Febrero de 1959. El Ejército Rebelde y la defensa del país

Por Dr. C. Eugenio Suárez Pérez

Desaparece el avión “Sierra Maestra”
El domingo 7 de febreroen una nueva vandálica incursión de avionetas sobre los campos de caña de Camagüey, se produjeron incendios que se estima dañaron más de cinco millones de arrobas. La cobarde agresión a la economía de nuestra patria se realizó en pleno día, y los campesinos, trabajadores, hombres y mujeres del pueblo, reaccionaron valientemente frente al ataque de los criminales contrarrevolucionarios.
Las zonas cañera afectadas en esta oportunidad corresponden a los centrales Florida, Violeta, Céspedes y Estrella, donde se movilizaron rápidamente los trabajadores para iniciar la molienda de la caña quemada.
Este mismo domingo, en horas del mediodía, el avión “Sierra Maestra”, el C-47 No 209, de dos motores especiales, en viaje hacia Miami desapareció con dos personas a bordo. Este avión estaba destinado al líder de la Revolución, quien mantiene una gran movilidad en su esfuerzo por estar en cada momento, donde su presencia ha sido necesaria.
En la Jefatura de la FAR se conoció que el “Sierra Maestra” que partió del aeropuerto de “Ciudad Libertad” el pasado domingo día 7 a las 13:00 horas reportó en un mensaje radio-telegráfico a la torre de control de esa base sobre la 1:30 de la tarde que se encontraba volando a 5 000 pies de altura, sin novedad, en una posición de 24 grados de latitud norte y 82 grados de longitud este, estando a una distancia aproximada de 30 millas de Cayo Hueso.
Asimismo, informó el piloto de la nave que había establecido comunicación con el Aeropuerto Municipal de la ciudad de Miami, hacia donde se dirigían controlando la posición para continuar el vuelo por instrumento, con buen tiempo.
Posteriormente, según los informes obtenidos el Aeropuerto de Miami emitió media hora después un parte bajo el calificado de “Incertidumbre”, en relación con el avión debido a que el mismo no volvió a reportar su posición y a pedir pista para su aterrizaje. Media hora después, según la costumbre que se sigue por el personal de control del mencionado aeropuerto se emitió otro parte dando la señal de “Alerta” pues había aumentado la incertidumbre y se sospechaba que el avión estaba en graves dificultades debido a que no había reportado a ninguna base
Un nuevo y último parte, de acuerdo con el sistema de aeronáuticos que rige en los aeropuertos norteamericanos, puso la nota final a la incierta situación del “Sierra Maestra” dando la señal de alarma con el pesimista reporte de “Desastre”. Es costumbre suponer que un avión, que puede haber reportado su proximidad a la base en la que se dispone a aterrizar y haber establecido contacto con su punto de partida, sin informar novedad alguna, si no llega a aquella ni tampoco establece nueva comunicación es que ha sufrido alguna catástrofe.
El “Sierra Maestra” estaba al servicio del Primer Ministro, comandante Fidel Castro, quien lo utilizaba en sus frecuentes viajes al interior de la República, donde realizan constantes recorridos y visitas por las distintas zonas de desarrollo agrícola, minero, centro turístico, y a las más apartadas regiones del país donde se mantiene en contacto directo con los campesinos y el pueblo en general. Recientemente se reportó una pequeña rajadura en una de las hélices del aparato. Los mecánicos encargados de su cuidado informaron del hecho y fue traído un técnico de los talleres de aviación de Miami a fin de que inspeccionara el aparato.
El técnico informó que no ofrecía peligro inmediato, que podía volar sin dificultad alguna hasta tanto se dispusiera el cambio de la pieza para lo cual debía ser trasladado a los talleres instalado en la Florida.
