MARTINIANAS: LO CUBANO EN MARTÍ

 

Marti 10

1879: (…) no sé qué tienen estas calles de regla que, siendo empedradas parecen que de ellas brotan flores (…) T. 28, p. 329.

1887: ¿A qué cubano, sabiendo que los cubanos van a reunirse el 10 de Octubre para recordar, con sus mujeres y sus hijos, a los que murieron por mejorar la suerte de la patria, no le dirá el corazón: “allí debo estar yo? T. 1, p. 199.

1891: ¡De todos los cubanos! ¡Yo no sé que misterio de ternura tiene esta dulcísima palabra, ni qué sabor tan puro sobre el de la palabra misma de hombre, que es ya tan bella, que si se la pronuncia como se debe, parece que es el aire como nimbo de oro, y es trono o cumbre de monte la naturaleza! ¡Se dice cubano, y una dulzura como de suave hermandad se esparce por nuestras entrañas (…) T. 4, p. 271.

1891: Hombres somos, y no vamos a querer gobiernos de tijeras y de figurines, sino trabajos de nuestras cabezas, sacado del molde de nuestro país. Muy mal conoce a nuestro pueblo quien no observe en él como a la par de este ímpetu nativo que lo levanta para la guerra y no lo dejará dormir en la paz, se ha criado con la experiencia y el estudio, y cierta ciencia clara que da nuestra tierra hermosa, un cúmulo de fuerzas de orden, humanas y cultas, —una falange de inteligencias plenas, fecundadas por el amor al hombre, sin el cual la inteligencia no es más que azote y crimen,  —una concordia tan íntima, venida del dolor común, entre los cubanos de derecho natural, sin historia y sin libros, y los cubanos que han puesto en el estudio la pasión que no podían poner en la elaboración de la patria nueva (…) T. 4, p. 275.

1891: A quien crea que falta a los cubanos coraje y capacidad para vivir por sí en la tierra creada por su valor, le decimos: “Mienten”. T. 4, p. 277.

1892: Los cubanos no son horda, ni rebaño, ni aldea. Juntos quieren: juntos trabajan: juntos triunfan: ¡Viva la patria libre! T. 1, p. 379.

1892: Patria dice, donde todo el mundo lo oiga, que ha hallado entre los obreros de Cuba algunos de los hombres que con más decoro y juicio preparan al país al orden y república de su libertad, que con sus virtudes de carácter honran más al país cubano. T. 2, p. 53.

1892: El cubano ama la gloria, porque es capaz de ella: ama a los que pasean por el mundo la gloria de su patria. T. 4, p. 399.

1892: Es bella en el pueblo cubano la capacidad de admirar, que a derechas no es más que la capacidad constructiva, y da más frutos públicos que la de desamar, que es por esencia la capacidad de destrucción. Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y deshacen. T. 4, p. 413.

1892: Fortalece, y devuelve la salud, el gusto de ver un mérito cubano. T. 5, pp. 50-51.

1892: El cubano es por naturaleza, magüer díceres, mozo de empuje y triunfo. T. 5, p. 385.

1893: El cubano, indómito a veces por lujo de rebeldía, es tan áspero al despotismo como cortés con la razón. El cubano es independiente, moderado y altivo. Es su dueño, y no quiere dueños. T. 2, p. 278.

1893: Un cubano cordial y previsor, eso sí halaga. T. 5, p. 18.

1893: (…) en Cuba daremos la vida sonriendo! T. 5, p. 337.

1894: Los cubanos, ¡quién lo dijera! son en Jamaica lo más simpático y vivo. T. 3, p. 226.

1894: Cuba es pueblo que ama y cree, y goza en amar y creer. T. 5, p. 74.

1894: El ver a los cubanos enamorados del sacrificio, y a las cubanas avergonzando a los hombres con su actividad y su firmeza, el ver la mente cubana hecha ya a la prudencia, a la energía callada, al esfuerzo silencioso, a la abnegación sin alarde, habrá sido, sin duda, la causa del regocijo principal para el hombre con cuya existencia útil se demuestra la verdad de su incesante predicación:—los edificios son tantos más seguros cuanto más profundo son sus cimientos. T. 5, p. 75.

