EL EJÉRCITO REBELDE Y LA DEFENSA

por Dr. C. Eugenio Suárez Pérez y M. Sc. Acela Caner Román
(Tomado de un libro en preparación)

La patria está en peligro
En su discurso del Primero de Mayo de 1960, Fidel aborda el tema de la defensa del país y de la formación de las milicias, anunciado en octubre de 1959.
<>Nuestro pueblo no era ni es un pueblo militarista; nuestro pueblo no ha sido nunca ni será un pueblo militarista; no había en nuestra patria una tradición militar. Cuba no era Prusia, Cuba es un país eminentemente pacífico y civilista. En Cuba detestábamos las marchas, y los uniformes, y las armas, porque para nosotros fueron siempre símbolos de opresión y de abuso, símbolos de privilegios, símbolos de atropellos. Las armas y los uniformes habían sido ingratos para nosotros. Y, sin embargo, ¡en seis meses hemos organizado e instruido más de mil compañías de milicias obreras, estudiantiles y campesinas! ; ¡en seis meses solamente se ha estructurado esa formidable organización que desfiló en el día de hoy! Y eso demuestra de lo que es capaz el pueblo de Cuba. >>Creían, los que subestimaban a nuestro pueblo, que éramos un pueblo incapaz de organizarnos; creían que éramos incapaces de unirnos; creían, de nosotros, los que nos subestimaban —como creen de nuestros pueblos hermanos de América Latina—, que éramos pueblos impotentes y fáciles de doblegar; creían que íbamos a ser víctimas de la desunión, de la impreparación, de la incapacidad de organizarnos; nos creían incapaces de defendernos, y no dudamos que hasta, incluso, nos consideraran un pueblo cobarde y, por tanto, incapaz de defendernos. […] >>¿Qué es lo que ha hecho a nuestro pueblo formar milicias? ¿Qué es lo que ha hecho a los obreros, a los estudiantes, a los campesinos, a los médicos, a las mujeres como a los hombres, formar milicias y aprender el manejo de las armas? ¿Qué es lo que nos ha convertido en un pueblo espartano? ¿Qué es lo que hace que cuando el trabajador termina su jornada de ocho horas se vaya a marchar y marche tres horas o cuatro, y marche de noche, y marche bajo la lluvia, o sacrifique su día de descanso semanal para aprender el manejo de las armas? ¿Qué es lo que hace que tal sacrificio no se haga un día, sino muchos días, y continuamente durante muchos meses? ¿A qué se debe ese esfuerzo febril de los cubanos? Sencillamente, a una realidad: la realidad de que la patria está en peligro, la realidad de que la patria está amenazada, la realidad —que no por cierta y dura debe infundirle desaliento a nadie— de que tenemos la necesidad de defendernos. Y en esto no mentimos ni exageramos Nosotros nunca le hemos mentido al pueblo y, sobre todo, lo que nunca haremos es alejar al pueblo de las realidades>>.
La gran lección de este Primero de Mayo A continuación Fidel expone la enseñanza que les había aportado a los cubanos la magna concentración y el desfile de las fuerzas revolucionarias.
<>Y esa gran lección debe ser para nosotros una inolvidable lección. Primero marcharon los niños y los jóvenes, abriendo la marcha; después marcharon los soldados del Ejército Rebelde; después marcharon las milicias campesinas; después marcharon, con los estandartes de sus pueblos respectivos, las milicias de América Latina; después marcharon las milicias estudiantiles; y, por último, las milicias obreras, primero las mujeres, después los hombres. Y detrás, o alrededor de las unidades de milicia, estaba el pueblo. ¡Qué formidable enseñanza! Es por eso que el pueblo ha tenido conciencia de su fuerza y es por eso que el pueblo aprende en qué consiste su fuerza. >>Los soldados solos, los soldados desfilando solos por aquí hoy, constituyen una fuerza, pero una sola fuerza; los campesinos solos constituyen una fuerza, pero no más que una fuerza; los estudiantes solos constituyen una fuerza, pero no más que una fuerza; los trabajadores solos constituyen una fuerza, pero una sola fuerza; los pueblos de América Latina representados aquí hoy constituyen una fuerza, pero cada uno de ellos por separado una sola fuerza. >>Antes, la táctica de los que regían nuestros destinos consistía en separar y en enfrentar fuerzas. Y enfrentaban el soldado al campesino, y enfrentaban los intereses de los campesinos con los intereses de los obreros, y enfrentaban al pueblo entre sí; a los pueblos de América entre sí, como estrategia internacional de los grandes intereses reaccionarios del mundo>>.