Nuevamente el aparato fue volado por el capitán Claudio Roy Moriño, quien lo tenía a su cargo, sin que se produjera dificultad alguna. El día antes de partir para su reparación el propio capitán Cossío lo voló sin que le observara ningún fallo, no obstante se decidió que fuera chequeado y que se le colocara una nueva hélice, en evitación de un accidente.
Después de la búsqueda incesante del avión con los pilotos más experimentados, así como la aparición de un saco de vestir de uno de los tripulantes a 15 millas de Miami, y de otras investigaciones y conjeturas, lo único cierto y comprobado hasta el momento, es que el avión cayó al mar.
Iban a lanzar la bomba contra el central
En las primeras horas de la mañana del 18 de febrero sobre el central España, Matanzas, cayó en pedazos un avión que, procedente de Estados Unidos, estalló en el aire. Ya son varios los ataques aéreos a Cuba, según el periódico Revolución, desde el 18 de octubre de 1959 hasta el día de hoy:
18 de octubre de 1959: Bombardeo al central Niágara.
21 de octubre de 1959: Bombardeo a la ciudad de La Habana, dos muertos y 40 heridos. El 23 de octubre de 1959, Díaz Lanz reconoce que participó en el bombardeo a La Habana. Las autoridades norteamericanas reconocen, además, que los aviones salieron de Miami y sus alrededores.
26 de octubre de 1959: Nuevo bombardeo al central Niágara.
13 de enero de 1960. Ataque de bombas incendiarias a las colonias del central Hershey.
19 de enero de 1960:Ataque de igual característica que el anterior a las colonias de Quemado de Güines y Rancho Veloz.
28 de enero de 1960: Lanzan bombas incendiarias en los campos de caña de los centrales Adelaida, Violeta, Patria, Punta Alegre y Morón.
6 de febrero de 1960: Bombardeo a zona de Punta Alegre.
8 de febrero de 1960: Nuevo bombardeo a la zona del central Adelaida.
11 de febrero de 1960: Una avioneta lanza fósforo vivo en El Cano.
13 de febrero de 1960: Incendios en las colonias situadas en los alrededores del central España.
18 de febrero de 1960: Intento de bombardear al central España, que por accidente terminó con la destrucción del aparato y la muerte de sus tripulantes.
En la noche, de este 18 de febrero, Fidel acude al programa “Ante la Prensa”de CMQ Televisión para esclarecer en detalles el suceso. Lo acompañan el presidente de la República, casi todos los miembros del Consejo de Ministros, el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y otras personalidades del Gobierno. Está también presente en el estudio el gran pintor muralista mexicano David Alfaro Sequeiros.
A las 10:31 penetró en el estudio el Primer Ministro. Abel Mestre se adelantó a saludarlo: “Comandante, desde hace días le tengo solicitada una audiencia para la Federación de Radioemisores”.
Fidel le contestó cortésmente. Lucía absorto, como si estuviera hilvanando mentalmente sus pronunciamientos. Se despojó de su chaqueta tipo jacket, de un verde más intenso que el del uniforme. Se detuvo un instante para cambiar unas frases con el muralista Siqueiros. Una dama se acercóponiendo en sus manos un estuche con un escudo cubano finamente bordado.
—Lo ha hecho mi madre, Dolores Spencer, y me encargó que se lo entregara.
El Primer Ministro sonrió, afectuoso:
—Es muy bonito… Dele las gracias.
En seguida se volvió hacia el capitán Núñez Jiménez:
—Los cacharros… los cacharros…
Se refería al resto de la avioneta pirata. El director del INRA, asistido por otras personas, dirigió la operación de situar convenientemente, dentro del área de las cámaras, los pedazos de la nave salpicados por la metralla. Al fondo se instalaron los mapas con la ruta de vuelo y los objetivos señalados para el bombardeo.
Intervino Mañach al rescate de Fidel:
—Señores, por favor, permitan llegar al Primer Ministro. Dejen libre del espacio, que el programa tiene que comenzar rápidamente. Ya estamos atrasados. Exactamente, a las 10:40, Carlos Mauricio Castañeda formuló la primera pregunta.
