Marzo de 1960: EL EJÉRCITO REBELDE Y LA DEFENSA DEL PAÍS

(Tomado de un libro en preparación de los autores Dr. C. Eugenio Suárez Pérez y Ms. Acela Caner Román).
El periódico Revolución en su edición del martes primero de marzo informaba la aprobación por los peritos norteamericanos de las pruebas aportadas por la Fuerza Aérea Revolucionaria acerca de la explosión del avión el 18 de febrero del propio 1959.
En lo que respecta a este cuerpo armado, concluía el proceso de investigación relacionada con la incursión aérea realizada por un avión procedente de la Florida, sobre nuestro territorio, que estalló cuando intentaba lanzar una bomba explosiva sobre el central España.
Quedaba demostrado plenamente en el informe rendido por el capitán Claudio Rey Moriña al jefe de la fuerza aérea, comandante Sergio del Valle, que el avión transportaba una bomba de 100 libras, de fabricación norteamericana y que al estallar hizo volar en pedazos el aparato y sus tripulantes, identificados como los pilotos Roberto Ellis Frost de nacionalidad estadounidense, y el cubano Onelio Santana Roque, exmiembro de la Policía Nacional. La investigación develaba igualmente que la nave salió del aeropuerto de Tamiami y que, además, usaba en sus incursiones para los bombardeos y quema de caña sobre nuestro país dos bases próximas a Cayo Hueso y al comando aéreo de EUA. Se daba a conoce también que los pilotos tenían como cómplices en Miami a Charles William Hormel y aEvelio Alpízar Pérez.

Una nueva barbarie de los enemigos de la Revolución
Las denuncias del pueblo cubano contra las agresiones desde Estados Unidos no frenaban los vuelos piratas contra la Isla, ni modificaban la política agresiva de su gobierno; todo lo contrario, la escalada de ataques criminales aumentaba. Ahí estaba la ley que pedía al Congreso de ese país que rebajara a 192 000 toneladas la cuota anual de importaciones de azúcar cubano al mercado estadounidense. Sin embargo, la acción más horrenda estaba por cometerse.
El 4 de marzo, un barco con una carga preciada —armamento y municiones para la defensa del país— había atracado, en horas de la mañana, en el puerto de La Habana. A las 03:10 de la tarde fue víctima de dos mortíferas explosiones en la que perdieron la vida nobles hombres del pueblo. Era un nuevo y criminal atentado, el más brutal y sangriento zarpazo contra el pueblo cubano después del triunfo de la Revolución.
En esta edición publicamos un artículo sobre este hecho, del investigador coronel de la reserva Tomás Gutiérrez González.

Nosotros no le tenemos miedo a ninguna tropa de desembarco en este país
En las honras fúnebres a las víctimas de las explosiones del buque La Coubre, en el cementerio de Colón, Fidel analiza en detalles los sucesos del día anterior. En una parte de su intervención, ante las intenciones del gobierno norteamericano de desembarcar en Cuba para destruir la Revolución Cubana, la respuesta de Fidel fue tajante.
“[…] ¿Quién dijo que desembarca aquí nadie? ¿Y quién dijo que aquí se puede desembarcar tranquilamente? Y por lo pronto, entre las cosas probables —que es bueno decir un día como hoy, porque en realidad estamos ya los cubanos bastante grandecitos en materia de patriotismo y en materia de civismo para que vayan a usarse contra nosotros esas insinuaciones— y entre las cosas posibles de que se habla, permítaseme decir que nos sentimos sencillamente admirados cuando con esa tranquilidad dicen enviar aquí, entre las cosas posibles la infantería de Marina, ¡como si nosotros no contáramos para nada, como si en caso de esa eventualidad los cubanos nos fuéramos a quedar cruzados de brazos, como si los cubanos no fuéramos a resistir cualquier desembarco aquí, de cualquier tropa que intente doblegar a nuestro pueblo!
