Agosto de 1959: EL EJÉRCITO REBELDE Y LA DEFENSA

Por Dr. C. Eugenio Suárez Pérez

Elementos batistianos aplican el terrorismo en Miami
El Departamento de Prensa, Radio y TV de la Fuerza Aérea Revolucionaria informa, el martes 4 de agosto, que dos aviones de entrenamiento pertenecientes a Cuba fueron destruidos por saboteadores en Miami.
Durante la tiranía de Batista fueron adquiridos en los Estados Unidos diez aviones del tipo T-28 de entrenamiento. Estos aparatos fueron comprados en Arizona, y llevados volando hasta Fort Lauderdale. Allí quedaron un tiempo. Al caer Batista, esos aviones, ya pagados, fueron traídos a Miami con el objeto de ser revisados y remitidos a Cuba para el entrenamiento de la nueva Fuerza Aérea Revolucionaria. No obstante ser aviones para entrenamiento, el gobierno de los Estados Unidos no concedió el permiso de exportación para los mismos. En el aeropuerto de Miami estos aparatos estaban siendo revisados continuamente por el Air International Hanger, mientras se seguían haciendo gestiones para traerlos para Cuba. Dentro del hangar había tres en reparaciones, los otros estaban parqueados afuera, siendo cuidados estrechamente por los serenos del aeropuerto. Varias veces el capitán Randolfo Cossío había recibido amenazas por teléfono, de que los iban a sabotear elementos del régimen. El capitán Cossío, denunció el hecho a las autoridades de Miami, que prometieron estrechar la vigilancia a los mismos. No obstante eso, dos saboteadores lograron colocar en cuatro de los aviones unos vasos de cartón llenos de nitroglicerina con arena, y colocándoles sendas mechas, les prendieron fuego y huyeron rápidamente. Dos de las bombas estallaron, destrozando en parte a los aparatos. Las otras dos no llegaron a explotar al apagarse las mechas. Esto es todo lo sucedido. Los esbirros del tirano Batista, residentes en Miami, siguen atentando contra los legítimos intereses del pueblo cubano.
Sobre este acto terrorista el Jefe de la Revolución declara a la prensa que:
Esos son aviones que compró la dictadura y los tenían retenidos allí. Eso demuestra que elementos batistianos se han dedicado a aplicar el terrorismo en la ciudad de Miami y con el beneplácito del senador Eastland y del Subcomité de Seguridad Interna del Senado de Estados Unidos. Valdría la pena que esos senadores investigaran quienes pusieron las bombas en los aviones.
También la prensa anuncia que las comisiones de estudio del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Rebelde partieron con destino a la Sierra Maestra, al Segundo Frente Oriental Frank País y a la sierra del Escambray, con la misión de investigar las necesidades de esas zonas y planear su rápida rehabilitación. Estas comisiones han sido organizadas por el comandante Antonio Enrique Lussón, jefe de Operaciones del Estado Mayor, y están bajo la supervisión directa del capitán Oriente Fernández, jefe del Cuerpo de Ingenieros.
El Ejército Rebelde instruye en la Sierra Maestra
El periódico Revolución informa los pasos que en materia de educación se desarrollan en las zonas montañosas del país, con la contribución del Ejército Rebelde.
Un promedio de 55 000 campesinos reciben actualmente instrucción en las 420 escuelas que han sido creadas por el Gobierno Revolucionario, a través del Ministerio de Defensa, y orientadas por el Departamento de Asistencia Técnica, Material y Cultura del Ejército Rebelde.
Las labores de instrucción la realizan 437 maestras normalistas y 385 maestras hogaristas; además funcionan nueve columnas técnicas compuestas por maestros agrícolas, selvicultores y técnicos de toda clase.
Los asesores técnicos están agrupados por columnas y funcionan en nueve zonas de la Sierra Maestra. Un cuerpo de profesionales médicos, enfermeros, farmacéuticos y dentistas, brinda asistencia semanalmente a los campesinos de la Sierra Maestra, adoctrinándolos a la vez sobre la necesidad de estos servicios para la salud.

