La solidaridad latinoamericana

(Tomado de un libro en preparación de los autores Dr. C. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román).

No permanecer indiferente ante cualquier intento de invasión a Cuba En la tarde del 6 de abril de 1969, se daba a conocer en el Senado chileno, por los parlamentarios Salvador Allende, Luis Bossay y Eduardo Frey, un documento firmado por personalidades del continente en apoyo a la Revolución Cubana. El pueblo de Cuba está ejerciendo, en estos momentos, el derecho a su libre determinación, universalmente aceptado y consagrado en la carta de las Naciones Unidas. La libre determinación es la más sólida garantía que tienen los países de Nuestra América para conseguir escapar de la pobreza y la ignorancia. La violación de este derecho representaría un atentado y un peligro para todos nuestros países. La opinión pública de América Latina no puede permanecer indiferente ante cualquier intento de invasión a Cuba, cualquiera agresión económica o cualquier distorsión de la verdad. Como ciudadanos responsables de países libres y soberanos obedecemos a un imperativo de conciencia a hacer un fervoroso llamado a la opinión pública para que se mantenga vigilante y alerta en defensa de la libre determinación de los pueblos y, en este caso, de los legítimos derechos del pueblo cubano. Firman el documento las siguientes personas de los países que se indican: Chile: Salvador Allende, senador y ex candidato presidencial de la izquierda; Luis Bossay, senador y ex candidato presidencial del Partido Radical; Eduardo Frey, senador y ex candidato presidencial democratacristiano y Juan Gómez Millás, rector de la Universidad de Chile. Argentina: Lucas Ayarragaray, ex candidato presidencial, presidente del Partido Demócrata Cristiano; Alfredo Palacios, ex candidato presidencial y líder del Partido Socialista y Rissieri Frondizi, rector de la Universidad de Buenos Aires. Brasil: Janio Quadros, candidato a la presidencia de la República; Fernando Ferrari, candidato a la vicepresidencia de la República y Sergio Magalhaes, vicepresidente de la Cámara de Diputados. Costa Rica: Rodrigo Facio, rector de la Universidad. México. Lázaro Cárdenas, ex presidente de la República. Perú: Javier Correa, presidente del Partido Demócrata Cristiano y Ramiro Priale, Secretario General del APRA. Uruguay: Mario Cassiononi, rector de la Universidad de Montevideo, Emilio Frugone, ex candidato presidencial líder socialista y Dardo Regules, ex canciller y ex secretario, líder democratacristiano. Venezuela: Rafael Caldera, ex candidato presidencial, líder del Partido Demócrata. “Armas para Cuba” desde Venezuela El pueblo cubano enfrascado en aportar dinero para comprar armas para la defensa del país continuó desarrollando iniciativas encaminadas a aumentar el monto de lo recaudado. Prensa Latina en un cable fechado el 6 de abril, informó que la consigna de recaudar dichos fondos fue más allá de las fronteras y Venezuela abrió la cuenta bancaria: “Armas para defender a Cuba”. Una cuenta con la identificación “Armas para Cuba”, a la cual los amigos de la Revolución cubana podrán realizar directamente sus aportes económicos, fue abierta en el banco de Comercio por el Comité Venezolano Pro Defensa de la Revolución de Cuba. Esta decisión fue adoptada en el curso de una reunión efectuada en el local de la Asociación de Periodistas. La cuenta fue abierta con la cifra inicial de 1 813 bolívares (unos 545 dólares), recolectados el 19 de marzo pasado; durante la concentración popular celebrada en el panteón nacional con la consigna “defendiendo la democracia revolucionaria de Cuba se defiende la democracia constitucional de Venezuela”. El presidente del Comité, doctor Humberto Cuenca, declaró que actualmente se realizan actividades que permitirán el viaje de voluntarios venezolanos que se han alistado para combatir en la Isla en caso de emergencia producida por conspiración en el exterior. Declaró que igualmente se organiza una gira de varias instituciones venezolanas, cuyas delegaciones participarán en un encuentro latinoamericano de amigos de la Revolución cubana, anunciada para el 30 de este mes. Brigadas juveniles ecuatorianas dispuestas a defender a Cuba Cuba vivía momentos tensos de amenazas de agresión, los pueblos latinoamericanos se solidarizaban con el cubano. Desde Quito, el 12 de abril, Prensa Latina informó la disposición de los jóvenes ecuatorianos para