ENERO DE 1960: EL EJÉRCITO REBELDE Y LA DEFENSA DEL PAÍS

Dr. C. Eugenio Suárez Pérez

Para que faciliten el entrenamiento militar a todos los cubanos
El ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, por conducto del Buró de Prensa, informa oficialmente, el 10 de enero, la designación del jefe de las Milicias Revolucionarias.
«Se hace saber para general conocimiento, que por disposición del comandante Raúl Castro Ruz, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, ha sido designado el capitán del Ejército Rebelde, Rogelio Acevedo González, para ocupar la jefatura de la Dirección Nacional de las Milicias Revolucionarias.
»Asimismo, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias ha cursado instrucciones a los jefes de los cuerpos armados, para que faciliten el entrenamiento militar de todos los cubanos, que voluntariamente lo soliciten.
»Las personas responsables encargadas de la formación de unidades de milicias no estarán ni se les reconocerán grados de ningún género a no ser que pertenezcan a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y estén en posesión legítima de dichos grados o categorías militares».

El porvenir de nuestro pueblo está en la cultura
El 11 de enero en el acto de entrega al Ministerio de Educación del edificio de la Quinta Estación de Policía, Fidel en una parte de su intervención explica la importancia de convertir los cuarteles en escuelas.
«[…] No quedará una sola de las fortalezas donde estaban los regimientos, no quedará una sola sin que la convirtamos en escuela, y esto en dos años de Gobierno Revolucionario y amenazado por todas las invasiones esas que dicen que van a venir.
»¿Qué demostramos con eso? Demostramos nuestra fe en el porvenir de la patria, demostramos nuestra idiosincrasia, demostramos cómo nosotros sí creemos de verdad que el porvenir de nuestro pueblo está en la cultura y que el problema de la defensa de la patria no está en un cuartelito. Los cuartelitos existían antes, no para defender al país, sino para defender todos los que estaban metidos dentro de los cuarteles, pero ahora para qué existir fortalezas, si cada casa es una fortaleza de la Revolución, cada obra que el Gobierno Revolucionario hace es una fortaleza de la Revolución, cada conciencia es una fortaleza de la Revolución, cada cubano digno es un soldado de la Revolución.
»Por eso, en la misma medida en que nosotros demolemos esas fortalezas, la Revolución es más fuerte, porque hacemos más conciencia revolucionaria, porque tenemos más pueblo, porque preparamos el camino del futuro del país, porque hacemos conciencia, porque educarnos al pueblo para el futuro. […]
»Y la mejor prueba son las milicias estudiantiles desfilando con fusiles. ¿Quién le daba antes aquí un fusil a un estudiante, a un obrero, a un campesino? ¿Quién entrenaba aquí a los campesinos, a los obreros, a los estudiantes y al pueblo? Jamás se hubiera visto en Cuba un grupo, una tropa de estudiantes, de hombres y mujeres desfilando, de obreros desfilando, de campesinos desfilando, del pueblo entrenándose los domingos y preparándose todo el mundo aquí para defender la Revolución. Eso jamás se hubiera visto, porque antes existían las fuerzas armadas para defender los privilegios contra el pueblo, y ahora el pueblo, las fuerzas armadas, los estudiantes, los obreros y los campesinos, como decía un letrero ahí, todo es una sola cosa».