El primer periodista del panel se interesa por el avión que estalló en las primeras horasde la mañana, piloteado por dos pilotos norteamericanos. Fidel responde.
Bueno, ya una parte de la información la conoce el pueblo, por las noticias de la prensa y del radio, y de la televisión también. Yo sabía que, por una causa o por otra, algún día la avioneta pirata, o alguno de esos aviones piratas, iba a caer en manos nuestras. Era una tarea realmente difícil interceptarla con aviones, porque la Isla tiene una extensión muy larga, y teniendo la posibilidad de venir a cualquier hora del día, entre las seis de la mañana o con las cinco de la mañana y las siete o las ocho de la noche, no es fácil interceptar una de esas avionetas, porque se requeriría o un equipo de radares bien distribuido, o una fuerza constantemente en vigilancia aérea, que aparte del desgaste de equipo que implica, el gasto de combustible, y en general, sería realmente costoso el poder mantener una fuerza en esas condiciones, para interceptar con avión. Por eso los aparatos de nuestra fuerza aérea, aparte de que el personal es un personal nuevo, que se está entrenando, son pocos los pilotos que tienen ya tiempo de servicio, pues no era fácil interceptar el avión.
Nosotros estábamos esperando la oportunidad de poder capturar a alguno de ellos, y esa oportunidad pues ocurrió en el día de hoy, inesperadamente. Como ustedes saben, desde principios de la zafra, se han estado produciendo una serie de ataques a los cañaverales. Aquí, o en algún otro programas, mostré el tipo de bomba incendiaria que usaban para quemar los cañaverales. En general, hasta ahora se habían limitado a lanzar bombas incendiarias, es decir, se habían limitado a lanzar unas pequeñas bombitas incendiarias, aunque la primera vez que los aviones hicieron una incursión, lo que lanzaron fue una bomba, fueron varias bombas. Yo no sé si salieron publicados los niples aquellos, eran los niples grandes que no habían estallado. Después, también lanzaron bombas en otros centrales, una o dos bombas, después vino aquella incursión sobre La Habana, que costó un grupo elevado de víctimas. Se alegaba que algunos heridos fueron posiblemente por el propio fuego antiaéreo. Se alegaba que era el fuego antiaéreo, pero en realidad aquel argumento carecía de base por completo, porque ya se habían recogido, en otros sitios del país, algunos niples, algunas bombas, que habían lanzado los aviones, pero después de aquel escandaloso ataque a la ciudad de La Habana, hubo una especie de repliegue por parte de los promotores de estos ataques, y en general, se dedicaron a quemar caña.
Entonces, desde principios de la zafra, se han realizado gran número de incursiones sobre nuestros cañaverales. La más perjudicial de todas fue una de las incursiones que hicieron a Camagüey, donde se quemaron aproximadamente quince millones de arrobas de caña, pero en esta ocasión, precisamente en horas de la mañana, que no es la hora que más arde la caña.
El plan que traían, el plan que traían no era el de quemar caña, porque no hemos encontrado bombitas incendiarias. El plan que traían era atacar el Central España, atacarlo con una bomba. Aproximadamente como a las 8:40 de la mañana, pues, los trabajadores y todos los vecinos de allí vieron aproximarse la avioneta, dio una vuelta y se aproximó ya sobre el Central, y en el momento en que ya estaba sobre el Central exactamente, algunos vecinos vieron como una persona sacaba con las dos manos, trataba de sacar un bulto, que era, indiscutiblemente, la bomba, y en ese momento se produce una gran explosión y el avión cae virtualmente destruido, fue reducido a pedacitos.
