó a profundizar la madurez política de quien —por su inteligencia, entrega absoluta a la causa revolucionaria, poder de convocatoria y don de mando— tras una intensa actividad política y revolucionaria, llegaría a convertirse en el segundo al mando de la histórica expedición del yate Granma.
A cien años del natalicio de Juan Manuel Márquez Rodríguez, retomamos las palabras del Comandante en Jefe, cuando —en ocasión del 40 aniversario del desembarco del Granma — en asombrosa síntesis, expresó:
“Juan Manuel Márquez era un muchacho muy bueno, era del partido Ortodoxo, de las figuras jóvenes, un orador brillante, y como cuando nosotros salimos de las prisiones teníamos la idea de ampliar el movimiento con nuevas figuras, reunimos a los que habíamos estado en el 26 de Julio con algunas otras organizaciones —así algunos compañeros se unieron en ese equipo—, y para nosotros era muy importante contar con una figura joven, del prestigio de Juan Manuel.

”Entonces, hablamos con él, lo captamos, y lo ganamos, pero de una manera decidida. […] él se une y era todo un símbolo, y fuimos a hacer los trabajos en Nueva York y en otros lugares y entonces él actuaba como segundo al mando […].
”Juan Manuel Márquez, que tenía ya una larga historia política, revolucionaria, sana, un compañero muy bueno, muy competente, era el segundo jefe del movimiento. Juan Manuel es un compañero que debe recordarse. Juan Manuel fue excelente, desde que empezó a trabajar con nosotros no tuvo un fallo; fue decidido, valiente”.
Argumentar todos y cada uno de los enunciados hechos por Fidel sobre Juan Manuel Márquez llenaría cientos de páginas, que no bastarían para recoger en toda su dimensión la vida de este revolucionario que fuera asesinado en la Sierra Maestra —el 15 de diciembre de 1956—, pocos días después del desembarco del Granma.
Al morir, Juan Manuel Márquez escasamente había vivido 41 años. Su vida, breve y fecunda, dejó una impronta en el momento histórico que le tocó vivir y trasciende en la historia de Cuba. Así lo reconoció Fidel, en el parque Central de Nueva York, cuando expresó:
“[…] Mi pensamiento se eleva hacia aquel que fue mi compañero de organización del Movimiento 26 de Julio en el exilio; mi pensamiento se eleva a quien fue compañero de esta jornada; mi pensamiento se eleva a aquel orador formidable; a aquel compañero que hacía poner de pie a la multitud con su palabra vibrante: Juan Manuel Márquez.
“No está presente hoy, pero la obra que inició está aquí presente. No está presente él, pero está presente su recuerdo; no está presente él, pero están presentes los frutos de su sacrificio: Juan Manuel Márquez, otra vez nos hemos vuelto a reunir con los cubanos y los latinoamericanos de Nueva York. […] Juan Manuel Márquez, a ti debemos dedicarte hoy el mejor recuerdo, el más devoto recuerdo y el más sentido homenaje, porque aquí está tu compañero que siguió la lucha, aquí está tu compañero que te recuerda y te echa de menos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s