El nuevo Ejército de Cuba avanza a pasos agigantados
Una importante ceremonia militar tiene lugar el 5 de agosto en el Campamento del Ejército Rebelde en Managua.
Juraron la bandera 109 reclutas pertenecientes a la compañía “B” (Infantería) de las Fuerzas Tácticas de Combate de Occidente, radicadas en dicho lugar. El acto fue presidido por el Comandante José Moleón, al frente de la Plana Mayor del citado mando militar. Los reclutas, vistiendo uniforme de campaña y boina reglamentaria, desfilaron marcialmente bajo la Bandera de la Patria, a la que juraron fidelidad hasta la muerte.
Recibieron diploma de distinción: el soldado José Rivero, soldado Ramón Martínez y el sargento Francisco Serrano Vallejo.
Terminada la parte principal del acto, se efectuó una revista militar, desfilando los graduados en perfecta formación por frente a sus jefes, precedidos por la banda de música del Estado Mayor del Ejército Revolucionario.
El nuevo Ejército de Cuba, integrado por los bravos combatientes de la Revolución, se encamina a pasos agigantados hacia la meta de servicio eficiente y altamente disciplinado que requiere nuestra patria, para su seguridad en todos los órdenes y para la defensa de las conquistas revolucionarias que constituyen el interés supremo del pueblo de Cuba.
Los militantes revolucionarios no necesitan orden para combatir
El periódico Hoy reporta en su edición del 18 de agosto el sepelio de los compañeros, Eliopez Paz y Frank Hidalgo Gato, caídos en las acciones del aeropuerto de Trinidad, el 13 de agosto.
Los cadáveres de estos valientes revolucionarios fueron conducidos al Cementerio de Colón, donde se les dio sepultura. Acompañados de los familiares de los caídos y de numerosas autoridades civiles y militares los doctores Osvaldo Dorticós, presidente de la república y Fidel Castro Ruz, primer ministro del gobierno, presidieron el cortejo fúnebre de los revolucionarios caídos.
En el sepelio habló el doctor Fidel Castro, quien con profunda emoción, pronunció una sentida despedida del duelo.
Dijo el doctor Castro que no era el momento de pronunciar discursos en las tumbas de los combatientes caídos y que el mejor tributo a su recuerdo, el más perenne, era continuar cumpliendo sin vacilaciones con el deber revolucionarios. Señaló el hecho simbólico de que cayeran en acción, defendiendo los postulados revolucionarios y la soberanía nacional, un militar y un civil. “El militar desempeñaba su función, el civil presente allí voluntariamente, sin que nadie ser lo ordenara, aunque tampoco necesitan la orden para combatir los militantes revolucionarios”. “Ese hecho —apuntó Castro— representa lo que es Cuba hoy, todo un ejército dispuesto a defenderla, los que visten uniformes y los que visten de civil. Unos, en perenne guardia; otros por más en perenne disposición de unirse a los soldados revolucionarios, porque lo que nadie olvida, lo que ninguno de nosotros olvidará es que estos militantes revolucionarios son ciudadanos vestidos de uniformes”.
Díganos cuándo y en qué forma debemos usar los machetes
La edición del 19 de agosto del periódico Hoy publica:
Una comisión de la Milicia Obrera Revolucionaria del Sindicatos de Obreros de la Industria del Automóvil, visitó nuestra redacción para expresar su condena a los intentos de invasión trujillista y la disposición en que se encuentran de empuñar las armas en defensa de la Revolución, tan pronto el Gobierno y el alto mando del Ejército Rebelde así lo disponga.