1895: Enamorada, a la guía de sus preclaros varones, desde la cuna liberal del siglo, de las ideas y ejercicios del mundo nuevo, y dotada la mente isleña de singular poder de análisis y moderación, buscó Cuba en las naciones pensadoras, y trajo de ellas, un ideal superior a la agria condición de factoría de siervos que envilecía rápidamente a los naturales; y cuando estas ansias de libertad fructificaron en la revolución de 1868, aquel pueblo de hombres verdaderos redimió en su primer acto de nación la esclavitud negra que le daba a la vez soberbia al amo y gozos de opulencia; y sus mujeres se fueron a los montes a acompañar vestidas de telas de árbol, a los maridos que peleaban por la libertad; y sus magnates incendiaron sonriendo las casas de sus pergaminos y señoríos. Los letrados regalones anduvieron diez años por el bosque con la República a la espalda, sin más alimento a veces que los animales desdeñados y las raíces salvajes. Los jóvenes elocuentes, con el rifle al hombro, buscaron tribuna a la sombra de los árboles. El petimetre enamoradizo aprendió en un golpe de alma, a cercenar de un machetazo las cabezas de la tiranía. El marqués descalzo enterraba con sus manos, en el silencio de las selvas, a la compañera que trajo a cuestas a la sepultura. T. 4, p. 154.

 

 

 

1895: De la tradición de sus hombres, de lucidez propia y rebelde; de la veneración de los mártires de la independencia; del largo ejercicio de la guerra y el destierro; del poder humano de abnegación y de creación, y del conocimiento y práctica de la vida liberal y trabajadora en las naciones ejemplares, surge a la vida política el hombre cubano verdadero, blanco o de color, con variedad de profesiones y sabiduría, con desusado despejo de inventiva, y con hábitos de tolerancia y convivencia que exceden, o por lo menos igualan, las fuentes de discordia, que si la guerra y el trabajo común hubieran ahogado tal vez una república constituida de súbito por la relación artificial política entre amos y siervos, sin la sanción y prueba lenta de la realidad gradual. Así, templado al fuego de la vida corriente, es el pueblo cubano. El conoce las fuerzas de su naturaleza, y ansía deshelarlas. El habla las fuerzas vivas del mundo, y piensa con facilidad en las principales de ellas. El brilla por su cultura superior como quien más, en los centros humanos, donde más se brilla, y en sus hijos humildes ya ha creado un carácter constante, moderado e iniciador. El ha alzado de sí, frente a la sociedad apagada e incrédula de la colonia, un pueblo sereno, que se ofrece sin miedo al examen de los hombres justos, seguro de su simpatía y aprobación. (…)

Esa composición del carácter del hijo de Cuba explica su capacidad para la independencia, que la respetará todo pueblo honrado que la conozca, y un apego tal a su emancipación, que no sería justo desdeñarlo u ofenderlo. T. 4, pp. 155-156.

1895: Los cubanos, en presencia de la guerra, se inclinan conforme a la ley general de la naturaleza humana, que conduce a los hombres generosos, cultos o incultos, del lado del sacrificio, que es el más puro goce de la humanidad, y retiene a los egoístas, que son las rémoras del mundo, del lado de los sacrificadores. T. 4, p. 158.

1895: No hay hombres que sean más agradecidos que nosotros los cubanos. un favor a nuestra causa es una deuda personal, para ser pagada totalmente por cada uno de nosotros. T. 28, pp. 483-484.

18??: Pues qué ¿no sabéis todavía lo que somos, ni como nos hemos hecho o lo que son los cubanos? T. 22, p. 20

18??: (…) los cubanos no se han hecho ¿verdad que no se han hecho? para masa engañable y llevadiza. Como todos los hombres se entusiasman: pero en seguida piensan —y son dignos de la República, porque no entregan su juicio. T. 22, pp. 194-195.

1885-1895: Porque a mí me enorgullece, no sólo todo lo cubano, sino todo lo que se hace en Cuba. Que se haga en Cuba es mi orgullo si es bueno. T. 22, p. 250.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Martianas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s