apoyar a la Revolución Cubana. Brigadas Juveniles dispuestas a marchar hacia La Habana para defender la Revolución cubana, serán organizadas por la Unión Revolucionario de Juventudes Ecuatorianas, según acuerdo tomado en Asamblea General. El acuerdo manifiesta el propósito de “luchar contra cualquier invasión o intento contrario a la soberanía del pueblo cubano. La Unión difundirá en Ecuador, además, la realidad y realizaciones del régimen revolucionario, para mostrar los beneficios concedidos a las mayorías”. Eso es Fidel Castro Ruz Al llegar a La Habana, como parte de la embajada de buena voluntad de la hermana República de Honduras, el diputado Ildefonso Orellana Bueso escribió el siguiente acróstico dedicado al héroe de la Sierra Maestra, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Fanal de América Latina Inspiración, vida y luz; Descendiente de la Fama, Eso es Fidel Castro Ruz. La Patria de Morazán Con El sueña emocionada: Allá sus hijos están Sedientos de clarinada. Todos venimos ansiosos, Reverentes, a la Perla; Otrora yerma y sangrante; Recibiendo presurosos Un hálito de la SIERRA, Zona del hombre-gigante. Fidel los pueblos te agradecen/ palabras en acción y hechos que cantan La segunda página del periódico Noticias de Hoy del 13 de abril dio a conocer fragmentos de un nuevo poema de Pablo Neruda que forma parte de un extenso libro que hacía sobre el Caribe. Los fragmentos de referencia fueron leídos en el recital del poeta, 25 de marzo de 1960, en el Teatro Plaza Independiente, en Montevideo. Si el hondo mar que callaba los dolores/ las esperanzas levantó la tierra: / estas desembarcaron en la costa/ eran brazos y puños de pelea/ Fidel Castro con quince de los suyos/ y con la libertad bajo a la arena. / La isla estaba oscura como el luto/ pero izaron la luz como bandera./ No tenían más armas que la aurora/ y esta dormía aún bajo la tierra,/ entonces comenzaron en silencio/ la lucha y el camino hacia su estrella./ Fatigados y ardientes caminaban/ por honor y deber hacia la guerra,/ no tenían más armas que su sangre/ iban desnudos como si nacieran,/ y así nació la libertad de Cuba,/ de aquel puñado de hombres en la arena./ Luego la dignidad de los desnudos/ los visitó con la ropa de la Sierra,/ los nutrido con el pan desconocido/ los armó con la pólvora secreta,/ con ellos despertaron los dormidos/ dejaron su sepulcro las ofensas,/ las madres despidieron a sus hijos/ el campesino relató su pena,/ y el ejército puro de los pobres/ creció y creció como la luna llena./ No le quitó soldados el combate/ creció el cañaveral en la tormenta/ el enemigo le dejó sus armas/ abandonadas en las carreteras,/ los verdugos temblaban y caían/ desmantelados por la primavera/ con un disparo que condecoraba/ con la muerte, por fin, sus camisetas/ mientras que el movimiento de los libres/ movía como el viento las praderas/ sacudía los surcos de la isla/ surgía sobre el mar como un planeta,/ Fidel, Fidel los pueblos te agradecen/ palabras en acción y hechos que cantan/ por eso desde lejos te ha traído/ una copa del vino de mi patria./ Es la sangre de un pueblo subterráneo/ que llega de la sombra a tu garganta/ son mineros que viven hace siglos/ sacando fuego de la tierra helada,/ van debajo del mar por los carbones/ y cuando vuelven son como fantasmas/ se acostumbraron a la noche eterna/ les robaron la luz de la jornada/ y sin embargo aquí tienes la copa/ de tantos sufrimientos y distancias/ la alegría del hombre encarcelado/ poblado por tinieblas y esperanzas/ que adentro de la mina sabe cuando/ llegó la primavera y su fragancia/ porque sabe que el hombre está luchando/ hasta alcanzar la claridad más ancha./ En Cuba ven los mineros australes/ los hijos solitarios de la pampa/ los pastores del frío en Patagonia/ los padres del estaño y de la plata/ los que casándose con la cordillera/ sacan el cobre de Chuquicamata/ los hombres de autobuses escondidos/ en poblaciones puras de nostalgia/ las mujeres de campos y talleres/ los niños que lloraron sus infancias./ Esta es la copa, tómala, Fidel/ está llena de tantas esperanzas/ que al beberlas sabrás que tu victoria/ es como el viejo vino de mi patria/ no lo hace un hombre sino muchos hombres y no una uva sino muchas plantas/ no es una gota sino muchos ríos/ no un capitán sino muchas batallas/ y están contigo porque representas/ todo el honor de nuestra lucha larga/ y si cayera Cuba caeríamos/ y vendríamos para