¡Juremos todos! Para terminar su intervención, el compañero Fidel hizo el juramento de cumplir todos la consigna de ¡Patria o Muerte! <>¡Siempre alertas y dispuestos a luchar, pase lo que pase, caiga quien caiga!; ¡siempre alertas y dispuestos a luchar falte quien falte, muera quien muera! De manera que nuestra Revolución no vaya a ser débil porque el enemigo pueda arrancar una vida, o dos vidas, o tres vidas. Si un jefe cae, el deber es poner otro jefe, inmediatamente y sin discusión de ninguna clase; si un jefe cae, inmediatamente otro ocupa su puesto, sea quien sea ese jefe. >>Y ya nosotros, cuando las circunstancias no eran las de hoy, dimos nuestra opinión y el pueblo tomó una decisión. Si el Primer Ministro falta (exclamaciones de: “¡no, no!”) —en cualquier momento, el problema no es desearlo o no desearlo, el problema es que todo el mundo sepa lo que debe hacer en cada circunstancia, y a nosotros lo que nos preocupa es que el pueblo lo sepa hacer en cada circunstancia, y ese es nuestro deber con el pueblo—, si el Primer Ministro falta (exclamaciones de: “¡no, no!”) —quiero decir, si los enemigos de la Revolución llevan a cabo una agresión—, lo único realista y lo único objetivo es saber lo que hay que hacer, y saber que tienen ustedes inmediatamente un sustituto del Primer Ministro, y ustedes lo van a decir. Ya en aquella concentración dijimos que yo proponía a Raúl para Primer Ministro, si faltaba el Primer Ministro. >>Y si faltan los dos, el Presidente de la República se reúne con el Consejo de Ministros y designa otro Primer Ministro, que aquí hay que estar preparados para todas las contingencias. Cuando un pueblo se encara a una tarea como a la que se ha encarado el pueblo de Cuba; cuando un pueblo, pequeño como el de Cuba, tiene adversarios poderosos como tiene Cuba hoy, todas las contingencias deben ser previstas, y ese pueblo debe saber qué es lo que tiene que hacer, ¡y lo que tiene que hacer, antes que todo, es saber que nunca puede ese pueblo dividirse ante una acción del enemigo y que la reacción del pueblo es estrechar filas siempre! (Exclamaciones de: “¡unidad, unidad!”). >>Cuando un pueblo, pequeño como el nuestro, se echa sobre sus hombros una tarea como la que se ha echado nuestro pueblo, debe saber siempre qué hacer. Y no importa que seamos pequeños; si actuamos bien, si sabemos qué hacer, saldremos vencedores, ¡porque vencen los que tienen la razón y saben llevar adelante su razón, saben luchar por su razón! Y nosotros podemos estar seguros de que si hacemos lo que tengamos que hacer, saldremos victoriosos, saldremos vencedores. >>Así pues, solo me resta, en este Primero de Mayo, reafirmar ese propósito, ese propósito de seguir todos cumpliendo nuestro deber, en nuestros puestos, y pedirles a todos que hagan lo mismo. Expresarles nuestra fe en los destinos de la patria, nuestra fe en la solidaridad de los pueblos hermanos del Continente, por los cuales estamos luchando, porque ellos aprenderán de nuestra experiencia, aprenderán de los aciertos que tengamos, y aprenderán hasta de los errores que tengamos. Y así, nosotros seremos útiles para nuestros pueblos hermanos en nuestros aciertos y en nuestros errores. Tenemos fe en la solidaridad de esos pueblos hermanos y fe en la solidaridad de todos los pueblos del mundo. >>A los pueblos hermanos de América, id a contarles lo que es Cuba; id a rebatir las mentiras