”Y es bueno que se diga, que lo digamos de una vez hoy aquí, en estos instantes en que venimos a depositar en las tumbas a un número considerable de soldados y de obreros y de ciudadanos que ayer estaban como estamos nosotros hoy —que quién sabe las veces que nos encontramos con ellos en los centros de trabajo, o en las concentraciones públicas, o nos encontramos con ellos en las instalaciones militares, o nos encontramos con ellos en las zonas de operaciones; que quién sabe cuántas veces, como ustedes, aplaudían y vivían llenos de las nobles ilusiones que la Revolución ha despertado en cada cubano humilde—; cuando venimos en luctuosa peregrinación a llevar sus restos a las tumbas, tranquilamente, serenamente, como quienes cumplimos un deber doloroso y lo sabemos cumplir, y lo sabemos cumplir abnegadamente, y lo sabemos cumplir sabiendo que mañana podemos ser otros, como ellos lo fueron ayer, y como otros lo fueron antes que ellos —porque los cubanos hemos aprendido a mirar la muerte serenamente y sin inmutarnos, porque los cubanos hemos adquirido un sentido real de la vida, que empieza por considerarla indigna cuando no se vive con libertad, cuando no se vive con decoro, cuando no se vive con justicia, cuando no se vive por algo, y por algo grande como están viviendo los cubanos en este momento—; aquí en este acto, entre estos muertos producto de quién sabe qué manos asesinas, digamos de una vez que nosotros no le tenemos miedo a ninguna tropa de desembarco en este país, que nosotros no esperaremos un segundo en tomar nuestros fusiles y en ocupar nuestros puestos, sin pestañear y sin vacilar ante cualquier tropa extranjera que desembarque en este país; que nosotros, es decir, el pueblo cubano, sus obreros, sus campesinos, sus estudiantes, sus mujeres, sus jóvenes, sus ancianos, hasta sus niños, no vacilarán en ocupar sus puestos tranquilamente, sin inmutarse y sin pestañear siquiera, el día que cualquier fuerza extranjera ose desembarcar en nuestras playas, venga por barco o venga en paracaídas, o venga en avión, o venga como venga y vengan cuantos vengan. […]
”Quien haya visto al pueblo avanzar sobre aquella explosión que dejaba tras de sí como un hongo, que recuerda el hongo de las explosiones nucleares; quien haya visto al pueblo avanzar hacia aquel hongo sin saber de qué se trataba, puede estar seguro de que nuestro pueblo es un pueblo en condiciones de defenderse, es un pueblo capaz de avanzar hasta contra los hongos de las bombas nucleares”.

Para este pueblo la disyuntiva sería patria o muerte
En esa misma intervención, Fidel reitera que el pueblo se enfrentaría con valor a cualquier agresión enemiga, y pronuncia por primera vez la consigna de PATRIA O MUERTE como única alternativa de la Revolución.
“[..] Mas, si ello ocurriera, por desgracia, pero sobre todo para desgracia de los que nos agredieran, que no les quede duda de que aquí en esta tierra que se llama Cuba, aquí en medio de este pueblo que se llama cubano, habrá que luchar contra nosotros mientras nos quede una gota de sangre, habrá que pelear contra nosotros mientras nos quede un átomo de vida. Nosotros nunca agrediremos a nadie, de nosotros nadie nunca tendrá nada que temer, pero quien nos quiera agredir debe saber sin temor a equivocarse que con los cubanos hoy, que no estamos en el año 1898 ni en 1899, que no estamos a principio de siglo, que no estamos en la década de 1910 o de 1920 o de 1930, con los cubanos de esta década, con los cubanos de esta generación, con los cubanos de esta era —no porque seamos mejores, sino porque hemos tenido la fortuna de ver más claro, porque hemos tenido la fortuna de recibir el ejemplo y la lección de la historia; la lección que costó tantos sacrificios a nuestros antepasados, la lección que costó tanta humillación y tanto dolor a las generaciones pasadas, porque hemos tenido la fortuna de recibir esa lección—, con esta generación hay que pelear, si nos llegan a agredir, hasta su última gota de sangre, con los fusiles que tengamos, con los fusiles que compremos, que le compremos al que nos lo venda, sencilla y llanamente, con las balas y las armas que compremos donde mejor nos parezca y con las armas que nosotros sabemos quitarles a los enemigos cuando estamos peleando.