levantarla/ y si florece con todas sus flores/ florecerá con nuestra propia savia/ y si se atreven a tocar la frente/ de Cuba por tus manos libertada/ encontrarán los puños de los pueblos/ sacaremos las armas enterradas/ la sangre y el orgullo acudirán/ a defender a Cuba bien amada. En la misma página del periódico aparece un facsímile con una nota del propio Neruda: <>. Rebelión en Venezuela La madrugada del 21 de abril fue violenta y dramática para el pueblo venezolano, que estaba atento a las transmisiones radiales para conocer sobre la rebelión de un grupo de sediciosos levantados en armas contra el gobierno del presidente Rómulo Betancourt, quien se encontraba con el firme respaldo de los dirigentes políticos, obreros y militares de Venezuela. Los acontecimientos de ese país, donde la conjura internacional y las fuerzas retrógradas del continente intentaron subvertir el orden constitucional, han producido una ola de solidaridad con el pueblo hermano en todo el hemisferio. La edición No. 424 de Revolución, del jueves 21 de abril informó en primera página: “COMBATE VENEZUELA. Anuncian nuevo encuentro en Tachira”. Sin embargo, poco después, al conocerse la nueva situación, el periódico continuó imprimiéndose con otro titular: “EN FUGA LOS SEDICIOSOS DE VENEZUELA. DOMINADA LA REBELIÓN”. Al parecer, cuando se imprimía la edición con el primer titular, llegó la noticia de que la rebelión había sido dominada y se le cambió el titular principal. El resto de los titulares y del contenido del periódico se mantuvieron, con excepción de la nueva información: […] El Gobierno Nacional desbarató hoy en la mañana la invasión que dijo fue armada con la cooperación de la República Dominicana, y sus fuerzas están ahora persiguiendo a los sediciosos que durante 24 horas mantuvieron el control de la ciudad de San Cristóbal sobre la frontera con Colombia. La población civil de San Cristóbal se apoderó de las emisoras comerciales que estaban en poder de los rebeldes a tiempos que estos abandonaban el cuartel Simón Bolívar y se daban a la fuga frente a las fuerzas del gobierno>>. Un deber bolivariano y de un imperativo martiano Ante la situación que afrontaba el pueblo venezolano, Cuba ofreció una respuesta justa y tajante: miembros del Ejército Rebelde, perfectamente equipados serían enviados a la hermana república, si así se solicitara. Esta decisión se hizo pública en la misma edición del periódico Revolución del 21 de abril. Así lo dio a conocer Osvaldo Dorticós Torrado, a nombre del Gobierno Revolucionario, al embajador de Venezuela, José Nucete Sardi, con la asistencia del ministro de Relaciones Exteriores, Raúl Roa. El Gobierno y el pueblo de Venezuela se encaran, en estos momentos, a una sublevación militar urdida por los intereses más reaccionarios del país y apoyada por elementos estrechamente ligados a Pérez Jiménez, Trujillo y Batista y a los grandes consorcios extranjeros que explotan nuestras riquezas. Nuestra América no puede permanecer indiferente, sin traicionarse a sí misma, ante esta torva intentona que, por su origen, composición y alcance, forma parte de la conspiración internacional en desarrollo contra la soberanía, el progreso y el bienestar de nuestros pueblos, erguidos ya en la plena afirmación de sus derechos y aspiraciones contra enemigos nacionales y foráneos harto conocidos. El Gobierno Revolucionario y el pueblo de Cuba, enfrentados resueltamente a esa conjura inescrupulosa, se alinean junto al Gobierno y al pueblo de Venezuela, en cumplimiento de un deber bolivariano y de un imperativo martiano y le brindan su solidaridad militante y su efectivo concurso en la batalla que libran, ejemplarmente unidos, en esta coyuntura decisiva de nuestro común destino. Esa batalla es tan nuestra, por venezolana y americana, como suya es, por cubana y americana, la que libran el Gobierno Revolucionario y el pueblo de Cuba en defensa de su autodeterminación nacional y su independencia económica, y, por eso, puedo ofrecer, y ofrezco formalmente, al Gobierno que preside Rómulo Betancourt, armas y hombres en la cantidad que precisen, acorde con la oferta hecha al bravo pueblo venezolano por el Primer Ministro y líder de la Revolución Cubana, doctor Fidel Castro, durante su estancia en Caracas. La batalla librada en Venezuela se ha librado también por Cuba. El 22 de abril, una avioneta con rumbo norte quemó cañas en las cercanías de Bauta, La Habana. Desde