que se escriben contra esta tierra generosa y noble, id a decirles que este pueblo no está aquí porque siga a nadie, que este pueblo está aquí por razones muy profundas, ¡que este pueblo está aquí porque en la vida del Gobierno Revolucionario hemos sabido cumplir con el pueblo, y el pueblo es leal con los que son leales con él!, ¡y el pueblo tiene fe en los que tienen fe en él! ¡Id a decirles a los pueblos hermanos que aquí hay un pueblo espartano y que de nosotros podrán decir solo lo que dice la lápida que se escribió en el paso de las Termópilas: “Id a decirle al mundo que aquí yacen 300 espartanos, que prefirieron morir antes que rendirse”. >>Eso es lo que espera América de nosotros; eso es lo que espera el mundo de nosotros; y nosotros sabremos corresponder a las simpatías y a la solidaridad que hemos recibido. ¡Juremos todos, soldados del Ejército Rebelde, milicianos, campesinos, obreros, estudiantes, jóvenes; alcemos nuestras banderas cubanas, alcemos nuestros rifles, alcemos nuestros machetes, para jurar que cumpliremos nuestra consigna de ¡Patria o Muerte!>>
Roguemos porque lo hagan cuanto antes
El Gobierno de Estados Unidos continuó sus acciones contra Cuba. Los primeros días de mayo, aviones y naves marítimas violaron el espacio aéreo de Cuba, así lo informó el líder de la Revolución en su intervención del 13 de mayo:
<>El día 6 de mayo a las 22 horas el guardacostas “Oriente” avistó a 5 millas de la costa de Matanzas un submarino norteamericano al que siguió y dio alcance cerca de Cayo Blanco, haciéndole varios disparos hasta que dio la señal identificándose, como el C-4-C1.
>>El día 7, al día siguiente, un yate del INIT observó volando sobre la costa dos aviones de guerra y muy cerca de estos un destructor con las señales U.S.N-42. El propio día 7 otra unidad de la Marina de Guerra identificó volando sobre Cabo Cruz otros dos aviones de guerra americanos.
El día 8 un buque de bandera cubana observó próximo a las costas cubanas, hacia cabo Cruz, al destructor, “Sullivan”, dentro de nuestras aguas jurisdiccionales. Posteriormente aviones de las FAR identificaron otro submarino norteamericano en aguas cubanas y un bombardero de ese país fue visto sobre Cabo Cruz. El mismo día 8 el Guardacosta 14 avistó a dos destructores de Estados Unidos al norte de Cayo Blanco.
>>El día 11 el propio Guardacostas 14 descubrió el crucero “Norfolk” a dos millas de Cayó Blanco, dentro de las tres millas de nuestras aguas jurisdiccionales. En ningún caso tenían permiso para navegar por nuestras aguas y además lo hacía con las luces apagadas violando todas las disposiciones y reglamentos aprobados internacionalmente. Ese concepto colonialista que tienen sobre los demás pueblos latinoamericanos lo expresan a través de sus publicaciones, con frecuencia es posible ver en las revistas que hacen circular entre sus fuerzas armadas como expresan conceptos vejaminosos sobre nuestros pueblos, sobre nuestras cosas, que ven como cosas de gente inferior, de pueblos esclavos.
>>Por ejemplo, en la revista Elektra Record [un cancionero] publican una canción sobre la bahía de Guantánamo en la que dicen: Bahía de Guantánamo “no tienes mucho de base y mucho menos de puerto, y estando en ella se va dando cuenta que está metido en un nido que es hogar de pulgas, cucarachas, y prostitutas; cantemos sus alabanzas y logremos que un día podamos largarnos de ella”.