Entonces los vecinos se dedicaron inmediatamente a recoger allí las partes del avión, restos humanos, resto del aparato, documentos, papeles, mapas, y en fin, se produjo una cosa realmente espectacular. Parece que el que tenía la bomba, que el que estaba manipulando la bomba, le explotó encima, y en consecuencia lo destrozó totalmente. Por ahí hay fotografías que son verdaderamente desagradables, de restos humanos esparcidos por allí, pero el piloto, que parece que le quedaba del otro lado, lo que la explosión hizo, fue, además de que lo llevé con la metralla, lo saca del avión, lo lanza del avión y cayó en la casa, tengo entendido, en la casa del médico de allí, aunque no puedo asegurarlo, pero si sé que cae y atraviesa el techo de la casa y cayó en una habitación donde estaba durmiendo la hija de la familia aquella. Así que esa jovencita se despertó allí, con el espectáculo de un cadáver que le caía del cielo. Parece ser que era el piloto precisamente el que cayó en la casa, y se ocuparon una serie de documentos; un pedazo del avión cayó sobre el central, los otros pedazos cayeron esparcidos por allí a una gran distancia; tengo entendido que se rompieron algunas vidrieras como consecuencia de la explosión.
El hecho es que iba a lanzar la bomba allí en el central, donde había en ese momento trabajando 266 trabajadores. Afortunadamente, la opinión nuestra es que la bomba estalló porque al manipularla y ponerla en condiciones de lanzarla se produjo la explosión o porque al lanzarla posiblemente la espoleta hiciera contacto con alguna aparte del avión. Nosotros tenemos restos del avión aquí donde se demuestra completamente que la explosión se produjo, el accidente se produce por una explosión de una bomba, porque están los fragmentos de metralla, es una cosa muy característica. El impacto que causa una explosión, cualquier aparato explosivo, y eso es una cosa y no hay que ser experto para conocer, cuando se ha producido una explosión, nosotros lo conocemos por la experiencia que teníamos en las minas y las pruebas que hacíamos.
Días más tarde, el 26 de febrero se dio a conocer que Heriberto Onelio Santana Roque, de 39 años, cubano, exmiembro de la Policía Nacional de la dictadura, era el acompañante del aviador norteamericano Robert Ellis Prost que piloteaba el avión de procedencia norteamericana que estalló en el central España cuando pretendían lanzar una bomba explosiva de cien libras sobre dicho ingenio azucarero.

No los tenemos, pero si tenemos que comprarlos lo compramos
Casi al finalizar su intervención un periodista le pregunta al compañero Fidel que anda corriendo en calidad de rumor y le pregunta:“¿Usted pudiera anunciar esta noche, que ya Cuba cuenta con aviones para su defensa?”, Y Fidel le responde:
¿Usted también ha oído la bola de que tenemos Migs soviéticos allí en… (INTERRUMPE EL PERIODISTA)… déjeme decirle que si los tenemos que comprar los compramos. Nosotros no los tenemos ahí, porque en las conversaciones con Mikoyan, no se habló absolutamente de nada de armas, no se menciona la palabra “armas”, ni se mencionó la palabra “aviones”. Pero nosotros nos reservamos el derecho de comprar donde sea necesario los aviones que necesitemos.

Posible objetivo: bombardear la casa de Fidel
Los enemigos de la Revolución pretenden desestabilizar su auge. Las agresiones se incrementan. En esta ocasión, se atrevieron a bombardear, en la madrugada del 21 de febrero, las zonas de Regla y Cojímar.
Un avión pirata estuvo a punto de causar un horrendo crimen el domingo por la madrugada al dejar caer bombas de 100 libres cerca de un asilo de niños en Cojímar que alberga unas 200 criaturas.
Los niños del Preventorio, “José Martí”, situado cerca de la residencia del Primer Ministro, doctor. Fidel Castro, vivieron minutos de intensa angustia al ser despertados por el ruido de los motores del avión y las explosiones de las bombas. La zozobra se apoderó del propio personal que temió una catástrofe de imprevisibles consecuencias.