El pueblo quiere, él mismo, comprar, pagar y usar las armas
Una nueva rebaja en el precio de las medicinas se dio a conocer el sábado 16 de enero. También por primera vez, el 17 de enero, circula la revista INRA, cuyo orientador, según se informó, es el compañero Fidel Castro, presidente del Instituto Nacional de la Reforma Agraria. Este mismo día la revista Bohemia publica un extenso reportaje sobre la “Operación Matrimonio” iniciada y orientada por el Ministerio de Justicia. Esta operación consiste en casar legalmente a las personas que están viviendo en unión extramatrimonial. Estas uniones llamadas colectivas son realmente, matrimonios normales, por parejas conforme determina el procedimiento legal y con todos los requisitos exigibles. Para llevar adelante esta política, ese ministerio se basa en razones de orden legal, social, moral y político.
Y este día, el compañero Fidel Castro es entrevistado por José Pardo LLada para el noticiero radial La Palabra, de la Cadena Oriental de Radio, de Santiago de Cuba, donde le fueron entregados $253 825.30 para la compra de armas y aviones, recogidos por la emisora a través de sus oyentes. Fidel hace importantes pronunciamientos sobre tópicos del momento. En las palabras iniciales manifiesta su enorme alegría por el significado patriótico y moral de ese dinero, pues se trataba del aporte de personas que habían tenido que privarse de varias cosas para reunirlo y donarlo.
«[…] Por otra parte, además, es alentador el saber que esas armas que se van a comprar no son armas adquiridas con dinero como antes, que se le imponía al pueblo; porque antes tú recordarás, cuando las armas estaban aquí al servicio de los privilegios, cuando las armas estaban aquí al servicio de los latifundios, al servicio de los intereses extranjeros, cuando los institutos armados eran virtualmente ejército de ocupación contra el pueblo, los presupuestos para armas había que imponérselos al pueblo; en cambio, en este caso es el propio pueblo quien contribuye para comprar armas, es el propio pueblo quien demuestra con eso la conciencia de que las armas hoy no están al servicio de esos privilegios, de esos intereses, sino de que las armas están para defenderlo a él; y él mismo las quiere comparar, las quiere pagar, y no solo las quiere pagar sino además que las quiere usar […].
»El pueblo siempre contribuyó generosamente a distintas colectas para ayudar, bien a una víctima, bien para hacer un monumento, para distintos esfuerzos, pero como prueba de lo que ha crecido la conciencia revolucionaria de nuestro pueblo, esta contribución de doscientos cincuenta mil pesos rompe todos los records de contribución. Esto es solo una parte de lo que ha dado el pueblo y que no es el primer aporte, porque ya el pueblo venía dando durante todo el año para la Reforma Agraria. Y ese mismo pueblo que ha dado también ropas, que ha dado juguetes, que ha contribuido al bienestar social, que ha hecho una serie de aportes, ha contribuido también para armas y aviones y en cantidades iguales a la que contribuyó para la Reforma Agraria. […]
»El año pasado contribuyó con varios millones a la Reforma Agraria, y yo no conozco ahora el monto total de lo que se está recaudando para armas y aviones, pero estimo que llegue también a varios millones de pesos».

La operación Armas y Aviones para la Defensa
El Buró de Prensa de las FAR difunde en el periódico Hoy, del 20 de enero, una nota relacionada con la disposición del pueblo de Cuba que, desde finales de octubre del pasado año, no ha dejado de aportar a la Operación Armas y Aviones para la Defensa.
«En vistas del extraordinario entusiasmo del pueblo por cooperar con la campaña Pro Armas y Aviones para la Defensa de nuestra soberanía, la jefatura del Estado Mayor del Ejército Rebelde decidió prorrogar hasta el día 28 de los corrientes, inclusive, la fecha para el aporte voluntario de dinero.
»Para general conocimiento se hace saber que después de esa fecha, nadie está autorizado para recolectar efectivo para adquisición de armas y aviones. En consecuencia, los aportes voluntarios o particulares que se hagan después del día 28, deberán ser remitidos por los donantes al comandante Sergio del Valle, jefe de la Fuerza Aérea Rebelde.
»La operación Armas y Aviones para la Defensa ha tenido un éxito sin precedentes, lo que demuestra una vez más el inquebrantable espíritu que anima a todos los sectores populares que están dispuestos a defender su Revolución a cualquier precio, incluso, con la vida misma, sí fuere necesario.
»Las cifras oficiales del aporte popular se darán a conocer oportunamente a la ciudadanía, mientras tanto, la campaña sigue adelante con más fuerza que nunca, recibiendo diariamente cientos de aportes, pues nadie quiere dejar de contribuir a la defensa de la patria ».