”Y sin inmutarnos por las amenazas, sin inmutarnos por las maniobras, recordando que un día nosotros fuimos 12 hombres solamente y que, comparada aquella fuerza nuestra con la fuerza de la tiranía, nuestra fuerza era tan pequeña y tan insignificante, que nadie habría creído posible resistir; sin embargo, nosotros creíamos que resistíamos entonces, como creemos hoy que resistimos a cualquier agresión. Y no solo que sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos vencer cualquier agresión, y que nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte. Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía: libertad quiere decir patria. Y la disyuntiva nuestra sería patria o muerte”.

Lo cumpliremos un día como cortejo y otro día como féretro, si es preciso
La significación del 5 de marzo de 1960 fue expuesta por Fidel. En sus palabras destacó que ese día pasaría a la historia, como un día símbolo.
“[…] Hoy hemos venido a concluir un día de los más tristes, sí pero de los más firmes de nuestra patria y de los más simbólicos. […] Pero por amargo que sea, es lo cierto. Y aquí estamos cumpliendo este doloroso deber, y lo cumpliremos cuantas veces sea necesario, ¡lo cumpliremos un día como cortejo y otro día como féretro, si es preciso; lo sabremos cumplir, porque detrás de los que caen vienen otros, detrás de los que caen otros siguen en pie!
”Grande ha sido la pérdida en estos 14 meses; compañeros entrañables e inolvidables que ya no están entre los que venimos tras los féretros; compañeros que en el cumplimiento del deber han desaparecido de nuestras filas; sin embargo, las filas siguen marchando, el pueblo sigue en pie, ¡y eso es lo que importa! Y qué espectáculo tan imponente el de un pueblo en pie, qué espectáculo tan maravilloso y tan impresionante el espectáculo de un pueblo en pie, qué espectáculo como este de hoy, y ver marchar juntos a los que hace algunos años habría parecido un sueño verlos marchar como marchaban hoy, y quién habría siquiera soñado hace algunos años ver marchar las milicias obreras codo a codo con las brigadas universitarias, codo a codo con los soldados del Ejército Rebelde, codo a codo con los miembros de la marina y de la policía; codo a codo con una columna de campesinos con sus sombreros mambises, sus filas marciales y compactas, sus fusiles al hombro; guajiros de las montañas que hoy nos acompañan en este minuto de dolor, para que nadie quedase sin representación; para que allí, donde se confundían con el pueblo ministros y ciudadanos, se juntase la nación entera en lo que tiene de generosa, de combativa y de heroica.
”¡Quién iba a soñar siquiera que un día militares y obreros no serían enemigos, que un día militares y obreros y estudiantes y campesinos y pueblo no serían enemigos; que algún día los intelectuales marcharían del brazo de los hombres armados; que algún día el pensamiento, la fuerza de trabajo y el fusil marcharían juntos, como han marchado hoy!
”Antes marchaban separados, antes eran enemigos, antes habían hecho de la patria disímiles intereses, disímiles grupos, disímiles instituciones, y hoy la patria es un solo sentimiento, la patria es una sola fuerza, la patria es un solo grupo. Hoy no combaten muriendo entre sí campesinos y soldados, o estudiantes y policías, pueblo y fuerzas armadas; hoy, surgimos todos del mismo anhelo y de la misma aspiración; pueblo y militar son idéntica cosa. Antes combatían entre sí, hoy combaten juntos; antes marchaban por disímiles caminos, hoy marchan juntos, hoy luchan juntos obreros y soldados, hoy mueren juntos, unos a los otros ayudándose, unos dando las vidas por salvar a los otros, como hermanos entrañables.
”Por eso vi hoy más fuerte que nunca nuestra patria, vi hoy más sólida e invencible que nunca a nuestra Revolución, más gallardo y más heroico a nuestro pueblo. Hoy era como si en esa sangre, que era sangre de soldados y de obreros, sangre de obreros cubanos y de obreros franceses. […]
”Y así, al despedir a los caídos de hoy, a esos soldados y a esos obreros, no tengo otra idea, para decirles adiós, sino la idea que simboliza esta lucha y simboliza lo que es hoy nuestro pueblo: ¡Descansen juntos en paz! Juntos obreros y soldados, juntos en sus tumbas, como juntos lucharon, como juntos murieron y como juntos estamos dispuestos a morir”.