Al tener conocimiento de la incursión realizada sobre nuestro territorio por el avión pirata que sembró la alarma en Cojímar y Regla, y alarmando igualmente a los vecinos de la capital que oyeron las potentes detonaciones, el Primer Ministro del Gobierno, Comandante Fidel Castro Ruz hizo un extenso recorrido por los citados lugares, siendo informado por los propios vecinos que escucharon el estallido de las bombas y el ruido de los motores del aparato, coincidiendo sus manifestaciones con las que habían sido ofrecidas por las autoridades locales. […]
El avión pirata había entrado sobre la bahía procedente del norte, volando hasta cerca del pueblo de Regla, al otro lado de la bahía, donde cambió el rumbo y haciendo un giro en “picada” pasó por sobre las instalaciones de la refinería de la Shell donde inmediatamente se tomaron las precauciones de rigor siendo apagadas todas luces que pudieran servir de orientación a los agresores. El personal que custodia esa industria hizo varios disparos contra el aparato que continuó vuelo en dirección a Cojímar.
Minutos después el ruido de los motores del aparato alertaban a los miembros de la custodia de la casa de Comandante Fidel Castro que estaba junto a la margen derecha de la carretera de entrada al pueblo.
En la misma no se encontraba el Primer Ministro. Varios soldados rebelde que se encontraban de servicio en esa oportunidad le relataron que cerca de la cinco y media de la madrugada un avión procedente de la bahía volaba hacia Cojímar en la misma dirección en que se encuentra la residencia, pasando por encima de ésta. Inmediatamente tomaron las precauciones de rigor y con sus fusiles y ametralladoras le dispararon para ahuyentarlo.
En cuestión de segundos, manifestaron, transcurrió el incidente, pues no cabía duda que se trataba de una agresión como las que se había registrado en otras ocasiones en distintos lugares de la República, entre ellos la realizada contra nuestra capital el 21 de octubre del pasado año. Apenas el avión pasó sobre ellos, añadieron, se escucharon a cierta distancia, y para la zona del litoral entre Cojímar y La Habana del Este, tres potentes detonaciones y a juzgar por la magnitud de las mismas se trataba de bombas de 100 libras, que, en esos instantes estimaron habían producido daños incalculables, pues aún no sabían si habían caído sobre alguna residencia del pueblo. Se presume que cayeron en el mar.
Todas las versiones obtenidas en el pueblo de Cojímar, concuerdan en que la avioneta que voló sobre esa zona dejando caer su carga de bombas en la costa, tenía como objetivo bombardear la casa del Primer Ministro o el cuartel del Ejército Revolucionario en esa localidad. También figura como objetivo, entre las versiones recogidas, las instalaciones de la Shell, que ofrecen un fácil blanco por su gran extensión y donde el estallido de una bomba provocaría tremenda serie de explosiones.
Sea como fuere, es lo cierto que desde el cuartel de Cojímar, el Puesto Naval y otros lugares le hicieron disparos con armas de distinto calibre ahuyentándolo, lanzando sus tripulantes la carga mortífera en la costa sobre el mar, aunque se asegura que una de las bombas cayó en tierra, en un terreno cubierto por enmarañada vegetación que está siendo registrado en busca del boquete que debía haber hecho el artefacto al estallar.

Una fortaleza en cada pueblo, tenemos una fortaleza en cada casa
Como se había anunciado semanas atrás por el propio jefe de la Revolución, el 24 de febrero entrega el cuartel de Holguín al Ministerio de Educación. Una enorme multitud que se calcula en más de 100 000 personas, de las cuales más de 25 000 son escolares, presencian la emocionante ceremonia de entrega al Ministerio de Educación de la nueva Ciudad Escolar “Oscar Lucero”, erigida en la que fuera en épocas de la tiranía una guarida de esbirros y criminales al mando del ajusticiado Fermín Cowley.