Hay verdaderos deshechos de la Revolución que van abandonando sus filas
El programa de televisión Telemundo Pregunta, tiene como invitado para su edición del 20 de enero al Comandante en Jefe, quien es entrevistado por varios periodistas sobre los temas de actualidad. Uno de los periodistas pregunta a Fidel sobre las cartas de los oficiales traidores del Ejército Rebelde, publicadas en la prensa contrarrevolucionaria, por haber renunciado a sus cargos.
«Mira, déjame explicarte una cosa porque sobre todos estos problemas de la Revolución hay que meditar. Llegará el tiempo en que los filósofos y los escritores empiecen a entresacar aquí la historia de la Revolución y a sacar sus conclusiones, etc., etc. Tú te has leído la historia de las revoluciones también, me imagino que son también como parte de la historia general de lo que obligadamente estudian los periodistas y, naturalmente, de las revoluciones se sacan muchas conclusiones interesantes: recordarás también que el psicólogo español Miri López tiene un capítulo sobre la psicología de la conducta revolucionaria; Gustavo León escribió su libro sobre la psicología de las multitudes, que extrae muchas conclusiones de la Revolución Francesa; y en definitiva todos los historiadores se han entretenido después en sacar conclusiones acerca de las revoluciones; en el caso de la Revolución Francesa, hay infinidad de casos de hombres que empezaron con la Revolución ¿verdad? Yo recuerdo incluso algunos héroes como Dumuriot, que fue el jefe de los ejércitos franceses que derrotaron las primeras invasiones que se hicieron contra Francia, y después fue un traidor: se pasó a los enemigos de Francia. Es decir, que sobre todo en aquel caso tú te encuentras infinidad de ejemplos de hombres que empezaron con la Revolución y se fueron. Eso es, sobre todo cuando la Revolución se va perfilando como un hecho realmente revolucionario; mientras no es un hecho realmente revolucionario, todo el mundo creo que es un militante de la Revolución y un soldado de la Revolución. Tú te recordarás los primeros días del año pasado: para esta fecha, en el mes de enero del año pasado, todo el mundo aquí era revolucionario, eso lo saben aquí, todo el mundo era revolucionario, la gente más increíble era revolucionaria. Uno veía cada revolucionario que decía: “pero este señor, ¿es verdad que habrá renunciado a todos sus bienes, a sus cosas, a sus privilegios, y a su modo de pensar y se habrá hecho revolucionario? Bueno…” Efectivamente, hay gente que se ha vuelto revolucionaria, que no lo era, pero también hay mucha gente que los primeros momentos pasaba de revolucionaria, y no lo era. Hay otra realidad: una Revolución carga con una gran cantidad de elementos de los más disímiles, de lo más heterogéneos, de los más raros. Incluso, carga con una cantidad de impostores tremenda. Nosotros no podemos creer, ni mucho menos, que no nos íbamos a librar de la realidad de que, en las filas de la Revolución, todo el que estuviera fuera un hombre hecho y derecho, probado, consciente de su deber, de lo que es una revolución, culto. Eso es una cosa imposible. Y entonces nosotros cargamos, como cualquier revolución, por ser un proceso, un fenómeno social con toda una laya de elementos que se metieron en la Revolución. Incluso, pues, en la Revolución puede haber hasta gánster, en la Revolución puede haber elementos inmorales, porque como era el acontecimiento que iba arrastrando la gente, mucha gente penetraba. Por eso no tiene nada extraño que de una revolución como esta surjan, de cuando en cuando, individuos que hagan lo que hacen estos señores. Eso, en primer lugar, como fenómeno social, es una realidad. Se mezcla mucha gente en la revolución y, naturalmente, empiezan a quedarse en el camino los desechos de la revolución, el detritus de la revolución. Es decir, que todo elemento que no es revolucionario, que es gansteril, inmoral, ambicioso, todo eso, se va quedando en el camino. Y yo creo que en realidad la Revolución ha tenido pocos desertores, la Revolución ha tenido pocos desertores porque, óyeme, en un año se habrán producido nueve o diez o doce casos desertores, ¿y quiénes son?
»Tú vas a averiguar los antecedentes de la gente…. El primero fue aquel mexicano, un individuo que estaba preso cuando se acabó la guerra. Naturalmente, cuando se acaba la guerra los que estaban cuidando aquella prisión por aquella zona de allá, se descuidaron, salieron; cuando vinimos a ver el mexicano estaba de capitán de un departamento, en el cuartel San Ambrosio. No crean que es el único caso. Yo quiero que tú sepas que nosotros, al cabo del año, todavía estamos encontrando individuos. ¿Cómo entró este señor?: chivatos, que se pasaron de chivatos todo el tiempo y de repente lo descubrimos que está de teniente en un lugar. Elementos que no hicieron nada […], pero que se valieron, se aprovecharon de aquellos primeros momentos, que todo fue una cosa tremenda: los cuarteles se entregaron, todo el mundo se puso un uniforme, todo el mundo ocupó un fusil; y a cada rato todavía nosotros requerimos algún individuo, depuramos algún individuo, porque le hemos descubierto los antecedentes. Y esto al cabo de muchos meses.
»En el caso de ese señor, el mexicano, ya estaba conspirando, cuando se dio cuenta que él no podía mantenerse porque cualquier día lo iban a descubrir, inmediatamente se fue para los Estados Unidos y hace la primera declaración.
»Es decir, que de los elementos que han ido traicionando a la Revolución, hay unos por falta de conceptos morales revolucionarios y otros por falta de conciencia revolucionaria, otros por ambición. Hay también casos de elementos que son verdaderos detritus —vamos a cambiar la palabra si quieren, verdaderos desechos— de la Revolución que van abandonando sus filas».

