MARTINIANAS: MARTÍ EN MARTÍ (9)

marti 6

1892: Ya en pleno vigor el Partido Revolucionario Cubano, del que derivo el derecho de representación que aquí uso, inicio con esta nota, en cumplimiento de mi deber general, la correspondencia activa y cordial,—como los tiempos de dificultad y gloria en que aparecemos a la vida,—que no ha de cesar hasta que la patria libre nos dé derecho al descanso, ni se ha de interrumpir en esta época revolucionaria de singular desinterés y pureza por las pequeñeces y amarguras que suelen hacer imposible la realización de las más grandes obras. T. 1, p. 457.

1892: Jamás escribí inglés. Allá 16 años hace, cuando tenía yo 13, revolvía con cierto desembarazo The American popular lessons.—e intenté la traducción de Hamlet. Como no pude pasar de la escena de los sepultureros, y creía yo entonces indigno de un gran genio que hablará de ratones.—me contenté con el incestuoso “A Mystery” de Lord Byron. Viví unos días en pleno paraíso: me parecían que bebía, como me ha parecido luego leyendo a Homero, y el Schab-Nameh y el Popol-Vuh,— la leche de la vida. Cómo saldría la traducción no es menester decirlo. De entonces acá mi inglés sólo me había servido en rápidos viajes, o en momentos extremos. Una vez, traduje en Madrid no sé qué contrato lleno de voces técnicas y extrañas. Mis botines se quejaban de mi abandono, y se hacía necesario reparar la brecha abierta; yo gané ocho pesos, lo que fue maravilla, con mi bellaca traducción. Yo gasté mis ocho pesos—no en botines sino en fotografías de cuadros buenos.—Creo que tuve que esperar un mes para tener zapatos. T. 22, p. 285.

1893: Yo estuve muy enfermo desde mi llegada. Ya no. Las cosas arrecian. Se precipitan. El deber es mucho. Sigo en pie, y ningún pícaro me mata. Perdónenme los amigos a quienes debo carta. Es mucho lo urgentísimo. No me cabe el deber, deber que no puedo delegar, en el día y la noche. T. 2, p. 225.

1893: Yo no creo en esperas a la hora del cuajo: ni estoy yo amasado con esperas. Lo que se debe hacer, hay que hacerlo. T. 2, p. 230.

1893: (…) yo nunca digo meeting, que es lo mismo que junta o reunión en castellano, y no vaya a tomar esto de regaño, sino de cariño, por el placer de travesar con Vd., y serle  sincero hasta en las pequeñeces que me caen bajo la pluma; el cual placer me lo doy yo con pocos. T. 2, p. 269.

1893: Yo no trabajo por mi fama, puesto que toda la del mundo cabe en un grano de maíz, ni por bien alguno de esta vida triste, que no tiene ya para mí satisfacción mayor que el salir de ellas: trabajo para poner en vías de felicidad a los hombres que hoy viven sin ella. T. 2, p. 459.

1893: Esta es guerra de pueblo, y no de persona. Martí no es nada en sí, sino alfombra de su tierra, a que su tierra lo use y lo pise;  y voz por donde hablan hoy sus compatriotas libres del extranjero, como pudieran hablar por otra voz mañana. Martí no es un héroe criminal y caprichoso, que apetece una gloria que pudiera ganarle en la crítica del mundo merecido cadalso. Martí es simplemente un cubano encargado por el voto de los cubanos libres en el extranjero, de cumplir y tratar de que se cumpla el plan de una guerra breve y suficiente, con todas las fuerzas de adentro y fuera de la revolución, para intentar a su hora un esfuerzo supremo por la independencia, de acuerdo con los cubanos de la Isla. Ni Martí, ni ningún otro cubano, buscará la gloria, mera espuma de la virtud, en planes insuficientes para la patria que adoran. T. 28, p. 310.

1893: De mí, trabajo y ansias, y mucho orgullo de la gente de mi tierra; ¡cuándo sin obligación pública, si me dejan vivo las pasiones humanas, podré ponerme de maestro de guajiros! T. 28, p. 419.

1894: La Revolución cubana no puede sufrir, ni en mí ni en nadie, hoy menos que nunca, la menor injuria. T. 3, p. 39.