la avioneta lanzaron un niple de ocho pulgadas con un rótulo en inglés que decía: “Garantizado por 60 días. Contiene material inflamable”. Esa noche para informar al pueblo sobre el desarrollo de la obra revolucionaria, exponer ampliamente los nuevos planes del Gobierno y explicar la situación que se vivía en Cuba en esos momentos, compareció ante las cámaras de televisión el compañero Fidel Castro, líder máximo de la Revolución, en medio de la expectación general que ya era costumbre en todas sus comparecencias públicas. A través del FIEL (Frente Independiente de Emisoras Libres), y desde los estudios del Canal 2 y Telemundo, Fidel informó ampliamente sobre la situación del momento y respondió preguntas de los periodistas que integraron el panel: Gregorio Ortega, Mario Kuchilán y Luis Báez. […] El primer tema abordado en la entrevista fue el referente a los hechos ocurridos en los últimos días en Venezuela y la cooperación ofrecida por nuestro pueblo y Gobierno a la democracia y el pueblo hermano de ese país. Nuestro ofrecimiento de armas y hombres a Venezuela, expresó Fidel, era un deber de los cubanos, ya que el pueblo venezolano es uno de los pueblos de la América donde la Revolución cubana cuenta con más simpatías, donde tienen más amigos, donde se están organizando milicias igual que nuestra patria, y esas milicias han manifestado su disposición a defender nuestra causa en este suelo, donde se han hecho varias colectas para la compra de armas y aviones que defiendan a nuestro pueblo y la Revolución, y en general podemos estar seguros que el pueblo venezolano es un pueblo profundamente revolucionario. Sin duda alguna, en el pueblo venezolano hay una firme y honda conciencia revolucionaria. Así lo ha demostrado en esta ocasión. Y encima de todo eso, hay que tener en cuenta que nuestros pueblos están unidos por muchos vínculos, ya que hemos sufrido la opresión de los mismos intereses, nos hemos visto amenazados por los mismos intereses y son esos intereses los que han tratado de frenar el desarrollo de nuestros pueblos. Y ambos hemos sufrido iguales períodos de explotación económica. El pueblo de Venezuela es un pueblo que lucha por llevar adelante su política de liberación económica y justicia social. Nosotros sabemos que podemos contar con los venezolanos ya que somos dos pueblos hermanos. Dos pueblos de recíprocas simpatías. Por todos estos motivos, el Gobierno cubano que representa el sentir del pueblo, no podía permanecer indiferente ante el peligro que encaraba Venezuela. Nuestro Gobierno siempre ha hecho lo que el pueblo ha deseado que se haga. Por eso, el Gobierno cubano no solo ofreció su respaldo moral, sino ofreció también su ayuda material e inmediata en caso de que fuese necesaria. Y al saber que Venezuela había sido invadida por elementos militaristas, aliados a los mismos intereses que combaten a la Revolución cubana, ofrecimos sin vacilación nuestra ayuda al Gobierno y al pueblo venezolano. También le comunicamos a los venezolanos que en caso de necesitarla, nuestra ayuda en hombres y armas sería prestada a las 24 horas de solicitada. Con ese fin, teníamos preparados a mil de nuestros mejores hombres, que hemos estado adiestrando esmeradamente en todos estos meses, para enviarlos allá si fuere preciso. Cumplimos nuestro deber. Y eso no tiene nada de extraordinario. Si todos los pueblos de América estuviesen en la misma disposición de ayudar a sus hermanos, cuando estos sufren cualquier ataque, los pueblos de América no tendrían tantos problemas. Si todos los pueblos latinoamericanos reaccionaran cuando atacan a otro pueblo en la misma forma que ha reaccionado el pueblo cubano, no se hubieran producido en América las intervenciones de intereses poderosos en los destinos de nuestros pueblos. Nosotros creemos que los pueblos latinoamericanos deben ayudarse, sobre todo en los momentos difíciles. En el caso de Venezuela nosotros actuamos de acuerdo con nuestra conciencia. Solo hemos demostrado con los hechos, lo que antes habíamos prometido con nuestras palabras. Según las informaciones cablegráficas que conocemos sobre Venezuela, el pueblo fue quien resolvió la situación. Su reacción fue inmediata y fue una reacción de todo el pueblo. Obreros, estudiantes y campesinos, por encima de sus discrepancias, se manifestaron en apoyo decidido y unánime en defensa de la democracia venezolana. Todo esto demuestra la profunda conciencia revolucionaria