Para el mejor funcionamiento de los Cuerpos Armados
El periódico Revolución del 21 de enero había publicado el nuevo paso que en organización se daba en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
»Por resolución del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias comandante Raúl Castro Ruz, se han creado los departamentos de comunicaciones, contaduría, estadística, fomento marítimo, información, ingeniería, inspección, instrucción, jurídico, personal, sanidad y suministros, para el mejor desenvolvimiento de las funciones de los cuerpos armados.
Mediante dicha disposición oficial se nombran asimismo los jefes de los departamentos enumerados a los oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias siguientes:
»Comandante del Ejército Rebelde, Eduardo Fernández Rodríguez, comunicaciones; capitán del ER, René León Fourquemín, contaduría; capitán de corbeta de la Marina de Guerra Revolucionaria, Everardo R. Miranda Martínez, estadística; capitán de corbeta de la MGR, Andrés González Lines, fomento marítimo; comandante del ER, Ramiro Valdés Menéndez, información; comandante del ER, Julio García Olivera, ingeniería; comandante del ER, Samuel Rodiles Planas, inspección; comandante del ER, Ernesto Guevara de la Serna, instrucción; comandante auditor del ER Jorge Serguera Riverí, jurídico; capitán de corbeta de la MGR, Jorge Caíñas Sierra, personal; comandante médico del ER, Ramón Machado Ventura, sanidad; y comandante del ER, José de la C. Quevedo Pérez, suministros».

También, por conducto del Buró de Prensa del Ministerio de las Fuerzas Armadas, el 22 de enero se dan a conocer las instrucciones del capitán Rogelio Acevedo, jefe de la Dirección Nacional de las Milicias.
«El pueblo de Cuba, con entusiasmo y extraordinario fervor patriótico ha pedido entrenamiento militar para defender llegado el caso, la soberanía nacional y la conquista la Revolución. El Gobierno Revolucionario, fiel intérprete de los sentimientos de la ciudadanía y consciente de los peligros que amenazan a la patria, ha accedido a esa solicitud, formulada en forma espontánea por todos los sectores populares del país.
»El comandante Raúl Castro Ruz, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, designó al capitán Rogelio Acevedo para que dirija y encause este hermoso y significativo movimiento nacional de respaldo al Gobierno Revolucionario. El capitán Acevedo interpretando las instrucciones y el reglamento probado al respecto al pedir la cooperación de todos los cubano que estén dispuestos a dar sus vidas, si fuera preciso, para mantener en alto la enseña nacional libre soberana, dictó la instrucciones siguientes:
«PRIMERO: En el plazo de 30 había a partir de la publicación de estas instrucciones, todas las unidades de milicias ya organizadas en el país deben ser inscritas oficialmente en la Milicia Nacional Revolucionaria, llenando la planilla nacional única, que se prevé obtener en:
»a) Las oficinas provinciales abiertas en los mandos de los seis regimientos militares del Ejército Rebelde.
»b) En las oficinas de la zona, abiertas en la sede de los escuadrones del Ejército Rebelde.
»c) En las oficinas habilitadas en los puestos de la Policía Nacional Revolucionaria, de la Marina de Guerra Revolucionaria o de la Fuerza Aérea Revolucionaria. […]
»SEXTO: Quedan suprimidos los distintivos particulares de las Milicias así como los grados que ostenten algunos de sus integrantes. Oportunamente las Milicias recibirán el diseño del distintivo nacional único».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s