Guerra no declarada contra Cuba
El 10 de marzo se daba a conocer por la prensa el apoyo de Venezuela a la Revolución Cubana. En un editorial del periódico Noticias de Hoy se leían las siguientes declaraciones:
“De ‘guerra no declarada contra Cuba’ fue calificada la campaña que la prensa norteamericana realiza contra ese país, en una conferencia de prensa ofrecida este mediodía en el local de la Asociación Venezolana de Periodistas, por el Comité Pro-Defensa de la Revolución Cubana.
”El Secretario General del Comité, Ricardo Molina Martí, informó a los periodistas locales la verdad sobre el sabotaje en el barco francés ‘La Coubre’ que causó la muerte a cerca de un centenar de cubanos y franceses.
”También se refirió al ‘estímulo permanente’ por parte del gobierno de Estados Unidos a los centros de ataques contra territorio cubano, especialmente en los de la península de La Florida de dónde salen los aviones que incendian los cañaverales.
”En la conferencia de prensa, los voceros del Comité hablaron sobre la gira de Eisenhower por cuatro países sudamericanos y se planteó la actitud pusilánime de muchos gobiernos democráticos de América ante la agresión ‘al hermano país de Cuba’”.
También se hicieron declaraciones y actos de solidaridad con Cuba en Argentina, Vietnam del Norte, México, Panamá, Brasil, Corea del Norte y otros pueblos hermanos.
Mientras tanto, en Cuba todos los sindicatos acordaban incrementar los aportes a la compra de armas y aviones para la defensa de nuestra soberanía. Muchas iniciativas se adoptan en el país.
En el Parque Central de La Habana estuvo expuesta desde el jueves 10, del propio mes de marzo, una exposición fotográfica sobre el sabotaje al vapor La Coubre. El evento tenía como propósitos mostrar al pueblo, por medio de imágenes, la monstruosidad del hecho, y recaudar fondos para la adquisición de nuevas armas con que defender nuestra soberanía. En uno de los locales de la exposición los visitantes depositaban sus aportes monetarios en un barril colocado como recipiente.

Preparación de la agresión contra Cuba
El periódico Noticias de Hoy, del 13 de marzo, revelaba la relación entre los principales elementos batistianos que operaban en Honduras, país que abrigaba sus maniobras conspirativas, incluidos preparativos militares contra Cuba.
“[…] El hermano de Joaquín Casillas Lumpuy, el asesino del dirigente obrero Jesús Menéndez, el batistiano Juan Casillas Lumpuy, se mueve en Honduras con mucho dinero, organizando campamentos de enemigos del gobierno Revolucionario, y preparando campos de aterrizaje para aviones piratas que vengan a dejar caer sus bombas sobre los campos y poblados de Cuba. Uno de estos campamentos está en la zona de Lepaguare, Departamento de Olancho. Casillas Lumpuy encubre sus actividades contra Cuba con un supuesto corte de maderas en Lepaguare, que no por casualidad, es una zona que reúne condiciones naturales para el despegue de aviones. Es público en los círculos batistianos de Tegucigalpa que Casillas Lumpuy tiene a su cargo la preparación de un centro de operaciones aéreas contra Cuba desde Lepaguare.
”Por otra parte y como complemento de lo anterior, el diputado por Cortés, señor Ildefonso Orellana, hace unos cuantos días, denunció en el Congreso toda una serie de actividades contrarrevolucionarias de los enemigos de la Revolución cubana, y señaló concretamente a la United Fruit Co. como cabeza dirigente de la agresión. Orellana dijo en el Congreso: ‘He visto con disgusto e indignación las actividades subversivas contrarrevolucionarias que en connivencia con algunos paisanos (hondureños) operan en nuestro suelo bajo la poderosa influencia de la United Fruit Co.’
”Orellana aclaró que los batistianos llegan a Honduras a través de la frontera de Nicaragua. Este tráfico de contrarrevolucionarios desde Nicaragua se debe a que en algunas fortalezas de la tiranía somocista se entrenan batistianos y mercenarios, como ocurre por ejemplo en la fortaleza del Coyatepe, frente a la ciudad de Masaya, donde se preparan 400 criminales que van llegando poco a poco a Honduras.