1894: El respeto a la libertad y al pensamiento ajenos, aun del ente más infeliz, es en mí fanatismo: si muero, o me matan, será por eso. T. 3, p. 166

1894: El amor de la patria es en mí el ardiente amor de la justicia y el bienestar del hombre, y el arte de adelantar su derecho sin lucha violenta e innecesaria contra cuanto se le opone. T. 3, p. 180.

1894: Yo voy a morir, si es que en mí queda ya mucho de vivo. Me matarán de bala o de maldades. Pero me queda el placer de que hombres como Vd. me hayan amado. No sé decirle adiós. Sírvame como si nunca más debiera volverme a ver. (Se refiere a José María Izaguirre). T. 3, p. 194.

1894: La única gloria verdadera del hombre, —si un poco de fama fuera cosa alguna en la composición de obra tan vasta como el mundo, —estaría en la suma de servicios que hubiese, por sobre su propia persona, prestado a los demás. Lo que ciega a los hombres, y los hace llegar tarde, o demasiado pronto, es la preocupación de sí. Yo, ya sé cómo voy a morir. Lo que quiero es prestar el servicio que puedo prestar ahora. T. 3, p. 226.

1894: Por la larguesa en el elogio no se conoce el mérito del elogiado, sino el gallardo corazón de quien se lo aplaude y exagera. Yo no he hecho nada aún, más que sentir en mi rostro la bofetada de la soberbia a la humildad, y vivir para abogado de humildes. Ese es mi patriotismo, y nada menos, ni exclusión ni odio alguno, ni libertad tan injusta y estrecha que comience por negarla, so pretexto del rincón de nacimiento, a los que aman y respetan. Para mí, todo hombre justo y generoso ha nacido en Cuba. Y hay un hombre más liberal que yo: el que entre la injusticia de su patria y las víctimas de ella, se pone del lado de las víctimas. Así era mi padre, valenciano de cuna, y militar hasta el día en que yo nací: él me dijo un día, volviéndose de súbito a mí:—“Porque hijo, yo no extrañaría verte un día peleando por la libertad de tu tierra”. T. 3, p. 236.

1894: De mí, trabajo y ansias, y mucho orgullo de la gente de mi tierra; ¡cuándo, sin obligación pública, si me dejan vivo las pasiones humanas, podré ponerme de maestros de guajiros! Entonces si vivirá contento su José Martí. T. 3, p. 277.

1894: Y yo envidio esa abnegación sublime de dar la propia vida porque vivan libre y felices los demás. T. 8, p. 41.

1894: (…) plantar, no un ciprés, sino una bandera, y al pie de la bandera, laureles, muchos laureles. Eso piden y requieren las tumbas de los héroes que mueren en el campo de batalla peleando por la libertad. Y yo quisiera merecer para la tumba mía, eso: la bandera de mi estrella solitaria; pero no los laureles, sino rotas al pie del asta enhiesta, las cadenas coloniales, tan infamantes y aborrecidas. T. 8, p. 41.

1894: Porque siempre, desde niño, fui encogido y brusco para decir las cosas de mi corazón. Porque de años atrás sólo estoy en pie por la esperanza de ser útil, y tengo como invencible horror —aunque nunca obré mal ni pensé mal— de cuanto me pone ante mí propio. Es tal vez como un eco de los primeros espantos que me causó el mundo. T. 20, p. 448.

1894: La convicción de mi utilidad relativa me tiene vivo; pero me amarga y exaspera la imposibilidad de ser verdaderamente útil, contra tantos obstáculos como opone a la verdad de la vida. T. 20, p. 448.

1894: Pero el hombre vigilante y compasivo está aún vivo en mí, como un esqueleto que se hubiese salido de su sepultura; y sé que no le esperan más que combates y dolores en la contienda de los hombres, a que es preciso entrar para consolarlos y mejorarlos. T. 20, p. 459.

1894: Sé lo que haces por mi madre, y lo que vas a hacer. Trátamela bien, que ya ves que no tiene hijo. El que le dio la naturaleza está empleando los últimos años de su vida en ver cómo salva a la madre mayor. T. 20, p. 464.

1894: (…) el libro que más me interesa es el de la vida, que es también el más difícil de leer, y el que más se ha de consultar en todo lo que se refiere a la política, que al fin y al cabo es el arte de asegurar al hombre el goce de sus facultades naturales en el bienestar de la existencia. T. 21, p. 386.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Martianas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s