del pueblo venezolano, ya que según tengo entendido fueron las milicias campesinas, estudiantiles y obreras las que avanzaron sobre el cuartel que habían tomado los sediciosos, fueron los que primero marcharon sobre la guarnición que se había rendido a los invasores. Incluso, las informaciones señalan que fueron campesinos los que arrestaron al jefe del grupo sedicioso. Por lo que se ve, en Venezuela existe una unión de pueblo muy poderosa y esa unión constituye el factor decisivo de sus destinos. Esta es una gran lección la que han dado el pueblo venezolano. Además, nos alegra comprobar que fue el propio pueblo quien encaró el peligro y ocupó el puesto de avanzada a la hora de defender al Gobierno democrático de Venezuela. En este sentido la batalla librada en Venezuela se ha librado también por Cuba. Los campesinos venezolanos que tan valerosamente han liquidado a los sediciosos, nos han ayudado a nosotros también. Por eso está plenamente justificada la ayuda que ofrecimos. Nosotros lo que ofrecimos lo cumplimos y habíamos ofrecido a Venezuela que si se veían amenazados, si alguien agredía a las instituciones democráticas, acudiríamos en su auxilio. Por eso el Presidente de la República, interpretando los sentimientos y los deseos del pueblo cubano, ofreció a Venezuela inmediatamente su ayuda en hombres armados. Nosotros hacemos con los pueblos de América Latina, lo que esperamos que ellos hagan con nosotros sí nos vemos agredidos. Encuentro de solidaridad con Cuba Por iniciativa del Comité Venezolano Defensa de la Revolución Cubana se organizó el Encuentro de Solidaridad con Cuba, que comenzó el 30 de abril en el Capitolio Nacional, con más de quinientas participantes de Argentina, Venezuela, Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guayanas Británicas, Haití, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay. Los nombres de los asistentes por países fueron publicados en la página 4 del periódico Noticias de Hoy, del lunes 2 de mayo. Al encuentro asistieron invitados, en calidad de observadores, todos los exilados latinoamericanos que se encuentran en Cuba. El primer acto oficial del evento comienzo con la colocación de sendas ofrendas florales ante las estatuas de José Martí en el Parque Central y las de Simón Bolívar y Benito Juárez en el Parque de la Fraternidad. Entre los primeros acuerdos se aprobó para presidir la Mesa Presidencial al venezolano doctor Humberto Cuenca y a un representante de cada uno de los países participantes; y se honró con el título de Presidentes Honorarios a Waldo Frank, Salvador Allende, Luis Bossay, David Alfaro Sequeiros, Armando March y Enrique Betancourt Galíndez. A pesar de que no estaba previsto que la delegación cubana participara de la Mesa y en los debates, unánimemente la asamblea determinó que se incluyera a un delegado cubano. Después de varias horas de discusiones, la madrugada del primero de mayo concluyó el encuentro con la lectura del Llamamiento a los Pueblos Latinoamericanos y posteriormente de las Resoluciones. […] La Revolución Cuba es una Revolución auténticamente nacional, antiimperialista y antifeudal, con genuina esencia latinoamericana, cuya raíz histórica se encuentra en el pensamiento de Bolívar, San Martín, O´Higgins, Juárez, Martí, Hostos y demás hombres eminentes de América y es la vanguardia en la lucha por la liberación política, social y económica de nuestros pueblos. […] Y es que Cuba se ha convertido en un ejemplo a seguir por todos los pueblos americanos, porque está realizando con los hechos, las grandes transformaciones con las que soñaran siempre los mejores patriotas y los grandes hombres de nuestra América, y por las que luchan en este momento, con mayor fuerza que nunca, todos nuestros pueblos. […] Para llevar adelante sus planes agresivos las fuerzas reaccionarias cuentan con la complicidad de los criminales y esbirros que sirvieron a Batista. Cuentan asimismo con esos instrumentos dóciles que son los dictadores de algunos países americanos, y con la complicidad o el silencio de algunos gobiernos llamados democráticos, que de ese modo son también responsables de la conjuración contra Cuba. Pero con lo que no pueden contar nunca, es con los pueblos de América Latina, que representados en este encuentro de La Habana, hacen oír su voz de protesta contra las provocaciones y los planes de agresión a la República de Martí. Por todo lo dicho, el Encuentro Latinoamericano de Solidaridad con Cuba recomienda a todos nuestros pueblos entre otras, las siguientes iniciativas para ayudar al desarrollo y la estabilidad de la Revolución Cubana: 1.