Martí hoy

Por Lic. Belkys Duménigo García

Este enero, cuando en muchos lugares del mundo se recuerda el aniversario 162 del nacimiento del más universal de los cubanos, en el boletín lo hacemos, además, vinculando su pensamiento de hombre de ciencias con nuevos acontecimientos que ocurrirán el año que comienza. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha designado al 2015 como Año Internacional de los Suelos. Al decir de José Graciano da Silva, director general de la FAO, este período “nos ayudará a pavimentar el camino hacia el desarrollo sostenible para todos y entre todos”. Su expresión nos trae al presente el discurso del Apóstol, el 26 de noviembre de 1891 en el Liceo Cubano de Tampa, “Con todos y para el bien de todos”, cuya esencia llamaba a la unidad indispensable para avanzar hacia condiciones de vida dignas para el ser humano.
En la propia alocución subraya Martí “[…] En la mejilla ha de sentir todo hombre verdadero el golpe que reciba cualquier mejilla de hombre […]”, frase que fija su postura revolucionaria en la lucha frente al régimen de opresión que existía en Cuba; sin embargo, su esencia trasciende la época y la geografía. Estaba convencido el Maestro que aquel encuentro con los emigrados, enfocado a los problemas cruciales de la patria, llamaba también al problema de América toda y a la necesidad de reconocernos como dueños de su destino y progreso.
Hoy la mayoría de los países de esta parte del mundo trabaja unidos para entre todos dar mejores condiciones de vida a nuestros pueblos; no importa quién es más grande o más pequeño, no importa quién aporte más; lo importante es el hombre y su bienestar integral. Los ideales martianos guían los esfuerzos mancomunados de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América, de Caricom, Unasur, el Banco del Sur, Celac.
Sabemos que los grandes problemas que aquejan a la humanidad desde hace décadas tienen que ver con las guerras, el saqueo y mal empleo de recursos naturales, el hambre y las enfermedades. Los pueblos del Tercer Mundo en medio de estos conflictos trasnacionales son los más efectuados. En la medida que unas pocas familias dilapidan riquezas, son más las que padecen miseria y muerte. La denuncia a esta desigualdad ha estado siempre en el diálogo y la acción del líder histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro. Ha llamado una y otra vez la atención de los poderosos para que tomen conciencia de la amenaza que se extiende sobre la especie humana, cuyo recurso más preciado, la tierra en su sentido amplio, está en franca alarma.
En otra de sus proyecciones como hombre de ciencias, Martí llama a “[…] confiar en la armonía de nuestra naturaleza y en esa constante relación de la naturaleza y el hombre, cuyo conocimiento da a la vida un nuevo sabor, y priva la tristeza de buena parte de su veneno y su amargura”. De esta manera ratifica su convicción en las potencialidades del ser humano para cuidar la vida de nuestro planeta, concordando en equilibrio los adelantos de la ciencia y la conservación del medio ambiente.
Por otra parte, no solo los conflictos entre naciones amenazan ese recurso llamado suelo, que integra tierra, agua, animales, minerales, ecosistemas, vida…. Aún es tarea de los Estados educar a la gente en su preservación y cuidado. La producción de alimentos no sería posible sin suelos adecuados, sin embrago, es insuficiente la atención que se les brinda. No es un problema de última hora el hecho de que sean cada vez más las personas que abandonan el campo o “maltratan” la superficie. En tiempos más atrás, Martí señalaba con toda claridad “[…] Se está cometiendo en el sistema de educación en la América Latina un error gravísimo: en pueblos que viven casi por completo de los productos del campo, se educa exclusivamente a los hombres para la vida urbana, y no se les prepara para la vida campesina”.

En más de un escrito el Apóstol refleja el importante lugar que ocupa la agricultura en nuestros países de América Latina, con economías basadas fundamentalmente en la producción agraria. Esa realidad se mantiene aún, así como la necesidad de diversificar los sembrados en las parcelas. En este sentido cobra nueva vigencia su ideario cuando dice “[…] Tierra, cuanta haya debe cultivarse: y con varios cultivos, jamás con uno solo […]”.
Decía en otro momento el Maestro “[…] Los hombres siempre necesitarán de los productos de la naturaleza. Y como en cada región solo se dan determinados productos, siempre se mantendrá su cambio activo, que asegura a todos los pueblos la comodidad y la riqueza […]”.
Los suelos no constituyen solo el sustento esencial para la producción de alimentos, por lo que debe ser premisa primordial cuidarlos y mantenerlos sanos; en ellos también se encuentran reservas de otras fuentes básicas como los combustibles, y desempañan un papel fundamental en el ciclo del carbono, elemento que puede ayudar a compensar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura.
Martí concibe la tierra como patrimonio común, y el bienestar y crecimiento de los pueblos a través del desarrollo agrario; advierte sobre la “inutilidad de la ciencia sin el espíritu”, con lo que nos llama a acompañar cada nuevo aporte científico de una ética humanista. Cuando el mundo está abocado a aunar esfuerzos en la adopción de políticas que protejan el medio ambiente, una nueva tarea nos convoca este año a trabajar unidos por la sostenibilidad y la vida; momento inmejorable para asirnos una vez más a la enseñanzas del Maestro y actuar a favor de un mundo mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s