Esta milicia que está integrada por más de cien obreros, jugó un papel muy importante en ocasión de la reciente concentración campesina que tuvo lugar el pasado 26 de julio en La Habana, al haber tomado a su cargo la atención de más de mil campesinos, que la organización obrera aceptó alojar y atender. El espíritu de patriotismo, de ayuda a la Revolución, de disciplina y responsabilidad de esta milicia es tal, que las mujeres que integran las filas del Sindicato, han tomado la determinación de organizar a su vez una Milicia Femenina.
La Delegación Municipal Campesina Antonio Maceo, radicada en San Luis, provincia de Oriente, ha dirigido al primer ministro, Dr. Fidel Castro la siguiente comunicación:
Señor Comandante Fidel Castro Ruz
Premier del Gobierno Revolucionario.
La Habana.
Esta Delegación Municipal Campesina, reunida en sesión extraordinaria convocada al efecto, con las 35 Asociaciones de Base que la integran, ha tomado el acuerdo de dirigirse a usted y al ciudadano Presidente de la República, interesando el castigo más severo para los conspiradores que intentan perturbar la paz pública, haciendo contrarrevolución, así como para manifestarle que nuestros machetes, los machetes de los campesinos de la tierra de los Maceo, están listos para salir en defensa de nuestra Revolución. Díganos cuándo y en qué forma debemos usarlos.
Nos place además felicitarle por haber aplastado la conjura contrarrevolucionaria, y por su celo en preservar las conquistas revolucionarias y la tranquilidad de los hogares cubanos.
El Primer Fórum Nacional de Viviendas Campesinas termina sus sesiones de trabajo el 24 de agosto. En este evento, organizado por el Ministerio de Defensa, se debate acerca de la política que se debe seguir para la construcción de las viviendas campesinas. Al día siguiente, en las páginas de Revolución aparecen las conclusiones a que arribó la reunión.
De acuerdo con su capacidad
El periódico Hoy informa acerca de la creación de la Escuela de Capacitación en el Ministerio de Defensa.
El subsecretario de Defensa comandante Alberto Mora representando al ministro, comandante doctor Augusto Martínez Sánchez, dejó inaugurada la Escuela de Capacitación Revolucionaria “Frank País” la que comenzó inmediatamente sus labores educacionales en el Ministerio de Defensa Nacional. La referida escuela, para empleados y funcionarios del departamento funciona en el piso 14 del ministerio.
Tanto el subsecretario, comandante Mora, como el Director General del Ministerio de Defensa señor Enzo Infante hicieron uso de la palabra significando a los concurrentes al sencillo acto inaugural, la urgente necesidad que existe en todos los departamentos del Estado de elevar el nivel cultural de sus funcionarios y exhortaron a los empleados del Ministerio de Defensa a que concurran a cursillos y han comenzado. Las materias que se aplican son: ortografía, gramática, mecanografía, taquigrafía, composición y matemáticas.
Aunque la asistencia a la escuela “Frank País”, del Ministerio de Defensa no es obligatoria los que se matriculen en las mismas y asistan a los cursos ganarán puntos para sus expedientes personales como funcionarios públicos. Tomando en consideración que técnicos del Tribunal de Cuentas están reorganizando el sistema administrativo del Ministerio a fin de situar a los empleados en los puestos que realmente puedan desempeñar, de acuerdo con su capacidad, los cursos iniciados adquieren un valor extraordinario para todos los funcionarios.
La dirección de escuela está a cargo de la Dra. Esther Amieva y las clases efectúan de 4 a 7 de la noche.

El 28 de agosto la compañía de servicios del cuartel Maestre General de San Ambrosio, La Habana, jura la bandera. Además, en este mes de agosto ingresan 858 maestros a las fuerzas armadas, donde funcionan más de 100 escuelas cuyos programas de estudio comprenden: alfabetización y cursos de primero a sexto grados.
Nacen los Malagones
Durante una visita de Fidel Castro a Pinar del Río tiene lugar un importante acontecimiento histórico. En la Gran Caverna de Santo Tomás, el líder de la Revolución sostiene una larga conversación con el campesino Leandro Rodríguez Malagón, muy conocedor de la zona y guía habitual de los espeleólogos que recorren la compleja e impresionante topografía cársica de la sierra de Los Órganos.