>>Y nosotros decimos, roguemos porque lo hagan cuanto antes. Se ve que son versos hechos con el criterio del Guantánamo de antes, cuando la ciudad era para ellos un lugar de recreo, de las más sucias distracciones, de las andanzas de otros tiempos… Y lee este párrafo que aparece en la revista: “Los muchachos vamos a comprar TNT y un día soleado vamos a volar esta maldita bahía de Guantánamo”. Este es el concepto que tienen de Guantánamo, un concepto que no tiene nada que envidiar al nazismo. Y todavía hay quienes quieren defender estas cosas. Todavía hay quienes con una filosofía hueca, vacía, añoran todas estas cosas. Yo estoy seguro de que en el mundo se tiene otro concepto muy distinto de nuestro país>>.

Comités Populares en Defensa de la Revolución
Centenares de telegramas llegaron a las redacciones de los periódicos condenando las agresiones contra Cuba y respaldando al Gobierno Revolucionarios, con la disposición de defender la patria al precio que fuera necesario. El periódico Noticias de Hoy publicó el 15 de mayo la disposición de los habaneros para enfrentar la agresión.

<>La consigna de “Cada Calle una Trinchera” ha sido ampliada a “Cada Casa una Fortaleza contra el Invasor”. Los organizadores de estos reductos de la patria se encargan de instruir a los obreros y vecinos de esos lugares acerca de cómo se debe actuar frente a los criminales que intenten pisar la tierra cubana que son de conquista, y el pueblo ratifica su decisión de dar hasta la última gota de sangre por salvar la soberanía nacional bajo el grito de “¡Patria o Muerte!”.
>>No hay un resquicio que no esté bajo la genuina protección del mismo pueblo, ojo avisor, contra los que públicamente o en forma encubierta han venido preparándose para la agresión a Cuba. Eso es en la ciudad, donde las condiciones de lucha tienen una característica especial, por lo que la vigilancia debe ser extrema contra los posibles terroristas y saboteadores, de los que dará buena cuenta el propio pueblo>>.

Desde hace varias semanas se constituyen Comité de Defensa de la Revolución
En el Club Deportivo Puentes Grandes se efectuó el miércoles 19, en horas de la noche, una importante asamblea del Comité de Defensa de la Revolución cubana del barrio de Puentes Grandes.
<>Abrió el acto Félix Desiderio de Armas, que vestía uniforme de las milicias obreras, quien informó que desde hace varias semanas se vienen constituyendo estos Comité de Defensa de la Revolución no solo en las ciudades, sino también en el campo e hizo un recuento de las labores que se han venido desarrollando en la integración de nuevos comités y de la necesidad de elevar la conciencia revolucionario del pueblo. Explicó pormenorizadamente los propósitos de los comités, sus objetivos y proyecciones y habló sobre las medidas que sería más conveniente adoptar en caso de emergencia bélica, siendo interrumpido frecuentemente por los asambleístas para hacer proposiciones al respecto. […]. De las charlas sostenidas por las asambleístas se dieron ideas a fin de confeccionar camillas y tenerlas en los hogares; dotar cada casa de botiquines bien surtidos, así como tener dispuestos suficientes cocteles “Molotov”.
>>Todas estas sugerencias fueron expuestas y recibidas por la asamblea, como medidas previsoras, pues aunque nuestro pueblo no es belicista ni desea en modo alguno tener que enfrentarse a una contingencia de ese tipo y solo desea trabajar en paz manteniendo armónicas relaciones con todos los países, no se pueden conocer las actividades de los criminales de guerra y algunos gobiernos enemigos del progreso y la libre determinación de nuestro pueblo. Por último, quedó pendiente de recibirse de la Cruz Roja Nacional, con quien ya se hicieron gestiones, la fecha y el nombre del instructor de primeros auxilios que concurrirá a darles las primeras clases>>.

Comprometerse a defender mutuamente uno u otro suelo en caso de agresión
Un importante acuerdo de solidaridad continental firmaron estudiantes de universidades cubana y venezolana. El documento está lleno de los sentimientos solidarios que animaron a ambos pueblos, tanto ayer como hoy.
<>.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo del Ejército Rebelde y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s