El pelotón Mariana Grajales, expresión de la concepción de Fidel sobre el papel de la mujer en la lucha revolucionaria

Por Elsa M. Montero Maldonado

 Por testimonios de Celia Sánchez Manduley  conocemos que ya desde febrero de 1957 Fidel tenía en su mente la idea de formar un pelotón femenino, aunque la mayoría de los compañeros oficiales no la compartían.

A partir de ese año comenzaron a incorporarse a la Sierra Maestra las primeras mujeres guerrilleras. Celia Sánchez y Haydée Santamaría suben en el mes de abril y en los días sucesivos baja Haydée a cumplir importantes misiones encomendadas por el Comandante en Jefe en la ciudad. Celia permanece en la tropa, combate en el Uvero el 28 de mayo de 1957 de forma destacada, siendo la primera mujer que participa en una acción armada durante esta etapa en las montañas.

Poco después del combate baja a cumplir importantes misiones en el llano, y se reincorpora definitivamente en octubre de 1957. Ya, durante este período se han integrado al Ejército Rebelde varias compañeras entre las que se encuentran Teté Puebla Viltres, Oniria Gutiérrez Montero, Rita García Reyes, Angelina Antolín Escalona, Olguita Guevara Pérez y otras aguerridas combatientes.

Cuando a lo largo de los meses de lucha existió un número significativo de mujeres en la guerrilla, Celia le recuerda a Fidel la idea de conformar una unidad femenina, a la cual se fueron integrando también más compañeras que reclamaban su derecho a combatir.

El Comandante en Jefe tuvo en Celia un poderoso y valioso aliado; fue ella principal promotora de la creación del pelotón, y aunque no perteneció formalmente al mismo, las integrantes de las Marianas la consideraban la primera de ellas y fue para las combatientes un apoyo inestimable.

Luego del triunfo del Ejército Rebelde sobre las tropas de la tiranía durante la ofensiva de verano en 1958, a fines del mes de agosto, Fidel convoca, en el local que ocupaba el hospital de La Plata, a una reunión para intercambiar criterios con sus oficiales, acerca de la creación de un pelotón en el que se agruparían por vez primera, en condiciones de combatientes, algunas de las mujeres que llevaban tiempo incorporadas a diferentes tropas.

Durante siete horas se discute y analiza la cuestión. Algunos compañeros muestran su oposición planteando que las mujeres son débiles físicamente, que su propia constitución y condición femenina las limita para el combate; otros consideran que sus servicios son necesarios en los hospitales de campaña, talleres de costura, cocinas, etc.

La intervención del Comandante en Jefe fue larga. En términos precisos explicó el porqué existía esa concepción equivocada sobre las limitaciones femeninas, el trato discriminatorio del que había sido objeto la mujer históricamente y cómo debía tratársele para que se reconociera a sí misma. A continuación expuso las razones por las cuales las compañeras debían participar en el combate e insistió en el papel decisivo que podía jugar la mujer, no solo en la guerra, sino en todas las actividades de la lucha.

Para demostrar su confianza y seguridad planteó que les asignaría como primera tarea la responsabilidad de su guardia personal en torno al lugar donde radica la Comandancia General en La Plata. De esta forma, de día y noche, bajo la lluvia y el sol, las combatientes cumplen la honrosa e importante misión. De igual forma, cuando Fidel se traslada de un lugar a otro dentro del territorio rebelde, ellas van en la avanzada, de manera que la llegada de las Marianas anunciaba de hecho al resto de los combatientes la presencia del Comandante.

Planteó que el pelotón debía integrarse partiendo del principio de voluntariedad, definió las condiciones que debían reunir las combatientes y destacó que si hasta ese momento habían sufrido privaciones, hambre, sueño y frío, a partir de ese instante serían aún mayores las penurias.

Con una visión clara Fidel enfoca cual debía ser el papel y lugar de la mujer en el futuro, tanto desde el punto de vista económico como social, que el ejemplo de las Marianas serviría para mostrar cómo la mujer era capaz de emprender cualquier actividad por muy difícil y arriesgada que fuese, y que eso sería posible brindándole las oportunidades para demostrarlo en la práctica; insiste en que si la mujer se encuentra en los mismos lugares que el hombre, sometida a los mismos peligros, tiene el mismo derecho a combatir con las armas en la mano.

Hizo un análisis histórico profundo sobre la situación de la mujer en nuestro país, y el papel que le corresponde no sólo como combatiente, sino en la sociedad del futuro. Expuso ejemplos de compañeras que habían cumplido misiones de riesgo, dureza y sacrificio, que habían mantenido una actitud ejemplar. Señala la importancia que tenía su participación en la lucha armada como precedente favorable para su liberación al triunfar la Revolución. Por último se refirió al impacto que causaría en los soldados enemigos cuando se sintieran atacados por un pelotón de mujeres.

Sus argumentos y extraordinario sentido de justicia, la confianza en la capacidad y valor, en las cualidades de las mujeres, que durante tanto tiempo habían demostrado su espíritu de sacrificio, abnegación y fidelidad, hicieron valer el derecho de las compañeras a empuñar las armas.

Pocos días después, el 3 de septiembre de 1958, en la Comandancia General del Ejército Rebelde, en la Plata, se funda el pelotón Mariana Grajales, compuesto por 13 compañeras. Se le denomina así en honor a la madre de los Maceo, mambisa que puso en alto el nombre de las mujeres cubanas en su lucha por la independencia.

El pelotón fue entrenado por el propio Fidel, nombrándose como jefa del mismo a Isabel Rielo Rodríguez, mujer de extraordinarias cualidades, demostradas en su capacidad para dirigir, valentía en el combate y aptitud de mando. Como segunda jefa fue designada Teté Puebla. Esta compañera había participado en las negociaciones para la entrega de prisioneros en Las Vegas de Jibacoa, donde tuvo una actuación importante al entrar en el campamento enemigo dispuesta a correr todos los riesgos, con la convicción de cumplir la misión que se le había encomendado.

Después del triunfo del Ejército Rebelde sobre las tropas enemigas durante la ofensiva de verano comenzaron a salir columnas para distintos territorios, y se organizaron las Columnas Invasoras 2 y 8.

Las integrantes del pelotón Mariana Grajales tuvieron su bautismo de fuego en el combate de Cerro Pelado. Posteriormente fueron destacas en diferentes columnas, participando en los combates de la Presa de Holguín, Chaparra, Gibara, Puerto Padre, Oro de Guisa y las batallas de Guisa y Maffo, resistiendo en sus posiciones, a pesar de que en algunas ocasiones se encontraba situadas en los lugares menos ventajosos.

En el acto de constitución de la organización de las mujeres cubanas, el día 23 de agosto de l960, nuestro Comandante en Jefe se refirió al momento histórico en que quedó constituido el pelotón de las Mariana- como también se les conoce-, resaltó el valor de aquellas combatientes, y señaló cómo al triunfo de la Revolución la mujer cubana ha tenido la posibilidad de participar activamente en todas las esferas del desarrollo social.

En otra ocasión Fidel expresó: “Las mujeres constituyen un verdadero ejército al servicio de la Revolución…La mujer es una Revolución dentro de la Revolución…Cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, estos pueblos son invencibles, y la mujer de este pueblo es invencible”.

La fundación del pelotón Mariana Grajales significó para la mujer la oportunidad de poder participar en todas las tareas al igual que el hombre. Se rompía de esta forma la concepción burguesa de que ella solo estaba capacitada para la atención del hogar y la maternidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s