Al término de la plática, queda constituida la patrulla de los Malagones. Años después, en el mismo sitio, se reúnen varios de los participantes de aquella conversación:
NÚÑEZ JIMÉNEZ: —Nosotros habíamos llegado a San Vicente con Fidel y le expuse que en la Sierra de los Órganos había una banda armada capitaneada por Lara, ex cabo de la tiranía batistiana condenado a muerte por sus crímenes y que había huido de la justicia revolucionaria. Yo le hablé también a Fidel de Malagón, que había sido mi práctico en la exploración de la Gran Caverna de Santo Tomás. Fidel me dijo: “¿Dónde está Malagón?”, y entonces mandó a buscarlo a donde él estaba, en Pons, y después fuimos a la Gran Caverna. Aquí Fidel y yo volvimos a llamar a Malagón.
LEANDRO: —Bueno, como dice Núñez, después que llegamos a la cueva él le propuso a Fidel que conmigo y once más podíamos capturar a Lara. Recuerdo que Fidel había preguntado a Núñez: “¿Y cuantos hombres deben integrar la patrulla?”.
NÚÑEZ JIMÉNEZ: —Para mí el número doce siempre ha tenido un significado muy grande, y cómo se ha dicho que fueron doce los guerrilleros que quedaron junto a Carlos Manuel de Céspedes en Yara y doce los que quedaron con Fidel en la Sierra Maestra, yo le dije a Fidel: “Bueno, pues que sean doce los milicianos de la nueva patrulla”. Y entonces Fidel aprobó ese número. Y después pregunto: “¿Y quién será el jefe?”, y yo le respondí enseguida: “Malagón”.
Entonces Fidel volvió a preguntar: “¿Y quiénes serán los otros once campesinos?”. Le respondí: “Bueno, hay muchos compañeros que han ayudado en la exploración de la cueva. Yo venía aquí hace muchos años, a estas cuevas, ante de la Revolución, y ésos deben ser los primeros milicianos”.
En realidad aquella operación fue un ensayo antes de crear las milicias a nivel nacional.
LEANDRO: —Antes de irse, me dijo Fidel: “Óyeme, mañana tienes que llevarme los once hombres, que contigo son doce”. Eran como las cinco de la tarde, y entonces yo salí a buscarlos por ahí. Dondequiera que tropezaba con uno le decía que Fidel nos hacía una invitación a La Habana, pero no le decía a que íbamos.
ANTONIO, el negro: —Integré el grupo de los doce milicianos en el mes de septiembre. Conocer a Fidel aquí nos dio ánimo de integrar ese grupo de milicianos. Él nos explicó las razones de porqué había que constituir aquella patrulla de campesinos para perseguir al grupo de Lara, que operaba aquí, en esta misma zona. […]
LEANDRO: —Entonces, por la mañana cogimos para allá, para Managua y cuando llegamos nos encaminamos al comandante Guillermo García. Por la mañana nos dieron los fusiles M-1 y a mí me dieron una San Cristóbal de esa que estaban “regá” por allá.
ANTONIO, el negro: —Pasamos un pequeño curso de veintipico de días en el campamento militar de Managua, dirigido por el compañero comandante Guillermo García. Allí, el capitán Núñez ayudó a entrenarnos y nos traía recados de Fidel.
A los veintiséis días de haber iniciado el curso, Fidel comprobó que los doce campesinos estábamos preparados en el arma que él había elegido para que nosotros manejáramos, que fue el fusil M-1, ya que esta era un arma bastante liviana para manejarla dentro de las montañas. A la salida del campamento de Managua, ya Fidel le dio la orden al compañero Malagón, como jefe del grupo, que tenía tres meses para capturar a los bandidos que operaban en esta provincia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s