”Los Somoza en Nicaragua, Idígoras Fuentes en Guatemala y los círculos reaccionarios y sirvientes del imperialismo, bajo la dirección y con dinero de la United Fruit Co. en Centro América, preparan por órdenes del Departamento de Estado yanqui la agresión a Cuba.
Precisando sus denuncias en el Congreso, el diputado Orellana señaló como campos de servicio aéreo contra Cuba en la costa norte del Honduras, los siguientes: La Lima, Cuyamel y Masca, Tela, Guanacastales, Cocales y San Juan. Estos aeropuertos están situados en tierras de la Tela Railroad Co. y la Standard Fruit Co., subsidiarias de la United Fruit Co.
”La Lima mencionada en esta información es el centro principal de la United Fruit Co . en Honduras, aquí reciden los administradores de los intereses de esta empresa imperialista en Honduras. Desde este lugar se planeó la agresión contra el gobierno de Jacobo Arbenz en Guatemala, y que encabezó el traidor Carlos Castillo Armas. Es conveniente recordar que la United Fruit Co. tiene bajo su dominio toda la costa norte de Honduras y ha controlado la vida pública y económica del país.
”Las cosas no terminan aquí sino que la United Fruit Co. recluta mercenarios contra Cuba en toda la región. Juan Ramírez empleado de confianza de esa compañía es uno de los que tiene a su cargo está sucia tarea. La United Fruit Co. tiene bajo su control privado y absoluto una faja de terreno que va desde Tiquizate en Guatemala hasta Caratazca en Honduras; es así como sin salir de las tierras de la United Fruit Co. se mueve los mercenarios con gran tráfico de armas y se deslizan los F.B.I. Los vuelos con hombres y cargamento de armas en esta zona son cosa común. Elías Hasbún, agente de seguridad pública en San Pedro de Sula, ex soldado del ejército yanqui en Corea, llevó el 22 de diciembre del año pasado cinco norteamericanos a Guatemala y regresó con un cargamento. El propio Ministro de Economía del país, el señor Bueso Arias, pagó los gastos de estos viajes. Estas actividades de los contrarrevolucionarios cubanos y los reaccionarios hondureños son complementados con los ataques feroces del periódico ‘El Día’ órgano de la reacción y de la embajada yanqui en Tegucigalpa. Las maquinarias de este periódico fueron obsequiadas por la United Fruit Co. al gobierno de Lozano y ahora pasó a manos particulares. Resulta explicable la campaña de esta prensa entregada a la United Fruit Co.
”El hermano del traidor Pedro Luis Díaz Lanz reside en San Pedro Sula, que es el centro de la conspiración batistiana en Honduras. No hace mucho estuvieron en este lugar el propio Díaz Lanz, el asesino Conrado Carratalá y el malversador de fondos públicos Amadeo López Castro. El conocido batistiano Alfredo Arias está encargado de la compra de armas. Un yanqui de apellido Carter que vive en La Lima, proporciona los campos de aterrizaje de la United FruitCo. a los contrarrevolucionarios.
”El diputado Orellana después de señalar con todo vigor los planes de los enemigos de Cuba, acusó formalmente a la United Fruit Co. cuando dijo: ‘Denuncio exclusivamente a la United Fruit Co. de estar dirigiendo la preparación de la agresión en contra de Cuba’.
Pero la vigilancia obrera no descansa en Honduras y persigue de cerca las actividades de los batistianos y de los agentes del imperialismo yanqui. Los trabajadores apoyan firmemente las denuncias del diputado Orellana e hicieron público su apoyo y simpatía por la Revolución cubana. Los sindicatos de Tabacaleros, de la Construcción, Calzado y Afines, el Comité de Unidad Sindical, los Sastres y los de la Costura y Similares, han firmado un volante en apoyo de la Revolución cubana y han denunciado a los contrarrevolucionarios batistianos llamando a la clase obrera a la vigilancia y denuncia de los planes agresivos de los enemigos del pueblo de Cuba”.
A continuación el artículo del periódico daba conocer los nombres de algunos batistianos que traficaban en Honduras.
Ese mismo día 13 de marzo, se continuó informando el aporte que el pueblo en general hacía a favor de la compra de armas y aviones. El Comité Pro Armas y Aviones de Artemisa entregó al comandante Sergio del Valle más de $30 000.00. La intervención revolucionaria y los obreros de la gasolinera Jasa acordaron dar un día de haber durante nueve meses.