—Creación de un Comité Coordinador, con sede en Caracas, y Comités nacionales de solidaridad en cada uno de los países de Latinoamérica, con el propósito de difundir y divulgar la obra constructiva que realiza la Revolución y denunciar todos los medios de agresión que contra ella se emplean, defendiéndola de toda imputación contraria a la verdad. El Comité Coordinador tendrá además como tarea la de impulsar la realización de Conferencias Nacionales que culminen con una gran Conferencia de los pueblos latinoamericanos. 2.—Auspiciar colectas para armas y aviones, tractores y demás elementos necesarios para la Revolución, inscripción de voluntarios y acciones en masa para impedir la invasión y para defender a Cuba en caso de cualquier ataque. 3.—Promover una intensa campaña popular a favor de la asistencia de las naciones latinoamericanas a la Conferencia de Países Subindustrializados a celebrarse en La Habana bajo el auspicio del Gobierno Revolucionario. 4.—Hacer conciencia de que los gobiernos despóticos que persisten en América (Santo Domingo, Nicaragua, Paraguay y Haití) constituyen el mayor peligro contra Cuba y destacar también que la existencia de pueblos coloniales (cuya absoluta independencia propiciamos) como asimismo la complicidad o el silencio de algunos mal llamados gobiernos democráticos, facilitan los planes agresivos contra la Revolución. 5.—Celebración de acuerdos entre las centrales de trabajadores, campesinos, profesionales, estudiantes, destinados a impedir o paralizar toda clase de actividades que puedan ser utilizadas por el imperialismo para la agresión a Cuba (petróleo, cobre, hierro, estaño, azufre y demás materiales de utilización bélica). 6.— Prohibir o impedir la formación de falanges, guardia de asalto y demás agrupaciones integradas por enemigos de la Revolución, y de toda clase de ejércitos mercenarios que puedan agredir a Cuba. 7.—Realizar una activa campaña contra los periódicos y demás medios de información que calumnian u hostilizan a la Revolución Cubana. 8.—Condenar por todos los medios las amenazas de utilizar la Organización de Estados Americanos para bloquear diplomáticamente a Cuba o para llevar a cabo una intervención multilateral. 9.—Fomentar un intenso intercambio cultural y científico entre Cuba y sus hermanas del continente. 10.—Finalmente este encuentro reclama de todos los intelectuales, artistas, científicos, técnicos, profesionales, estudiantes, obreros, campesinos, y en general todos los hombres demócratas de América, para que pongan su más firme voluntad y su más clara conciencia al servicio de la Revolución Cubana. ¡Alerta, pues, hermanos de América: la causa de Cuba es nuestra causa y la agresión que prepara el imperialismo yanqui contra la Isla es una agresión contra los pueblos del continente! ¡Movilicémonos pues para defenderla! ¡Fuera de Cuba las garras del imperialismo! ¡Viva la heroica Revolución Cubana que inicia una nueva era de liberación para todos los pueblos de América Latina!> Los delegados al Encuentro Latinoamericano de Solidaridad con Cuba, complementan su declaración con las siguientes Resoluciones que consideran ayudarán a afirmar el proceso de consolidación de su actual etapa revolucionaria: PRIMERO: Bregar por la independencia de Puerto Rico y exigir la libertad del líder nacionalista Pedro Albizu Campos y los hombres y mujeres que con él pueblan las cárceles de la Isla y de los propios Estados Unidos, por mantener comunes ideales. SEGUNDO: Respaldar al pueblo de Panamá en su actitud reivindicatoria de sus legítimos derechos sobre el Canal, y el ejercicio pleno de la soberanía en todo su territorio. TERCERO: Denunciar los planes que a través del Fondo Monetario Internacional desarrolla el imperialismo con el propósito de dominar aún más todas las economías nacionales de los pueblos Latinoamericanos. CUARTO: Libertad para todos los presos sindicales y políticos que en las cárceles de diversos países Latinoamericanos sufren arbitrariamente de prisión y torturas en sus luchas por la liberación de los pueblos. QUINTO: Abolición de todas las leyes represivas que con el pretexto de defender la democracia, se convierten en instrumentos que la desvirtúan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s