La entrega del cuartel al Ministro de Educación comenzó cuando el Comandante Calixto García, jefe militar de la provincia de Oriente en representación del Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Comandante Raúl Castro, procedió a arriar la bandera de la desaparecida fortaleza militar del Regimiento 7, haciendo entrega de ella al doctor Hart y éste, a su vez, a uno de los escolares allí presentes, quien la izó en medio de grandes aplausos mientras se escuchaban las notas del Himno Nacional y del Himno 26 de Julio. En el acto participaron Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, quienes habían arribado a La Habanados días antes. Según el periódico Revolución, miembros del Ejército Rebelde distribuyeron entre los millares de escolares presentes, helados que por primera vez en Cuba se producen, confeccionados a base de malanga.
A nombre del Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y para formalizar la entrega de la fortaleza militar convertida en centro escolar, habló el Comandante Ernesto Guevara. Por último, Fidel hace las conclusiones.
Hemos querido escoger este día para inaugurar esta Ciudad Escolar. Ningún homenaje mejor a los fun¬dadores de nuestra República, ningún homenaje mejor al Apóstol de nuestra Independencia, José Martí, ningún homenaje mejor a todos los hom¬bres que cayeron en aquellas luchas y a todos los cubanos que se sa-crificaron en las luchas posteriores que este acto de hoy, donde en¬tregamos convertido ya en Escuela, en una formidable Escuela, lo que fuera un baluarte de las fuerzas de la tiranía, y ningún homenaje más justo al pueblo de Holguín que dio tantos patriotas en la lucha por la Independencia y en las luchas revolucionarias, sobre todo en la última lucha que significó para este pueblo de Holguín, el sacrificio de muchos de sus mejores hijos.[…]
Los rebeldes no necesitan esta fortaleza, los rebeldes conquistaron esta fortaleza, para entregársela a los niños. Los rebeldes no necesitan fortalezas, el pueblo de Cuba no necesita fortalezas. ¿Por qué? ¿Quién defiende ahora a la Revolución? ¿Dónde están las fortalezas de la Revolución? En el pueblo, y en los caminos, y en las cooperativas y en las montañas. ¿Para qué queremos esas fortalezas, si tenemos la Sierra Maestra completa, la Sierra Cristal, la Sierra de Gibara y tenemos todas las Sierras de Cuba?; y tenemos, además, una fortaleza en cada pueblo, tenemos una fortaleza en cada casa.

Del triunfo de Cuba y Venezuela depende el destino de Latinoamérica
El periódico Hoy, en su edición del 28 de febrero, publica sobre la creación en Venezuela de un Comité de Defensa de la Revolución cubana.
El Comité de Defensa de la Revolución cubana acordó enviar un cable al Primer Ministro Fidel Castro anunciando que “las entidades profesionales, gremiales, culturales y ciudadanos de distintas ideologías han constituido un Comité de Defensa para defender a la Revolución de ataques e imputaciones contrarias a la verdad”.
“Luchamos —agrega— para que la democracia venezolana alcance una profunda y dinámica proyección social, y se consolide el triunfo de la Revolución cubana, ya que del triunfo de ambas causas depende el destino de Latinoamérica”. Más adelante expresan “su protesta por las acciones criminales realizada contra el hermano pueblo cubano”.
Firman el cable Humberto Cuenca, Presidente del Colegio de Abogados; Pérez Marcano, Presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios; Ana Luisa Llovera, Presidente de la Asociación de Periodistas Venezolanos; Malave Villalba, Secretario de la Federación de Trabajadores de Venezuela; Barrios Díaz, Presidente del Gremio de Profesionales Universitarios; Nery Carrillo, del Sindicato de Trabajadores de Radio, y varias instituciones más.
El mismo Comité se dirigió a los presidentes de Chile, Uruguay y Argentina pidiendo les interpongan “sus buenos oficios ante el presidente Eisenhower para que cesen las agresiones contra el pueblo cubano”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo del Ejército Rebelde y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s