Brigadas en Bolivia para defender a Cuba
Ante las amenazas del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, los pueblos latinoamericanos se unen a favor de la Revolución.
“La Paz, 17 de marzo, PL. La embajada cubana en Bolivia recibió hoy una nota en la que se informa de la organización de brigadas bolivianas ‘para ponerse a disposición de los dirigentes de la Revolución cubana, a fin de defenderla de cualquier agresión’. La nota está firmada por Wilson Mendieta e Israel Camacho, Presidente y Vicepresidente del Centro República de Cuba, perteneciente de Instituto Cultural Latinoamericano.
”Río de Janeiro, 18 de marzo, PL. El matutino ‘Última Hora’ publica hoy una nota en la que afirma que ‘aumenta ahora la responsabilidad de Washington con respecto a lo que pueda suceder en sus relaciones con Cuba’.
”Esta afirmación del diario es consecuencia del rechazo del Departamento de Estado sobre la sugerencia formulada por el presidente Juscelino Kubitschek a un periodista norteamericano sobre la mediación de Brasil para normalizar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.
”‘Ciertamente es lamentable que haya sido soslayada tal iniciativa —agregó el periódico—, la cual cuando menos podría haber despejado el ambiente. Pero por eso mismo la actuación diplomática de los Estados Unidos en relación con Cuba será observada con redoblado interés por la opinión pública de Brasil’.
”Caracas, 18 de marzo, PL. La Federación de Campesinos, la Federación de Centros Universitarios, la Asociación Venezolana de Periodistas, el Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa, el Comité Pro Defensa de la Revolución Cubana y otras agrupaciones se sumaron al desfile que en respaldo de Cuba se ofrecerá mañana.
”La manifestación que es iniciativa de los estudiantes, partirá de la plaza Carabobo hasta el Panteón Nacional, donde diversos oradores se dirigirán a los manifestantes. Mientras tanto la juventud de la ciudad de Barquisimeto envió un radiograma al Colegio de Periodistas de Cuba, en respaldo a la Revolución Cubana”.
Al siguiente día, 19 de marzo, los venezolanos demostraron su apoyo a Cuba con una gran manifestación, en la que los oradores expresaron frases alentadoras: “Nosotros estamos con Cuba, porque lo que se está haciendo allí es lo que queremos que se haga aquí”. “De Venezuela no saldrá una sola gota de petróleo si Cuba es atacada”.

Compraremos armas a quien nos las vendan
Las agresiones de los enemigos de la Revolución continuaban. Desde la explosión de La Coubre, casi diariamente la prensa revolucionaria informaba sobre incendios a los cañaverales en diferentes centrales azucareros del país. Asimismo, se detuvieron grupos de contrarrevolucionarios que pretendían atentar contra el avance de la Revolución. Por su parte, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), aliada a intereses de los monopolios y la reacción, también se enfrentaba al nuevo Gobierno. Existía una conjura contra Cuba; sin embargo, no caía el entusiasmo del pueblo, que continuaba aportando dinero para la compra de armas y aviones, y donaba días de su salario para ese fin; y dispuesto a defender sus legítimas conquistas.
El periódico Revolución del 21 de marzo, publicaba en primera plana:
“COMPRAREMOS ARMAS A QUIEN NOS LAS VENDA.
”‘Las armas y aviones que necesitemos los comprará Cuba a cualquier país que se las venda, porque la misión de vender y comprar pertenece por entero a nuestro Gobierno Revolucionario, y este no necesita de instrucciones extrañas para proceder’, declaró el Presidente de la República, doctor Osvaldo Dorticós Torrado, en el acto de clausura de la I Convención Nacional del Frente de Emisoras Libres (FIEL), efectuada en la Ciudad Deportiva. En este acto se le hizo entrega al Primer Mandatario de un acta en que se hace constar que en el telemaratón del canal 12 y en las colectas efectuadas por otras plantas radioemisoras se recaudó un total de $250 000.00, con destino a armas y aviones”.

Capturado machete en alto por un joven campesino
En horas de la tarde del 21 de marzo, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias emitía la siguiente nota informativa:
“Una avioneta norteamericana, procedente de territorio norteamericano y tripulada por dos ciudadanos norteamericanos, fue capturada en la madrugada del día de hoy cuando trataba de aterrizar con el objeto de sacar del país al prófugo de la justicia revolucionaria, ex comandante de la policía Dámaso Montecino Álvarez y otras personas.
”La avioneta, marca Piper, modelo Comanche 250, de matrícula N-6137P, era tripulada por el piloto W. J. Shergales y el copiloto Howard Lewuis P., ambos ciudadanos norteamericanos. Salió de Fort Lauderdale, EE.UU., e hizo escala en Cayo Sal. Desde este punto, se dirigió la provincia de Matanzas, tratando de aterrizar en un punto cercano a la carretera de Matanzas a Varadero, aproximadamente, a la altura del kilómetro 17.
”Al ser avistada la avioneta por una patrulla de soldados rebeldes cuando hacía maniobras para aterrizar, y en vista de que se sabía positivamente que no había ninguna avioneta autorizada en vuelo, la patrulla hizo varios disparos al aire. Al sentir los disparos, los pilotos trataron de darse a la fuga, por lo que se ordenó hacer fuego. Uno de los disparos dio en el blanco, provocando la caída de la avioneta. Inmediatamente fueron apresados sus tripulantes, comprobándose que el piloto Howard Lewis estaba herido, por lo que fue inmediatamente trasladado al hospital de Matanzas.
”Al registrar la zona, se descubrió que en un lugar apropiado para efectuar un aterrizaje, esperaban la avioneta el ex comandante de la policía Dámaso Montesino Álvarez, prófugo de la justicia revolucionaria, junto con Miguel Sánchez, Santiago Rodríguez Rodríguez y su esposa, señora Gladys Montesinos Martel, hija de Dámaso Montesino. Todos fueron detenidos y al igual que los dos ciudadanos norteamericanos, serán puestos a disposición de las autoridades competentes”.
En las cercanías de donde fue capturada la avioneta se encontraban ocultos los prófugos de la justicia que pretendían escapar.
“Al verse descubiertos trataron de huir, siendo apresados por los miembros del Ejército Rebelde, excepto Montesinos que en pleno campo hizo frente al campesino Serapio Suárez Torres, un muchacho de 16 ó 17 años que al verlo huir le dio el alto, a lo que Montesinos contestó entrándole a pedradas por lo que el joven Serapio, blandiendo su machete, lo conminó a que se rindiera o le daría muerte. Ante la decisión del jovenzuelo el esbirro batistiano, temeroso de perder la vida, se entregó al valiente guajiro quien lo llevó hasta los miembros del Ejército Rebelde que se encontraban cerca”.

Vamos a defender el territorio del país pulgada a pulgada
En una comparecencia del compañero Fidel Castro en un programa extraordinario de Telemundo Pregunta, la noche del lunes 28, expuso la estrategia de la defensa de la Revolución Cubana: la guerra de todo el pueblo.
“No se puede esperar de otra manera, cuando nosotros hemos lanzado la consigna de que vamos a resistir cualquier agresión aquí, y vamos a defender el territorio del país pulgada a pulgada; hemos lanzado la consigna de que vamos a depender calle por calle, casa por casa, pueblo por pueblo, manzana por manzana, piedra por tierra. Vamos a defender fábrica por fábrica y vamos a defender central por central, y la consigna aquí, deben enterarse todos los enemigos de una vez, para que sepan que sí, que nosotros sabemos que están preparando la agresión, pero deben saber que nosotros vamos a resistir firmemente la agresión, y de que las mentes del pueblo se están preparando ya para eso.
”No queremos la agresión, no creo que nadie quiera, es absurdo decir que aquí alguien quiera la agresión; nadie puede querer la agresión porque la agresión aquí, para todos nosotros los revolucionarios, tiene que ser, tienen que pasar por encima de las vidas de todos nosotros. Tienen que pasar por encima del cadáver de los revolucionarios, y no la queremos; pero nuestros enemigos deben saber que vamos a hacer una resistencia absoluta y total, y que el pueblo está preparado, y se está reparado militarmente para eso, por más que quieren tratar de dividirlo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s